Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Bien y mal... muy diferenciados pero a la ves con demasiadas semejanzas (Jordan&Viviane)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Jue Jun 16, 2011 4:54 pm
Las siguientes palabras que iba a decir se quedaron ahogadas en la garganta cuando vio a Vicent en el suelo. Por unos instantes se quedó completamente inmóvil sin saber muy bien cómo reaccionar. El aura estaba desatada, un aura poderosa que le envolvía por completo y Viviane tuvo que apartar la mirada de esa firma que brillaba con firmeza para dase cuenta de que no podía aquedarse embobada simplemente mirándolo. No, tenía que hacer algo. Con rapidez se acercó hasta donde se encontraba intentando encontrar en su cabeza lo que podría hacer para que pusiera bien que sabía por experiencia que no iba a ser mucho como no consiguiera despertarlo. Tomó su pulso, asegurándose que estaba allí, sí… estaba, lo mismo que una respiración que era suave, lenta, pausada, pero bastante débil. Vio los dos tuper que se encontraban sobre el congelador, pero estaba más atenta en el hombre.

Joder, Vicent, no me hagas esto.—masculló mientras le miraba, esta vez no era problema de energía mágica, sino de que necesitaba comer y descansar. Con el ceño fruncido le miró, ni de casualidad podría cargar con él escaleras arriba y tampoco iba a poder dejarlo allí tumbado. — Y además pesas un montón.

Le miró unos instantes e intentó moverlo, pasando uno de sus brazos por su propio cuello, pero la verdad es que para una mujer era difícil mover a un hombre que le superaba en altura y en peso corporal. Lo había intentado por si de repente pasaba algún milagro pero la verdad es que era imposible. Decidió entonces tomarlo con calma, primero calentaría la comida y después miraría de despertarlo, darlo algo de comer y llevarlo a la cama donde pudiera recuperarse. Le miró por un momento con el ceño fruncido y comenzó a moverse por la cocina. Tras un par de fallos, consiguió saber dónde estaban las cosas, minutos más tarde un olor delicioso a comida comenzaba a flotar por el ambiente y se volvió a agachar delante de Vicent con rostro preocupado.

Vicent, arriba, despierta, la comida está hecha y tú tienes que moverte.—susurraba, moviéndole con suavidad. Casi esperando un milagro que sabía que no se iba a producir. — Como no te despiertas ahora mismo te voy a soltar una descarga, te aviso.

Se sentía un tanto estúpida hablando sola, pero finalmente aquella amenaza que había pronunciado sin mucha idea, le decidió a moverse. Con sumo cuidado puso sus manos en el pecho del hombre para soltarle una pequeña descarga que con un poco de suerte le haría abrir los ojos lo suficiente como para moverse. No, no necesitaba energía, no al menos de ese tipo, pero le estimularía lo suficiente. El problema es que igual le desequilibraría un poco. Mierda, odiaba sentirse una inútil como en aquel momento.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Frederick Mortimer el Vie Jun 17, 2011 11:11 am
Mi cuerpo inerte yacía en el suelo, mis ojos cerrados sin un movimiento claro, ningún musculo de mi cuerpo. Tan solo esos músculos necesarios que se movían involuntariamente para hacer de mi vida débilmente mantenida. Mi aura era un completo flujo de poder, invisible para el ser humano, visible y notorio para la chica, el aura a pesar de no estar completamente recuperada formaba un cúmulo de poder bastante digno de presenciar, que hacía notar el control que tenía habitualmente de esta aura para poder. Haciendo notar esa experiencia adquirida, y por otro lado que no era ese tipo que sabía lo que hacer en todo momento, sino hubiese ido a la cama y no por no molestar haber ido abajo a prepararme yo la comida y finalmente terminando por molestar mas a mi cuidadora la cual ahora yacía frente a un yo inconsciente que por dentro pensaba en demasiadas cosas.

Algo poderoso me hizo despertar, un atisbo de vida, algo que reactivó mi cerebro con mi apertura de ojos y una mirada fija en Viviane, consciente de nuevo pero dolorido por lo que acababa de hacer. Estaba completamente agradecido por ello, mi mirada hacia Viviane fue tranquila con una mirada suave pero agitada porque aquella descarga había dejado mi cuerpo con la adrenalina por las nubes, debía aprovechar ese subidón de adrenalina para subir. Por otro lado, un delicioso olor, el caldo que había sacado, oliendo por toda la cocina me abrió el estómago, me tranquilizó, me dio hambre, demasiadas emociones para una mañana ya. Preocupación, odio, ira, miedo, dolor, mas preocupación, cabezonería, tranquilidad, nerviosismo, hambre… y algunas sensaciones más a lo largo de esa mañana, sensaciones que me gustaban pasar, que me demostraban que era un humano más a pesar de esa vida larga y duradera. Pensando en porque los équites nos querían muertos, con razón… unos atacaban a los humanos otros luchaban para defenderlos, muchas veces ganábamos, muchas veces perdíamos, formábamos destrozos… obviamente por un bando u otro y eso a los Equites les parecía mal. Mi posición, yo luchaba por proteger, la paz no iba a llegar, siempre ha habido hay y habrá radicales, yo decidí un bando, del cual estaba completamente desvinculado al ir por libre. Ni siquiera había pisado el palacio.

Suavemente me incorporé… mi mirada se clavó en viviane, me apollé en la encimera respirando agitadamente antes de comenzar a hablar, unas palabras entrecortadas audibles y entendibles gracias a que estaba pausándolas para que ella als recibiera, pero mi voz en ese instante no era la adecuada para entenderse demasiado:

Gracias… Viviane… subiré arriba antes que me desplome otra vez… la comida es para los dos ee… hay una bandeja para poner en la cama… la necesitaré, tu en cambio si deseas puedes comer en el salón o coger la mesa plegable que tengo en el trastero y subir para acompañarme, en cualquiera de los casos sería un honor que aceptes comer parte de lo que prepara
s-dije para luego dirigirme escaleras arriba. No tardé en llegar a esa habitación, sobre la cama, en vez del típico cuadro, había dos katanas, una negra y otra blanca, eran mías, había luchado con ellas muchas veces, tenían un gran valor y una gran historia. El caso es que al estar frente a ellas cerré los ojos y las reverencié. Para luego deshacer la cama y quitarme la camisa así como los pantalones, colocándome unas calzonas que estaban bajo la almohada y deshacer la cama para meterme dentro.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Naturales# Milicia# General

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Jun 17, 2011 1:16 pm
Aquellos instantes, décimas de segundos, en los que tardó en abrir los ojos, fueron eternos para Viviane. Ella misma sentía el corazón latir a mil por horas esperando que se produjera el milagro y cuando se abrieron esos ojos claros estuvo a punto de soltar un grito. Elevó una pequeña plegaria a los dioses cuando vio que comenzaba a moverse. Mejor así, mejor tenerlo moviéndose que en el suelo inconsciente, al menos hasta que hubiera comido algo. Después ya podría meterse en la cama y dormir. Ella mientras tanto iría a por el coche. Estaba todo planeado en su cabeza. Escuchó sus palabras asintiendo por un momento mientras él se incorporaba. Se puso de rodillas para levantarse después con agilidad y echarle una mano preocupada de que se volviera a caer en cualquier momento.

Menos mal, Vicent.—fueron las primeras palabras que se escaparon de sus labios y que mostraron con total claridad lo que había sentido unos instantes antes. —Sube, ahora mismo iré yo con la comida.[/b]

Le siguió con mirada preocupada cuando se comenzó a mover, al menos parecía ligeramente mejor aunque sabía que era solo algo instintivo. Se estaba moviendo a base de fuerza de voluntad y la descarga que le había metido. Se frotó brevemente las manos, sabiendo que él estaría dolorido en aquellos momentos y se giró para mirar la cocina por un momento. Lo primero que hizo fue ir a por la mesa plegable que decía que tenía en el trastero. No le gustaba demasiado comer sola, quizá esa había sido también una de las razones de que alquilara las habitaciones de su casa aunque era cierto que en esos momentos estaba más tiempo sola que acompañada. Hacía varios días que no veía el pelo a ninguno de sus compañeros. Hizo una ligera mueca mientras se movía hacia delante, para seguir preparando la comida.

Unos minutos más tarde lo tenía todo listo, más tarde limpiaría, pero en ese momento Vicent no era el único que necesitaba comer. Respiró brevemente hondo, por un instante, con gesto pensativo mientras comenzó a andar llevando la bandeja con los dos cuencos con el caldo, los cubiertos, vasos y agua, incluso había encontrado un poco de pan y las servilletas. Se dirigió entonces hacia la habitación subiendo con cuidado por las escaleras porque lo único que quería es tirar todo y a ella misma en el camino. Cuando llegó arriba dio un par de golpecitos con los nudillos manteniendo en la otra mano la bandeja en equilibrio y finalmente entró mirando por un momento a su alrededor.

Ya está la comida, incorpórate un poco para que te lo pueda colocar y voy a por una mesa para comer aquí contigo.

El tono de ella era tranquilo mientras comenzaba a moverse por la habitación. Su prioridad era que él tuviera pronto algo en el cuerpo que le hiciera moverse. Después podría dormir todo lo que quisiera porque lo iba a necesitar. Esa noche iría también a palacio de los Noctem para comunicarle a Adrienne lo que había ocurrido y esperaba que fuera todo bien.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Frederick Mortimer el Sáb Jun 18, 2011 11:52 am
Ya en la cama mi mirada estaba destinada al techo y a la pared que estaba a mi espalda, visualizando esas dos katanas antes reverenciadas, pensando en mi pasado con ellas, en como las conseguí, en que aspecto sagrado, que valor sentimental… todo. Mis ojos se cerraron, esas espadas habían visto 400 años de mi historia, por así decirlo casi toda mi vida, su fabricación era completamente artesanal y lo más importante, donde las adquirí, en el tibet tras terminar mis entrenamientos allí como maestro de esgrima. Luego ha vivido batallas, viajes, lluvias, calores mas combates. En definitiva podrían decir que tenían mas visto que la mayoría de objetops del mundo, además que para mi eran sagradas, sus colores , una blanca y otra negra simbolizaban el equilibrio entre el bien y el mal, todo lo que yo creia y por lo que había luchado hasta ahora.

En ese instante fue cuando Viviane apareció por la puerta, antes había llamado, sobre todo manteniendo esa educación que la caracterizaba y haciendome esa petición de incorporarme, lo hice gustoso para facilitarle su desinteresada labor, colocándome sentado y esperando la bandeja entre mis piernas. El caldo olía que alimentaba con tan solo deleitar las fosas nasales, Mi debilidad y mi hambre parecía que se estaban aumentando a medida que notaba más cerca la hora de comer, el olor había despertado esa serie de reacciones como abrir ele estómago y decir tengo hambre, parecía como si mi cuerpo dejase de consumir energía que ya tenía para dejar paso a la nueva de la comida que estaba por venir, mas o menos era así, solo que mis energías eran escasas, además esa sensación era de que la descarga estaba desapareciendo, mas cuando me incorporé ayudé a Viviane con la bandeja y mela coloqué entre las piernas. La iba a esperar por supuesto:

Perfecto, luego harás el favor de ir a por mi coche, será fácil… tan solo tienes que presentar un pápel que te voya dar con una autorización con mi nombre que te permite ir a por el-estiré la mano y abri el cajón, dentro había una carpeta con folios vacios y en esa misma saque uno y sobre la carpetya colocándomela frentea mi escribí la autorización con mi numero de licencia de conducir matricula del coche modelo y hasta el numero de bastidor y seguro… si tenía muy buena memoria-Dudo que con esto te digan lo contrario… ale… baja a por la mesa, y come tranquila conmigo, yo hare lo propio y dormiré

En ese instante cerré los ojos y coloqué mis manos sobre el plato caliente como si hiciese una especie de ritual, mis manos terminaron chocando como si fuese una palmada y finalmente cogieron la cuchara para ponerme a comer, no esperé a VGiviane, me sabía mal, pero me notaba desfallecer de nuevo y no iba a durar mucho mas tiempo, ella lo entendería.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Naturales# Milicia# General

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Jun 18, 2011 12:32 pm
A Viviane le alegró que él estuviera todavía despierto, tenía sus dudas. En ese momento se dio cuenta de que se encontraba en el lugar más privado de la casa de una persona, pero si hay que ser sinceros, la verdad es que la joven bruja ni siquiera se dio cuenta de ello. Estaba ocupada intentando colocar todo y escuchando las palabras que llegaron. Vio cómo preparaba el papel y una vez finalizado lo tomó para doblarlo y guardarlo en el bolsillo trasero del vaquero que llevaba. En cuanto estuviera segura de que ambos habían comido, iría a por él.

Ahora mismo subo, ve comiendo.

Tras este comentario se giró para dirigirse hacia la puerta, mirándole por un momento y observando lo que estaba haciendo. No era tan difícil a otros muchos que había visto a lo largo de su vida. En su casa habían dado las gracias a los dioses en más de una ocasión por la comida que había llegado a su mesa. Respiró por un momento hondo, antes de girarse para marcharse de la habitación e ir hasta el piso inferior. Tomó la mesa entonces, sujetándola bajo el brazo para que no se cayera y volviendo a subir.

La comida fue relajada, Viviane no habló y Vicent tampoco, ambos atareados en lo que tenían entre manos. Los nervios de la joven bruja se iban relajando a medida que el calor proporcionado por el caldo iba introduciéndose en su cuerpo. En cierta manera no notaba el sabor, solo estaba comiendo de forma mecánica sabiendo que aún le quedaban largas horas por delante. Tendría que ir a por el coche, por lo que el suyo tendría que estar allí. Iría en metro, había localizado al llegar una boca del mismo que le llevaría hasta donde se encontraba el vehículo de Vicent. Seguramente tendría que pelearse un tanto con los hombres del lugar, porque conociéndoles le pondrían alguna pega y después volver allí, para dejarlo en la puerta, asegurarse que Vicent se encontraba bien y marchar hacia el Palacio de los Noctem para hablar con Adrienne contándole lo que había pasado.

No, no le quedaban buenas horas por delante, por lo que era mejor que comiera en ese momento puesto que no sabía cuándo lo iba a poder hacer. Una vez finalizado, tomó la bandeja para volver a colocar todo una vez más y dirigirse hacia el piso inferior donde tardó los minutos que uno puede tardar en recoger todo, dejándolo como si no se hubiera preparado allí una comida apenas una media hora antes.

Y el resto del día fue tal y como previno… o mucho peor.

Tema cerrado
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.