Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

El futuro también pasa (Adrienne)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Sybill E. Rossi el Mar Mayo 31, 2011 3:01 am
11 de Enero; 7:30 pm

- ¡Bathilda, Bathilda! - una voz dulce y femenina reclamaba la atención de su hermana mayor al otro lado de la puerta de madera que impedía que pudiera ver el rostro de su hermana. Durante todos los años que había habitado este horrible lugar las charlas con su hermana mayor, ahora esclava del único hijo de Sir Hamleigh, habían sido de la misma manera. Ambas tenían prohibido verse so pena de muerte, y ninguna quería que le hicieran daño a la otra por no poder contenerse, pero la contención de la Sombra Negra estaba llegando a su fin al no obtener respuesta de su hermana - ¡Bathilda! - dijo un poco más alto dando un fuerte golpe con el puño cerrado sobre la madera que crujió levemente por el golpe. El metálico sonido de una llave introduciéndose en la oxidada cerradura seguida de un caracteristico ¡Clic! Le indicó que la puerta se había abierto, algo temerosa retrocedió un par de pasos dibujando una amplia sonrisa, la primera en muchos años, en sus carnosos y rosados labios. Esperaba ver el rostro de su querida hermana pero en su lugar apareció la siniestra sonrisa de Gerhard, el hijo de Sir Hamleigh, y su mirada lasciva que prometía un acto totalmente pecaminoso por cada centímetro de piel de la Sombra Negra que estaba al descubierto. Los labios de la hermosa mujer se sellaron y sus ojos se clavaron como el mismo hielo en la figura del hombre - ¿Dónde esta mi hermana? - su voz era monotona, sin sentimiento alguno ni siquiera odio o rencor - Eso no importa, lo que importa es que tu mi bella Sybill - el hombre paseo una de sus manos por la pálida mejilla de la joven de tan solo 21 años y varios años más joven que él - vas a ocupar su lugar en mi cama esta noche - el susurró que anunciaba lo que estaba por ocurrir dejo helada a la Sombra Negra y en esa fracción de segundo en la que su cuerpo no reaccionaba fue aprisionada contra la fría pared de piedra, su vestido fue roto por uno de los hombros y sus labios ocupados por los del aquel hombre.

La pelirroja se llevó una mano a la frente y agitó levemente mi cabeza ¿Por qué tenían que invadirla los recuerdos? Cerró los ojos momentáneamente cerrando la puerta de esas imágenes, no quería recordar, no quería volver a ver ese oscuro lugar dónde su alma fue arrancada. Suspiró y apartó sus ojos azules de aquella pequeña iglesia recargada de vidrieras de miles de colores y esculturas talladas en la dura piedra tan solo para embellecer el edificio, los arcos se cruzaban unos con otros dándole un aspecto a la capilla realmente sofisticado. En su totalidad Sybill la veía como una monstruosidad de piedra en un vago intento de tratar de alcanzar el cielo. Menuda idiotez nadie puedo alcanzarlo y mucho menos las personas que se reunían en su interior, se decía para si misma la joven de la alta coleta del color del fuego. Con un nuevo suspiro cargado de cierto resentimiento y algo de frustración, Sybill enterró ambas manos en los bolsillos de su chaqueta negra y volvió a alzar su mirada, pero esta vez no trataba de mirar la iglesia sino mucho más arriba. Tan arriba como las nubes le permitieran vislumbrar.

Cada día había que dar gracias a Dios porque dejaba salir un día más el sol, porque un día más podemos despertar, un día más podemos movernos con luz, un día más nuestras vidas vuelven a su rutina ¿Tenemos que agradecer todo eso a Dios? En el caso de Sybill también tendría que agradecerle el asesinato de su padre, la visión de la muerte de 5 de sus hermanos, sus años como esclava, las atrocidades que se vio obligada a hacer porque hay personas que dicen actuar en nombre de Dios y matan en su nombre. Entonces vamos a agradecerle a nuestro Dios toda su creación, todo lo bello y lo puro, y también la destrucción, la muerte y todo aquello que el hombre se arrepentiría a admitir en voz alta que ha hecho - Si existes podrías explicarme porque me castigaste de esta manera - susurró volviendo a perder su mirada azulada en el suelo. Ni siquiera tenía muy claro como había llegado a este punto de la ciudad, solo sabía que tras dejar la librería se había puesto a andar sin rumbo fijo entre la multitud de la ciudad y sin preveerlo había terminado frente a las puertas de una capilla. Era irónico que una persona como ella doblemente pecadora (al ser bruja y asesina) terminará frente a las puertas de un lugar como ese, un lugar al que obviamente no pensaba entrar. No era digna de ello y tampoco la ayudaría en nada.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Sight~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruth M. Lorderyan el Mar Mayo 31, 2011 11:32 pm
-Adrienne ¿Cuándo serás parte de esta familia, ah?¿Cuando! – Gritó su padre, enojado.
-Pues cuando dejen de ser tan necios – Bramó Adrienne con un poco de insolencia.


Se repetía el sueño como tantas otras veces. En los rincones de su mente, aquellas imágenes estaban grabadas a fuego, y se movían como fantasmas, siempre acosándola. No. No se arrepentía de haber cerrado la puerta de un portazo, para marcharse a su nueva vida en medio de la noche. Dejando a su familia atrás, pero ganando una nueva libertad que nunca había conocido. Deberán entenderla. Crecer rodeada por miembros de Sol Invictus no era nada agradable, cuando se poseía una mentalidad tan revolucionaria. Estaban chapados a la antigua, eran anticuados y sobre todo, un tanto intolerantes. La castaña no concordaba con ninguna de las afirmaciones que sus familiares le querían meter a la fuerza. Era inútil. Adrienne era mas dura que una piedra.

Cerró los ojos por una milésima de segundo. Adoraba aquella sensación. EL viento golpeando fuerte sobre su rostro, el cabello indomable que se volvía hacia atrás sobre velozmente. La adrenalina, la velocidad. Amaba a su moto por sobre muchas cosas. Llámenla como quieran, pero era una de sus más preciadas posesiones. Servía como punto de relajación, meditación, y como ayuda para borrar aquellos recuerdos que volvían a su mente cada tanto. No sabía adónde iba, lo importante era que estaba en movimiento. Activa. No podía estarse quieta por mucho tiempo, era algo extraño, pero se había acostumbrado a ello. Cuando volvió a la realidad, sus ojos viajaron rápidamente hacia el mundo que la rodeaba. Aquel lugar le gustó, y eso era suficiente para ella. Bajó de la moto, aparcándola con cuidado, siempre teniendo con aquel vehículo todas las precauciones que no tenía con los demás objetos, y salió a caminar, con aquellos pasos rápidos que la muchacha poseía.

Observó con detenimiento aquel monstruo gigante que se erguia ante ella. Hasta ese día, las iglesias no eran del agrado de la joven. Le recordaba a sus antepasados no tan antepasados, y al sufrimiento que pasaron debido a que fueron juzgados. Murieron en el fuego de sus propios pecados. Recordaba aquellas palabras con una terrible y aguda exactitud. Palabras que habían sido recitadas por un monje, el mismo que prendió la hoguera para quemar a su abuela, la madre de su madre, su sangre. Muerta. Odiaba pensar en aquello porque eran momentos de la historia que quería dejar de lado. Sus convicciones se basaban en dejar lo malo atrás y empezar de cero. Si todos cometían errores, ¿Por qué no perdonarlos de una vez y volver a aquella armonía que alguna vez se tuvo? Bufó consternada, hasta que una imagen familiar se cruzó frente a ella. Conocía aquel cabello rubio, y esa presencia. Su nombre no se había borrado de su mente, y a pesar de ser del bando contrario al suyo, debía decir que no le caia tan mal. Sybill. Mencionó en sus adentros.

Se acercó a ella por detrás. Escuchando sin querer, las palabras que la rubia había susurrado al viento, hasta el momento su único compañero aquella tarde. –No creo que te escuche si hablas así en susurros – Murmuró con gracia, en una broma que intentaba cortar con aquella sensación de melancolía que habitaba por el momento – Hay que gritarle para que pueda oírte…o al menos eso dicen. No sé, nunca me llevé con ese tipo de cosas. Dejé de pedir al cielo hace demasiados años – Se encogió de hombros con la voz seca, ahora un poco mas profunda por la seriedad de sus palabras.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Sight~ Líder del consejo~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sybill E. Rossi el Miér Jun 08, 2011 2:17 am
Susurros que jamás serían oídos, lágrimas que jamás fueron derramadas. Una estupidez quedarse parada al pie de una iglesia que la “joven” pelirroja jamás pisaría por ¿temor?¿respeto? Se podría decir que por una combinación de ambas. No es que temiera que algún Dios la quemara en el acto por pisar suelo santo, ella sabía bien que eso no pasaría pero aun así prefería evitar el peligro. Un nuevo suspiro increpó al viento de la tarde a remover sus cabellos rojizos ocultando sus orbes azules. Dejó que se agitaran a placer durante minutos enteros con su vista nuevamente fija en el cielo, en las nubes que curiosamente formaban formas perfectamente reconocibles y más particularmente dejo de enfocar su mirada hasta prácticamente estar vacía. Su cuerpo permanecía inerte y sus ojos y mente muy lejos de allí. Las líneas se desdibujaron y se volvieron a dibujar hasta formar un nuevo emplazamiento dentro de la misma ciudad. En realidad no era un lugar diferente, en realidad estaba viendo la misma entrada de esa iglesia. Sus oídos percibieron un disparó, sus ojos siguieron la trayectoria de la bala hasta alojarse en el cuerpo de una mujer morena junto a ella ¿La conocía? Sí, claro que la conocía pero aun no la había visto.

Un ligero mareo provocó que la pelirroja moviera sus pies del suelo y se tambaleará, con los brazos trató de buscar el equilibrio y volvió a enfocar su mirada. La voz de una mujer terminó de devolverla a la realidad, en su fuero interno pidió que no fuera ella, pero obviamente lo era. Lo que quería decir que en cualquier momento esa visión se podría cumplir, y también quería decir que la joven bruja pelirroja no quería quedarse en aquel lugar a sabiendas de que unos hombres, probablemente Equites, las iban a atacar. En su visión de apenas unos segundos había visto como disparaban a su acompañante pero nada le indicaba que lo que seguía a esa visión momentánea fuera su propia muerte. Tenía que sacarla de allí y salir ella misma - Ciertamente no creo que escuche ni susurrando, ni hablando creo que hace tiempo decidió no prestar más atención a su preciada humanidad - palabra susurradas era lo habitual en ella y eso hizo. Lentamente giró sus pies hasta darle la cara a aquella joven morena. Claro que la conocía, era ni más ni menos que Adrienne ¿amiga o enemiga? Oficialmente enemigas por la diversidad de sus opiniones, extraoficialmente Sybill solo podía decir que no era una chica común y eso digamos que le causaba cierta ¿curiosidad? Sí, podría llamarse curiosidad.

Con intranquilidad los ojos azules de la pelirroja recorrieron todas las posibles entradas y salidas de la calle. Tras analizarlo todo optó por la opción más lógica, contarle lo que acababa de ver. Cierto que supuestamente los Sol Invictus estaban en guerra con los Noctem, cierto que oficialmente debían eliminarse pero ya tendrían tiempo de aniquilarse ellas mismas si hiciera falta. Sybill no iba a dejar que una bruja como ella muriera a manos de esos mal nacidos de los equites - Debemos alejarnos de aquí o nos darán caza como a un conejo en su madriguera, no es seguro - su voz suave pero cargada de seriedad. No estaba de broma y tampoco era una amenaza para asustarla o para demostrar nada. Era la pura verdad, debían alejarse de aquel punto cuanto antes mejor. Sybill no podía calcular con cuanta antelación acababa de ver aquello, solo podía saber que ocurriría en los próximos minutos.

P.d Siento la tardanza u.u he tenido ciertos problemas personales.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Sight~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruth M. Lorderyan el Jue Jun 16, 2011 12:17 am
Asintió sin decir palabra cuando la muchacha habló por primera vez. La verdad era que aun guardaba cierta fe en algún lugar de su mente. ¿Fe hacia qué? Hacia algún milagro, algo que haga que toda la situación que vivían cambie de una vez por todas. En secreto miraba al cielo por las noches, anhelando una respuesta a las preguntas que llevaba signadas en su cabeza. Era una ilusa, según ella, porque nadie iba a escucharla…ella misma lo había dicho hace solo segundos atrás. No iban a responderle, porque nunca lo habían hecho, era absurdo desperdiciar palabras en algo que nunca iba a suceder…Pero así era ella, a veces le gustaba creer en lo imposible. Observaba con cierta impotencia el monumento que frente a ella se levantaba para luego bajar la vista incomoda, sintiendo que no pertenecía a aquella estirpe. Adrienne era totalmente diferente a lo que predicaban allí y nunca encajaría. Aun no sabía si eso era algo bueno, o algo malo. Sybill llevaba la razón en sus palabras, aun no definía por completo la situación entre ella y su persona. Sus pensamientos eran opuestos, y aun así, habían encontrado una especie de punto medio entre ambas ideologías, un lugar donde podían congeniar con total seguridad.

No notó el tiempo que Sybill se había quedado como inconsciente, ya que se encontraba ella misma en otro mundo con sus propias preocupaciones. Sus ojos se abrieron cuando la advertencia llegó a sus oídos. ¿Qué demonios? ¿Acaso no podía una caminar tranquila sin que alguien fuese a atacarla? Bufó. Confiaba en su palabra, ella era una Sight, y no era ninguna novata. Todavía no comprendía como funcionaba el proceso de las visiones… ¿Cómo ella había tenido una, pero Adrienne no? Nunca comprendería la magnitud del don que poseían ni como este trabajaba. El viento se aceleró un poco, como si quisiese apurar a las jóvenes a que siguieran su camino, que se apresuraran a salir de allí antes de que fuera demasiado tarde. –Vámonos, conozco un lugar al que podemos ir – Murmuró con palabras precisas y rápidas. No había tiempo que perder. Los que vendrían podrían estar a tan solo segundos de ellas, lo mejor era moverse con agilidad. Tomó el brazo de la joven con una seguridad imponente, incitándola a caminar más velozmente. Con una mirada hacia atrás, pudo ver unas figuras negras que se acercaban.

-Maldita sea – Susurró y dirigió una mirada a su ahora compañera de escapes. Al paso que iban no iban a poder escapar por mucho más tiempo. Aquí había que actuar, por mucho que eso le resultara desagradable. Era su vida o la de ellos. No había otra decisión. –Podemos huir o pelear, dime que quieres hacer, se acercan y son rápidos, ¿Crees que podremos contra ellos? – Volvió a mirar hacia atrás, con cierto frenesí. –No creo que podamos…son..bastantes… - Era mas como palabras para ella misma. Quería tomar una decisión sin arriesgar la vida de la muchacha. Correr, si, aquella era la mejor opción, después de todo, solo eran dos Sight, ¿Qué podrían hacer?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Sight~ Líder del consejo~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.