Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttp://illiweb.com/fa/pbucket.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Un momento de respiro. {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Mayo 29, 2011 11:51 am
Sábado, 01 de Enero de 2011, 17:34 p.m.

Hacía frío, un frío propio del Londres en pleno Invierno, cuando las temperaturas bajaban y la humedad debida al Támesis era una constante. Viviane había decidido acercarse al Acuario Shedd por dos razones fundamentales: en el interior hacía un agradable calorcillo y, por otro lado, necesitaba pensar. Cualquiera diría que era una extraña escusa, algo impropio y raro, pero no para la joven bruja. Caminaba con suavidad por los pasillos tenuemente iluminados buscando el lugar apropiado. No había mucha gente, alguna pareja con niños, otras solas, pocos grupos de amigos. No era el lugar que alguien elegiría para pasarlo con sus amigos un Sábado por la tarde.

Llegó entonces a su destino, la zona de los peces tropicales. Sus colores, su forma de moverse, siempre habían conseguido tranquilizarla, siempre habían hecho que su mente desconectara y que fuera capaz de pensar con claridad. No hacía mucho que había llegado a la ciudad, apenas unas semanas desde que había recibido el mensaje de su hermana y se había encontrado con la horrible noticia de la muerte de Maeve, su abuela. Morgaine no sabía dónde se encontraba, el críptico mensaje que le había dejado había provocado que una mala sensación se asentara en su interior.

Se desató el largo abrigo, aflojándose la bufanda de colores que llevaba y que daba un toque alegre a su forma de vestir. Sus pasos repiqueteaban ligeramente sobre el suelo, rompiendo el silencio que había en ese momento en el lugar, un lugar vacío y que parecía que se encontraba dispuesto para ella. Había en el fondo unos bancos donde poder sentarse para aquellos amantes de la fauna marítima que buscaran observarlos o para gente como ella que necesitaba simplemente dejar vagar la mirada y pasar el tiempo.

Se sentó terminando de desatarse el abrigo, dejando el bolso junto a ella y se quitó los guantes que llevaba para impedir que las manos se congelaran. Seguramente la nariz la había tenido roja, pero poco a poco iba volviendo a su color natural. Al menos no se había resfriado. Odiaba resfriarse. Estaba acostumbrada a estar en climas cálidos siempre, no le molestaba el frío ni mucho menos, pero gracias a sus continuos viajes había podido elegir dónde estaba y qué temperatura tendría que soportar. En realidad le agradaban los climas templados, suaves, mediterráneos, aquellos donde las temperaturas no bajaban nunca por debajo de cero no como en Londres donde seguramente estarían en ese momento a uno o dos grados por debajo de esa temperatura.

Necesitaba tranquilidad y reposo, sentir que podía conectarse consigo misma. Sus ojos felinos se concentraron en el movimiento de los peces de colores, en su ir y en su venir, en la forma de moverse. No había nada que le tranquilizara más que ese movimiento continuo, que ese suave sonido que apenas era perceptible, que el agua. Era fluida y elegante, siguió con la mirada un colorido pez que se deslizaba por el agua como si fuera una bailarina y una leve sonrisa apareció en sus labios.

Sí, allí podría estar tranquila o al menos eso era lo que ella creía.


avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daenarys A. Höhner el Dom Mayo 29, 2011 10:01 pm
"Levántate dormilona" pensé interiormente porque tenía que levantarme ahora que mi despertador acababa de sonar o no haría nada en todo el día y la verdad es que el plan que había pensado para uno de mis pocos días libres me había parecido buena idea ayer por la noche. El problema era que ahora me daba pereza levantarme y enfrentarme al frío que haría cuando mis sábanas y la manta estuvieran fuera de mi cuerpo. No me gustaba demasiado el invierno porque
siempre hacia frío pero la verdad era que los pocos placeres que tenía el invierno era que cuando llegabas a casa después de un día agotador te sentías caliente porque allí tenías calefacción. También me gustaría poder irme de viaje a sitios donde la nieve estuviera al orden del día y poder disfrutar de ella como era debido pero estaba claro que mi presupuesto actual no me permitía hacer ningún viaje y menos el trabajo, el cual me ayudaba a poder asistir a la universidad y pagar mis cosas.

Me levanté sin pensármelo demasiado y me metí en la ducha. Después de estar como diez minutos debajo de un chorro de agua caliente que me ayudaba a pensar en el día que me esperaba por delante, salí de la ducha y con toda la tranquilidad del mundo me vestí cómodamente. No tenía ganas de vestirme con tacones ni con cosas que pudieran molestarme, en realidad, no era una chica que los tacones fueran sus mayores confidentes prefería ir bien vestida pero sin hacer servir esos zapatos. Las bailarinas también me hacían un buen uso y además me encantaba llevarlas porque eran cómodas.

Llegué al acuario, sabía que seguramente cualquiera que me viera en este pensaría que era una chica extraña porque iba sin niños, ni pareja. La soledad tampoco estaba tan mal, había estado sola durante toda mi vida solo cuando había entrado en la universidad había logrado hacer algunas amistades y también había sido bueno mudarme a Londres porque la gente era más abierta y amable. Mis amistades se podrían contar con los dedos de una mano pero al menos sabía que eran reales y no amistades por conveniencia.

Entré después de diez minutos de hacer cola y no pude resistir dirigirme a la zona de los peces tropicales. Me encantaban esos peces, tan llenos de colores y además tenían una vida fácil porque su memoria no duraba demasiado así que no tenían problemas o fantasmas del pasado. Allí había una chica –Son bonitos, ¿verdad?- exclamé con una sonrisa mientras continuaba mirando a los peces, quizá no se había dado por aludida. Yo no sabía que me había llevado a entablar conversación con una desconocida pero después de haberle hablado como un impulso, sonreí.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Mayo 29, 2011 11:16 pm
No estaba del tiempo que había pasado en solitario en la sala cuando escuchó los suaves y delicados pasos de alguien que se acercaba. Alzó un momento la mirada para observa a una muchacha y acto seguido sus ojos volvieron hacia los peces de colores que se encontraban nadando delante de ella. Era casi hipnotizante ver sus movimientos, ver cómo se deslizaban con una facilidad envidiable por el agua. Una vida fácil y lejos de las preocupaciones, eso era lo mejor que tenían aquellos animales. Una vida en la que solo existía el nadar, el comer, el procrear. A veces consideraba que la vida de los humanos se había complicado demasiado, que habían perdido su libertad al precio de establecerse en una ciudad. Para ella, que era algo así como un alma libre, todo aquello la ahogaba en más de una ocasión.

Sobre todo después de lo que había ocurrido. El mensaje de su hermana la había puesto sobre aviso, la había hecho sentir sola y preocupada al mismo tiempo. Llegar y encontrar que Maeve ya no estaba, que había muerto y no había podido despedirse llenaba de congoja su corazón. Ojalá hubiera podido llegar antes, pero se encontraba prácticamente en la otra punta del planeta cuando había recibido el aviso. Se había instalado en la casa familiar y había tenido que poner una búsqueda porque era imposible hacerse cargo de todos los gastos de la casa y además estaba Le Mystique.

Alzó el rostro, le había parecido escuchar la voz de la muchacha preguntándola si le gustaban. Por un momento pensó que se había confundido pero cuando miró solo estaban ellas dos. No estaba muy acostumbrada a que alguien se le pusiera a hablar de buenas a primeras, no había firma mágica y parecía humana. La observó unos instantes con curiosidad y finalmente sonrió, una sonrisa ligera, suave, que curvaba sus labios.

Perdona, estaba metida en mis pensamientos y no me había dado cuenta de que me hablabas.—reconoció mientras se echaba hacia delante en la posición en la que estaba sentada, poniendo las manos en las rodillas y mirándola.—La verdad es que sí, son tan tranquilos y tienen una vida tan fácil… ¡Quién fuera pez!—negó por un momento, quizá aquel comentario había sido toda una estupidez, poniendo en voz alta los pensamientos que unos instantes antes habían estado rondándole la cabeza.— Lo siento, creo que he pensado en voz alta.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daenarys A. Höhner el Lun Mayo 30, 2011 8:26 am
En toda su infancia nunca había podido asistir a un lugar como aquel, donde los padres llevaban a sus hijos para que estos aprendieran cosas que estuvieran relacionados con ellos aunque los niños vieran por primera vez aquel maravilloso mundo que se escondía debajo de las profundas aguas que invadían la tierra donde nosotros vivíamos.

Me hubiera gustado poder haber disfrutado de este ambiente, como si estuvieras dentro del mar, antes pero no había sido posible por el simple problema de que no tenía padres y que los supervisores del orfanato no iban a llevar a como cien niños a un acuario, no era su trabajo. Su único trabajo era cuidar de nosotros dentro del orfanato hasta que alguien adoptara a los huérfanos y eso no pasaba pues estos se quedaban allí hasta que eran lo suficientemente grandes como para poder irse de allí sin volver la vista atrás. Ese era exactamente mi caso aunque algunas veces como ahora mismo no podía evitar echar mí vista atrás y pensar en todo lo que me había perdido al no tener padres ni nadie que cuidara de mí, solamente los del orfanato. No me quejaba, gracias a ellos había tenido una buena educación pero no era lo mismo que si te hubieran cuidado unos padres.

-No te preocupes, tampoco te tendrías que haber sentido aludida- exclamé con una pequeña sonrisa mientras giraba mi rostro hacia su dirección y la miraba -Pues si, a mi me gustaría ser pez, por una parte porque por otra no me gustaría en absoluto. Mis recuerdos no son los mejores del mundo pero prefiero tenerlos a no tener nada al cabo de poco tiempo como lo que les pasa a los peces aunque hay ocasiones en las que no me gustaría tener ningún tipo de recuerdos- expliqué sinceramente aunque no sé exactamente porque lo hice, a aquella chica no le importaba en absoluto mi vida -No, discúlpame a mi- respondí después de su disculpa mientras caía en el hecho de que no me había presentado -Soy Daenarys, Daenarys Höhner- me presenté con una sonrisa mientras me sentaba a su lado y le tendía mi mano.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Mayo 30, 2011 2:01 pm
Eso es verdad, aunque bueno… solo estábamos nosotras dos y, lamentablemente, mi educación me obligaba a contestar.

El tono era divertido, para nada seco. Respiró por un instante hondo. No quería que pensara que se lo estaba echando en cara, todo lo contrario, le había parecido gratificante ver que no era tan estirada como solía ocurrir cuando se encontraba en Inglaterra. No es que tuviera nada en contra a los ingleses, no, al contrario, pero era cierto que había visto que por regla general iban bastante más a su aire. Había vivido en demasiados lugares, había estado yendo y viniendo durante demasiado tiempo. Le gustaba conocer a las personas, hablar, ver cómo se movían. Su atención se apartó de la vista de los peces moviéndose, la muchacha era mucho más interesante de ver.

Había algo en sus palabras que provocó que Viviane mirara más allá, no, no podía saber lo que pensaba ni lo que había vivido, no tenía esos dones, pero sí podía leer en el rostro de la muchacha, en sus palabras, en sus gestos, en sus ojos. Podía parecer una muchacha normal y corriente, pero había algo en su mirada que le indicaba que había visto mucho más, que no era una joven que no tenía preocupaciones. Sonrió ligeramente ante su comentario mientras apartaba la mirada para no incomodarla, observando una vez más los peces.

Es cierto, muchas veces intentamos olvidarnos de nuestros recuerdos, pero esos mismos recuerdos, esas mismas vivencias nos han hecho exactamente cómo somos. Utilizarlos de una manera u otra siempre es cuestión nuestra.—la miró a ojos un instante, sonriendo.- Al final va a ser que no es tan buena idea eso de ser peces, finalmente creo que todos son iguales y no me gusta demasiado sentirme igual al resto ¿tú qué crees? ¿Peces de colores y superficiales o afrontar nuestros problemas?

Cuando se acercó y se presentó, la miró a los ojos, estrechando su mano con firmeza. Su nombre era extraño, no era inglés, al menos no lo parecía. Sonaba casi exótico. Su tono de piel, más moreno de lo normal, también podría indicármelo.

Viviane Harker, un placer conocerte Daenarys, ¿eres inglesa? Es la primera vez que escucho tu nombre.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daenarys A. Höhner el Lun Mayo 30, 2011 8:25 pm
-Bueno, quizá si no me hubieras contestado y me hubiera dado cuenta de que solo estábamos las dos solas aquí, ahora mismo te habría puesto diferentes apodos como maleducada, extraña muda o algunos peores pero no te preocupes por educación tampoco te los habría dicho en la cara- exclamé sinceramente mientras me reía. No me cabía ninguna duda de que le hubiera llamado diferentes cosas en mi mente por no haberme respondido pero solo habría sido la calentura de momento porque seguramente al pasar un rato ya se me habría olvidado y seguiría con mi vida como si nada hubiera ocurrido, además estaba la ventaja de que no recordaba demasiado bien las caras que no había visto un par de veces. Quizá si me parecía una cara digna de admirar entonces la recordaría pero sino me lo parecía pues nada, cara olvidada.

-A mi tampoco me gusta ser igual que las personas que me rodean, en realidad, nunca he podido encajar con las personas que me han rodeado- le expliqué mientras pensaba en aquellas tardes cuando todas las niñas estaban jugando entre ellas en el patio quizá a "padres y madres", quizá al "pilla-pilla"; yo no podía saberlo ya que nunca había compartido momentos libres con esas niñas. Habría preferido quedarme en mi habitación leyendo una y otra vez el libro de Cenicienta que una de mis familias adoptivas me había regalado, estaba segura de que a partir de ahí nació mi interés por la lectura.

Por su manera de hablar, parecía que aquella chica también había sufrido. Quizá más o menos que ella pero esto no se podía medir, cada sufrimiento era diferente dependiendo de la persona a la que afectara -Prefiero afrontar mis problemas y no sé porque pero me da la sensación de que tú también prefieres esta segunda opción- dije mirandola a los ojos y estrechando su mano con la de ella cuando se presentó -Encantada Viviane. En realidad, no estoy demasiado segura porque nunca he llegado a conocer a mis padres y poder preguntarles porque me lo habían puesto asi que...-dije sin acabar la frase porque no sabía como poder continuarla así que preferí dejarla como colgada pero después me arrepentí -Aunque según me han dicho puede ser griego o alemán, caben esas dos posibilidades. Es extraño para mucha gente, no creas que eres la única que me dice que mi nombre es poco corriente- le expliqué con una pequeña sonrisa.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Mayo 31, 2011 6:24 pm
Vivianne no pudo evitar que una risa divertida apareciera ante el comentario de la muchacha, lleno de sinceridad. Si algo había que la bruja apreciara era las personas que no se iban por las ramas y aquella chica iba directa, sin inflexiones, sin cambio de rumbos. Había pocas personas que lo hicieran, más en el mundo en el que vivían. Aunque era cierto que ella aunque gustaba de la sinceridad, había ciertos aspectos de su vida que siempre mantendría a un lado, lejos de la nariz curiosa del resto del mundo. Había aprendido que destapar lo que uno podía hacer, siempre conllevaba consecuencias.

Demos la gracia a la educación, la cortesía siempre salva de malos momentos.—respondió claramente bromeando, con esa sonrisa tranquila en los labios mientras escuchaba sus siguientes comentarios ladeando suavemente el rostro con clara curiosidad.— Pensemos entonces que los diferentes son ellos, aquellos que como borregos siguen las modas, aunque debo confesar que me gusta bastante mi diferencia.

Los ojos de la mujer se ensombrecieron un instante cuando escuchó lo siguiente, estaba claro que había sufrido. Sus palabras le dieron esa información, sobre todo cuando nombró a sus padres, unos padres inexistentes. Sin poder evitarlo frunció el ceño y pensó en su propio pasado, unos instantes, un momento, lo justo para que sus rasgos se endurecieran durante una fracción de segundo. La sonrisa se había borrado de sus labios y le miraba con tranquilidad, no había compasión en los ojos de la mujer, sabía por experiencia que a mucha gente le molestaba esa condescendencia.

Enfrentarnos a lo que se nos pone por delante es la única manera de seguir con nuestra vida, sino nos encontraríamos arrinconadas ¿no te parece?—Vivianne la miró, estaba claro que dentro de ella había una luchadora y eso era agradable de ver.— Es un nombre poco corriente, pero exótico y claramente bonito.—dijo mirándola.— Tienes suerte, nada de Marys para ti, nada de Anns, un nombre como el tuyo tiene que significar que tienes que hacer algo importante, eso seguro.—se quedó por un momento callada y negó unos instantes.— No me hagas caso, vas a pensar al final que estoy loca.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.