Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Ophelia Köhler Läss

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Ophelia K. Läss el Vie Jun 03, 2011 1:02 pm

Ophelia Köhler Läss
En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario

Datos Básicos



Nombre Completo:
Ophelia Köhler Läss Strauss

Edad:
23 años

Nacionalidad
Griega, con raíces austriacas.

Grupo
Humano

Actividad
Trabaja en la Biblioteca Municipal ordenando libros, pero nunca de cara al público. Se pasea entre los estantes ordenando los tomos por orden alfabético y por autores sin cruzar palabra alguna con los presentes.

Orientación Sexual:
Heterosexual

Descripciones


Descripción Psicologica
"—Y... ¿sabes algo de ella?
—¿De quién?
—Creo que se llama... Ophelia. Sí, eso, Ophelia. ¿Sabes algo de ella?
—No. Nada. Nunca habla.
—Lo sé, algunos dicen que no tiene lengua, pero el hecho es que el otro día...
—Cállate. Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores.
—¿Y qué te hace pensar que ella lo sea?
—No lo sé, es tan sólo un presentimiento."


Ophelia. Todo el mundo sabe quién es ella, todo el mundo la ha visto alguna vez, todo el mundo desearía poder tocarla, e incluso conocerla, cruzar unas cuantas palabras con ella... pero nadie, nadie ha oído nunca salir una de ellas de su boca. Sin embargo, no nos encontramos de ninguna manera ante una persona muda o analfabeta, que a su disposición se encuentre un terrible problema fisiológico que la impida hablar. Nada de eso. Ophelia sabe hablar, pero el problema es que no quiere. Se ha negado completamente a que de sus labios emergan palabras. Se ha negado ella misma a seguir desarollando la retórica, el lenguaje. Vive inmersa en un silencio de palabras, en el que sólo caben sonidos, únicamente rotos por el tamborileo constante de pensamientos. El porqué es demasiado complejo para que alguien corriente lo entendiese. Nadie la comprende, y al parecer, todos ansían su comprensión. No la tiene y, si la tiene, no la muestra. Es un misterio, un misterio en justificación a su silencio. Todo sobre ella son suposiciones, rumores; historias contadas por otros con propósitos y fines más que crueles. Su silencio forma parte de ella, es una parte fundamental de su vida: es su condena, una condena autoimpuesta por ella misma hace dos años. Pero lejos de lo que es ahora y de lo que todos piensan, Ophelia no siempre fue así.

Es dueña de un carácter demasiado complejo, con altibajos que ni siquiera consiguen diluir su racionalidad. Piensa, calcula y valora todas las posibilidades antes de actuar de cualquier manera, mas nunca será alguien predecible y completamente descifrable, que pueda catalogarse dentro de cualquier burdo estereotipo barato. Su mirada es neutral, al igual que su rostro: carente de emociones y de significado para cualquier persona que la observe. Sin embargo, sus gestos están muy lejos de dejar indiferente a alguien. Muchos son los que dudan que sea capaz de sentir algo más que el dolor físico. Es como una estatua perfectamente tallada y revestida, tan sólo observa, no parece moverse, aunque lo haga, a una velocidad que podría llegar a aburrir al más paciente. Podría entrar dentro del grupo reducido de personas que, con tan sólo mirarla, es capaz de hacer que se te hiele la sangre sin razón aparente. Te atrapa, quieres más de ella, su sola presencia te sobrecoje, pero sin embargo eres consciente de que no obtendrás nada de ella. La envuelve un ambiente de sosiego y calma áspera, a modo de barrera en su interior que deja sin aliento a quien osa perturbarla.

Su figura, casi siempre ausente, ha dado que pensar desde hace dos años. Ha puesto en jaque todo aquello que se pensaba de ella. Ha puesto en jaque incluso a su anterior yo, para dejar paso a un ambiente de recelos, rumores y hostilidades. Se ha juzgado tanto su estabilidad mental como la emocional. Aparentemente nada le afecta, ni siente ni padece, pero la culpa le carcome por dentro. La destroza. La quema. Se encierra dentro de ella misma, aunque desearía mil veces antes escapar. ¿Egocentrismo? Para nada, Ophelia está muy lejos de ser una persona egocéntrica, no padece ningún tipo de trastorno psicológico, ella es así por una simple razón, por un sólo motivo que sólo dos personas conocen. Y, una de ellas, yace enterrada bajo tierra. ¿Necesita ayuda? Sí, pero entonces tendría que contar lo sucedido aquella fatídica noche.
No es antisocial, pero el hecho de que se niegue a hablar es un gran handicap para inmiscuirse de nuevo dentro de las relaciones sociales e interpersonales. Se ha alejado de sus amistades, siendo las más allegadas a ella las que intentan por todos los medios que Ophelia recupere la racionalidad. Y si pudiera hablar les diría que no la ha perdido, que únicamente les proteje con su silencio.

¿Y si hablara, si de sus labios se volviesen a oir palabras? Ophelia no ha dejado de ser nada, tan sólo calla. Sigue conteniendo y desarollando ese carácter suyo que ha ido forjando desde que apenas era una cría. Si hablara, su lengua viperina rezumaría palabras mordaces, irónicas y jocosas. Cariñosa cuando le compete, dura cuando tiene que serlo y siempre y ante todo sincera. Exigente consigo misma y por consecuente con los que le rodean. Con unos modales exquisitos, una soberbia inteligencia, sabiendo siempre muy bien qué decir o qué hacer para conseguir llevar a la gente a donde ella quiera, a su terreno. Sabe envaucar, conseguiría incluso convencerte de que llevas unos pantalones azules aunque sean de color rojo. No está loca, sin embargo, consigue desquiciar a la gente con facilidad, utilizando métodos poco ortodoxos y extrañamente distintos a los del resto. Sus comentarios tienen como diana el ego ajeno, dejarte caer y ver cómo estallas en mil pedazos, para luego recogerte y tirarte a la basura. Pese a que para nada lo parezca, siempre ha sido querida y admirada por los suyos. Es valiente, pero su valentía se puso entre paréntesis cuando dejó de hablar. Cuando dejó que la invadiera el miedo, la culpa, el remordimiento. Muchos dicen que se necesita práctica y habilidad para conseguir vivir sin remordimientos, pero ella lleva ya dos años y ni siquiera ha sido capaz de intentarlo.
"La creencia en una fuente sobrenatural del mal que no es necesaria; el hombre por sí mismo es muy capaz de cualquier maldad"

Gustos
▪ La literatura. Además de ser su mayor afición —a parte de la fotografía—, es su vía de escape. Sólo en ese momento, cuando tiene un libro en sus manos, se permite soñar. Idealizar.
▪ La fotografía. Fotografiar cualquier cosa, para después admirarla.
▪ La tranquilidad. El silencio, o la ausencia de sonido, como más te guste llamarlo.
▪ Los caballos. Nunca ha montado sobre uno. Siente gran admiración por esos animales.
▪ Los atardeceres. No es que sea una romántica, sino que a su parecer, es el momento más hermoso de todo el día.
▪ La racionalidad. Le gusta la gente con los pies en la tierra.
▪ La música.

Disgustos
▪ Que le hablen, que se dirijan a ella, que se acerquen demasiado a ella físicamente.
▪ Los olores y los ruidos fuertes. Los colores intensos, también.
▪ Que toquen sus cosas, que la toquen a ella.
▪ La hipocresía, la deslealtad, la cobardía.

Miedos/Fobias/Debilidades
▪ A contar toda la verdad.
▪ A rozar ese punto de inquietud y efervescencia que la empuje a hablar.
▪ A olvidarse de los porqués.

Hobbies/Manias
▪ Siguen gustándole las fiestas y se deja caer por casi todas ellas.
▪ Ver una buena película, leer un buen libro, pintar.
▪ Perderse, irse lejos y fotografiar.
▪ Caminar bajo la lluvia, o correr bajo ella, o simplemente tumbarse sobre el césped y mojarse, empaparse a causa de las frías gotas.
▪ Desde pequeña tocaba el piano, afición que volvió a recuperar hace dos años, tras su cambio.
▪ Tocarse el pelo cuando está nerviosa.
▪ Desviar su mirada cuando algo le interesa demasiado.
▪ Pasar la yema de sus dedos por cualquier superficie que no sea lisa.

Enfermedades
Acromatopsia. Es una enfermedad genética, congénita y no progresiva que consiste en una anomalía de la visión a consecuencia de la cual sólo son percibidos los colores blanco y negro. La enfermedad está producida por una alteración en las células fotorreceptoras de la retina sensibles al color, los conos.

Biografía


Familia
Klaus Läss; padre, griego. Asesinado a manos de Ophelia.
Aphrodite Strauss; madre, griega con ascendencia austriaca. Interna en un hospital psiquiátrico. 53 años.
▪ Carece de más miembros familiares cercanos, no los conoce.

Historia
Ophelia Köhler Läss nació un cuatro de Abril de hace ya veintidós años, de la unión de Klaus Läss, un griego que se crió en Inglaterra, y Aphrodite Strauss, una joven griega de ascendencia austriaca. La vida de la pequeña Ophelia nunca estuvo repleta de lujos y costosos objetos materiales. Sin llegar a ser pobres o pasar penurias, sus padres y ella constituían una bohemia familia que vivía en un pequeño núcleo urbano casi a las afueras de la capital Griega. Sus padres se dedicaron a alimentarla, a llevarla al médico cuando se ponía enferma y a pagar sus clases, a las que ella asistía sin ningún tipo de pudor, e incluso con alegría. Ansiaba que llegase el momento de internarse entre libros. Le encantaba la historia, la literatura... y amaba el arte ya desde pequeña. Sus padres nunca le profesaron un abundante cariño. No llegaron a ser unos malos padres, jamás le dieron una bofetada, aunque los gritos entre ellos siempre rebotaban y repercutían en la pequeña Ophelia. Su adolescencia fue de lo más normal, siempre atendiendo a que dentro de lo normal se encuentran las fiestas, la primera borrachera, la primera vez que pruebas un porro y... la primera vez. Perdió la virginidad a los dieciséis con el que por entonces era su novio. Sin ser bonito, resultó placentero y excitante. Y el camino y tiempo que resta hasta que ambos entraron a la facultad fue coser y cantar, prácticamente sin ningún tipo de acontecimiento trascendente para la vida de Ophelia. Aunque... finalmente todo acabaría por volverse negro. Muy negro.

Tras que su padre se sumergiera dentro de la bebida y ahogara sus problemas en ella después de que lo echaran de su trabajo, el que había mantenido desde que tenía dieciséis años, los problemas familiares comenzaron a surgir y a llevarse la poca tranquilidad que ahondaba entre ellos. Klaus se volvió violento, una persona arisca que no dudaba en insultar a su propia mujer y descatalogarla, ponerla en evidencia delante de cualquier persona, sin importarle quién fuera. Y la primera vez que llegó a ponerle una mano encima a su mujer, fue también la última.

Un hombre muere a manos de su mujer tras haber sufrido constantes malos tratos durante el último trimestre.

La nota de prensa inundó todos los periódicos nacionales, pero no contaban la verdad de lo sucedido. Relataban una noticia ficticia y parte de mentira que si se hubiese descubierto Ophelia no hubiese podido salir del país. Porque ella fue quien asesinó a su padre, quien cogió su propia pistola y le disparó en un acto de temida lucidez, harta del constante sufrimiento al que se veía sometida su madre y harta de ver a su padre convertirse en una persona detestable, poco familiar y tan alejada de lo que antaño había sido. Con poca ropa metida sin ordenar dentro de una maleta y lo poco que había ahorrado durante el último año, se despidió de su madre y se marchó lejos, llegando así a una de las Islas Británicas: Inglaterra. Un futuro, próspero o no, le habría las puertas definitivamente. Tenía veinte años cuando se asentó definitivamente en aquel país. En el momento en el que se adentró dentro de las fronteras inglesas dejó de hablar, se dispuso a empezar un silencio como castigo a lo que había hecho. Sabía que había actuado intentando proteger a su madre, pero también sabía que no tenía derecho a quitarle la vida a alguien.
Poco tiempo después consiguió un trabajo fijo en la Biblioteca Municipal y la poca remuneración con la que se veía dotada a fin de mes era para pagar el alquiler de un diminuto piso en los suburbios londinenses y para comer y vivir.
En la actualidad todo sigue manteniéndose constante, mientras que la propia ciudad presenta cambios de los que poco a poco la gente e incluso Ophelia se van dando cuenta. Hay algo que se mueve entre las sombras, que va de boca en boca y que es imposible descifrar. Es algo que mueve la energía vital del propio planeta, que la desplaza y que la hace tambalear. Algo incluso que a Ophelia le gustaría comentar.

Otros Datos
▪ Tiene un tatuaje en la base de la nuca, una golondrina.
▪ Es atea, y aparentemente no cree en nada sobrenatural.
▪ Aficionada a la Historia, además, sabe mucho de la Europea.
▪ Habla Griego, Inglés y Latin. Hace sus pinitos también con el Francés.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ophelia K. Läss el Vie Jun 03, 2011 3:14 pm
Terminada.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 03, 2011 3:37 pm
Ficha Aceptada
Recuerda pasarte por los registros y, lo principal, se activa y diviértete.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.