Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

In nomine Satanis [Jordan]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 12:27 am
Sabía que ya había llegado a un punto obsesivo con aquel artículo, sabía que sería peligroso meter las narices más de la cuenta, pero los periodistas son curiosos y metiches por naturaleza. La policía había admitido que los casos se relacionaban, que los asesinatos seguían el mismo patrón, y siempre en Luna Nueva. Algunos la llamaban la noche tenebrosa, la noche más oscura del ciclo lunar, la más propicia a atraer criaturas que no eran de este mundo, y cuentos así. Habría puesto la mano en el fuego. Sin duda se trataba de un grupo de individuos lunáticos que habían visto demasiadas películas de terror y habían formado una secta satánica. Pero fuera cual fuera el motivo, alguien tenía que pararlos, y la policía de Londres parecía volverse más estúpida e inútil cada vez. Si quería averiguar la verdad, tendría que buscarla yo misma. Fui como reportera una vez, a uno de los escenarios del crimen. Lo había visto con mis propios ojos. Mi primer cadáver, y puede que no fuera el último, pero había sabido mantener la entereza. Saw nos ha inmunizado bastante contra la muerte.
Estaba claro que podía llevarme una decepción, pero los rumores llevaban a que el próximo asesinato sería en Hyde Park. Y quizá debiera haber acudido a la policía, pero lo más probable habría sido que me tomaran por loca. Así que ahí estaba, aparcando delante del parque. Lo que no sabía era el lugar exacto, así que eché a andar, tan silenciosa como podía, agudizando el oído por si oía algo. Encendí la grabadora.
-Cinco de Enero de 2011- dije en voz baja, con los ojos muy abiertos, y volví a quedarme en silencio mientras caminaba.
Iba a tirar la toalla cuando oí una voz hablar, y no precisamente en mi idioma. Estaba muy al sur del lago Serpentine, y me encontré casi de pleno con el percal. ¿El memorial de Diana de Gales? Me acerqué cuanto pude para ver. Un círulo de velas, un hombre en su interior. Parecía drogado, porque estaba consciente y a penas se movía. Tenía que hacer algo o se lo cargarían. Pero el qué. Ahí había por lo menos diez hombres encapuchados. Casi tuve que contener la risa, porque me pareció de lo más típico. Uno de los "ku-kux clan" entró en el círculo y levantó un puñal sobre el hombre, antes de clavarlo entre sus costillas.
Sorprendida y asustada, retrocedí entre los árboles, y sin querer pisé una rama que hizo demasiado ruido. Por primera vez en mi vida, tenía miedo.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 12:52 am
Cinco de Enero. La puñetara Luna Nueva, la más oscura y todas esas sandeces. Charlie les había dado el soplo y allí estaba yo. Debería haber estado en el despacho o en The Haven, pero la verdad es que necesitaba moverse. Necesitaba sentirse útil después de demasiado tiempo parado sin hacer nada. Necesitaba volver a ejercitarse si no quería quedarse estático como un carcamal sentado en su silla. Llevaba parte de los cachivaches, pero se había separado del grupo. El Hyde Park era un puto laberinto, además de que prácticamente se habían colado. Sus movimientos eran lentos, buscando el lugar donde una panda de magos locos pudieran hacer de las suyas. Vestía con unos pantalones oscuros, lo mismo que el jersey de cuello vuelto y la cazadora de cuero, sus botas no hacían ruido mientras andaba con disimulo intentando pasar lo más desapercibido posible.

Sus pasos le llevaron hasta el sur del Lago Serpentine, el memorial de Lady Di, la Princesa del Pueblo. Mierda, no sabía cómo se podía acordar de esos datos. Frunció el ceño mientras se movía procurando no ser un punto visible y menos cuando comenzó a escuchar voces hablando en latín. ¿Podían ser más obvios? El problema es que esa obviedad se había escapado seis veces y esa era la séptima. No sabía qué mierda de ritual estaban haciendo, pero lo que estaba claro es que podría complicarse. No hacía falta que Charlie se lo dijera: sabía de sobra que el siete no era un buen número para esas cosas. El espectáculo que se formó delante de sus ojos le hizo maldecir por un momento: aquello parecía sacado de una puta película mala de fantasía.

Joder, ya podrían ser más disimulados, la madre que los parió.—susurró para sí mientras les miraba. Esas eran las razones por las que intentaba parar siempre sus actividades porque estaban completamente locos. Llevó la mano al interior de su cazadora para sacar el teléfono, tendría que dar el aviso. Estaba precisamente con el teléfono en la mano a una distancia considerable cuando un crujido provocó que toda la escena se quedara inmóvil.

El grupo se disgregó, dos hombres se dirigieron hacia donde había salido el crujido mientras que él se pegaba contra un árbol como si quisiera fundirse. Los movimientos rápidos le indicaron que no eran precisamente humanos normales, seguramente serían Fortem. Mierda. Joder.

Harold, tenemos un puto problema. Diez magos en el memorial de Diana de Gales, al menos dos Fortem. Un civil herido y…

Coño, se quedó inmóvil porque aquello sí que no se lo esperaba. Pensaba que podría haber sido un animal pero desde su posición pudo ver que los Fortem iban directamente hacia una mujer.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 1:14 am
¡Mierda, mierda, mierda! Menudo oído tenían los cabrones. Tres individuos se acercaban hacia donde yo estaba. Me mantuve callada y agazapada detrás de los árboles. Saqué el taser, un cacharrito pequeño y discreto pero que daba unas bonitas descargas. Estaba dispuesta a defenderme. Siempre había sido valiente. Demasiado, según mi abuela, pero para algo había aprendido defensa personal.
Estaba bastante oscuro, pero les veía entre la penumbra. Se separaron, por suerte, y así, uno por uno, podía salir de aquel lío sin problemas, o sin demasiados. Giré sobre mí misma, agachándome con rapidez al tiempo que el tipo se acercaba lo suficiente como para poder encararlo. Trató de golpearme, pero tuve suerte y le di una descarga en el costado. Mientras gruñía de dolor, me volví buscando a los otros dos, que sin saber cómo, de repente estaban demasiado cerca. Trastabillé intentando retroceder, y me moví velozmente para esquivar un golpe en la cara, pero no lo suficiente. Me dio de refilón y caí al suelo. ¿Cómo podía tener semejante fuerza? Me levantaba a duras penas cuando el tercer individuo me agarró del pelo por la nuca y me levantó. Solté un jadeo y tosí cuando me dio en el estómago, tan fuerte que me dejó sin aliento durante un momento, y escupí sangre. Me temblaban las piernas, me temblaba todo el cuerpo, y realmente pensé que no lo iba a contar.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 1:30 am
Tenía que reconocer que la mujer tenía cojones, unos ovarios muy buen puestos, pero no podría hacer nada con los dos Fortem. En un gruñido bajo y rápido, dándoles indicaciones y diciéndoles de forma muy poco cortes que movieran el puto culo, Jordan colgó el teléfono. Aquello iba a tener que ser hecho con rapidez y de forma tal que no los otros brujos no se dieran cuenta de lo que estaba ocurriendo. Por lo que estaba viendo seguían con el ritual, por lo que tendrían que estar ocupados. Si usaba la beretta, iban a tener un problema llamado el resto de magos achicharrándoles el culo. Tenía que ir a la vieja usanza. En un movimiento rápido extendió una red. Cualquiera que lo viera con aquello pensaría que se iba a poner a pescar y en cierta manera así era: una bonita red que le ayudaría en su trabajo. Podría pelear con un solo fortem, pero con dos era imposible. Como una sombra oscura se dirigió hacia donde la mujer estaba peleando, la iban a destrozar como no hiciera nada.

Era una putada, una auténtica putada, había tenido que elegir entre dos civiles que tenían los mismos motivos para querer vivir, pero no podía dividirse y joder, los putos equipos estaban en el otro extremo de Hyde Park, aún tardarían unos minutos en llegar. Jordan no tenía complejo de héroe, aunque uno pudiera pensar lo contrario, pero era práctico. Echó la red contra el que estaba más cerca. La mujer había sido lista al utilizar el taser, la descarga que le había metido le había dejado atontado aunque sabía que se recuperaría más rápido que un humano normal. La red soltó una descarga en cuanto el fortem comenzó a forcejear, enredándose más aun en ella. Recordaba en cierta manera a la red que Hefesto había utilizado para cazar a Afrodita y Ares en la mitología griega. Era irónico que fuera así y que pensara eso en ese momento.

Ante su llegada al menos el tipo dejó a la mujer de un tirón en el suelo para girarse hacia él. Tenía que estar atento a que el que estaba en el suelo por el taser no se moviera, mientras que esquivaba los golpes del tipo que tenía delante. Era más rápido y más fuerte, por lo que el primer derechazo Jordan se lo llevó sintiendo el dolor atravesar su cráneo. El cazador dejó propinó una patada con todas sus fuerzas en la rodilla del hombre, escuchándose un crujido al tiempo que movía la muñeca para sacar un cuchillo.

Dale un descargazo al tipo que está en el suelo, antes de que se vuelva a poner en pie.—prácticamente gruñó cuando en sus idas y venidas estuvo cerca de la mujer, sin siquiera mirarla.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 2:20 pm
El grandullón que me tenía sujeta me empujó como si fuera peso pluma. Choqué de lado contra un árbol y caí al suelo, cogiéndome el brazo herido. Sentí un líquido caliente por la frente y traté de que la sangre no me llegara al ojo. Me levanté a trompicones, clavando una rodilla en el suelo, y vi la escena que se desarrollaba delante de mí. Un hombre había acudido en mi ayuda, y eso no le vendría muy bien a mi orgullo, pero sí a mi cuerpo magullado. Lo miré fugazmente, porque era rápido, cuando me habló sin ni siquiera mirarme. Me acerqué a mi primer atacante, con el ceño fruncido y la ira marcada en mi cara.
-No me lo digas dos veces- gruñí en respuesta antes de darle una descarga nueva en la nuca con el taser, y una patada en el estómago.
El de la red parecía estar atrapado, así que volví a mirar a los dos que peleaban. Mi "héroe" se llevó un bonito golpe en la cara que había sonado como si un mueble se rompiera. Menudas hostias repartía el de la capucha, que ya no la llevaba puesta. Era un tipo de unos treinta años, con cicatrices en la cara, blancas y brillantes, que a duras penas pude ver. En un momento de distracción en el que el grandote se había quedado de espaldas a mí, tan centrado en el otro que ni se había dado cuenta, me acerqué con el taser y le di una descarga en la espalda.
-Chúpate esa- exclamé.
El corazón me iba a mil por hora, la adrenalina me había disparado el pulso, pero no podía dejar de pensar en el pobre hombre al que habían apuñalado.
-Hay un hombre herido- le dije a mi salvador acercándome lo más rápido que pude-. Tenemos que hacer algo...- murmuré sacando el móvil para llamar a la policía.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 2:54 pm
La mujer se movía con rapidez, agradecía que no se hubiera quedado bloqueada como podía pasar en esas circunstancias. Muchas personas no sabían reaccionar, no cuando había violencia, golpes, sangre. En cambio ella había sido rápida. Mejor, no podía preocuparse en ese instante por su seguridad cuando el mastodonte fortem le estaba dando unos buenos golpes. Jordan no se quedó atrás, el crujido de la rodilla indicaba que seguramente estaba rota y aprovechó que se dobló para soltarle un rodillazo en pleno estómago. En ocasiones era como golpear pura roca y sabía que iba a tener los nudillos destrozados y un buen golpe en la cara. Frenó un nuevo puñetazo que iba directamente hasta su mandíbula una vez más, parecía que el tipo había decidido que destrozarle la cara era la mejor manera para llegar a destrozarle el cerebro y le propinó un codazo.

Instantes más tarde el hombre caía al suelo y pudo ver a la mujer menuda que tenía una taser en la mano con gesto triunfante. Los ojos del hombre la miraron por un instante con diversión, diversión que se murió cuando vio el gesto de ella. Con un gesto rápido se acercó para detenerla la mano y negó por un momento.

Nos encargaremos nosotros de ellos, no te preocupes, dentro de unos minutos llegará mi equipo, sería mejor que te marcharas.

Se había encontrado con un grupo de magos en pleno festival de sangre y aquello solo podía indicar que iba a haber problemas y gordos. Esperaba que le hiciera caso, que no llamara a la policía pero estaba claro que no era precisamente una mujer que se dejara acobardar. En un gesto fluido, se agachó junto al hombre que tenía a sus pies y sacó unas esposas preparadas por los Sabios de los Equites: parecían normales, pero en realidad inhibían los poderes de los magos. Con un gesto rápido se las puso mientras ponía la rodilla en su espalda y miraba hacia el otro tipo que parecía inconsciente.

Los que debían preocuparles ahora eran los magos que se encontraban haciendo el ritual.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 3:24 pm
Levanté la vista para mirarle cuando puso una mano sobre el teléfono para que no llamara. Me crucé de brazos y me quedé con lo que sería "cara de poker".
- ¿Vosotros, quién?- pregunté antes de que acabara de hablar, y noté un dolor tirante en el brazo que me hizo relajar la postura.
Solté un bufido cuando me sugirió que me largara de allí, pero no estaba dispuesta, desdeluego. Lo miré en silencio mientras esposaba a los tres hombres inconscientes.
- ¿Sois alguna especie de...- me quedé un momento con la boca entreabierta cuando lo vi mejor. Estaba tremento, y no me había dado cuenta- policía secreta?- pregunté.
Me recompuse enseguida, desviando la vista de esos ojos lacerantes hacia el foco del ritual satánico.
-Lo matarán si no hacemos algo. Eso si no está ya muerto- mascullé.
Me giré dando un respingo al escuchar un grito tras de mí. Nos habían descubierto. Genial, maravilloso. Retrocedí un par de pasos, desconcertada. Empezó a hablar en un idioma extraño, parecía un sucedáneo del latín y de repente aparecieron más encapuchados.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 4:34 pm
No podía estarse callada, no, tenía que haberse ido a encontrar con la única persona en Londres —vale, no la única, estaba seguro— que en vez de largarse se quedaba allí preguntando si eran algún tipo de policía secreta. La mirada del hombre se alzó apartándose del tipo que estaba esposando para clavarla en ella durante un breve instante. Era ese tipo de miradas que Jordan utilizaba para dar claridad a una orden dada, sin darse cuenta de que la mujer que tenía delante no era de su equipo y que seguramente no la entendería. Bien, tres magos atrapaditos, esperando que llegara el resto del equipo el cual esperaba que estuvieran a punto de llegar porque sino la cosa se iba a poner complicada no… lo siguiente: muy jodida.

Sí, algo así.—contestó mientras se incorporaba. — Llevamos unos meses detrás de este grupo.

Ja, que ironía. Meses, y una mierda. Llevaban años. Que ahora estuvieran haciendo algo así no significaba nada: llevaban siglos haciéndolo. Se incorporó sacudiéndose los pantalones en el momento justo que escuchaba el primer grito. Mierda, joder, les habían visto y estaban llegando. En un acto instintivo, sacó la beretta y disparó, un disparo en un solo movimiento que alcanzó a uno de ellos en plena frente y que provocó que por la cabeza cayera hacia atrás, un disparo limpio que sabía que al menos les dejaba sin un contrincante. Sin uno, porque al menos había seis magos que en cualquier momento comenzarían a lanzar sus mierdas.

Corre.

Y sin esperar respuesta la cogió de la mano para tirar de ella y ponerla delante de él protegiéndola con su cuerpo mientras la llevaba en dirección a una arboleda cercana. Tenía que sacarla de allí. La primera descarga cayó a unos pocos metros a su derecha, estaba claro que no tenían muy buena puntería pero…

No mires atrás y mantén la cabeza baja, ve hacía los árboles.

Jordan se volvió a girar dispuesto a disparar una vez más. La situación era lo suficientemente jodida como para que soltara una maldición, quedaban seis, dos se encontraban en el memorial terminando lo que fuera que estuvieran haciendo, cuatro se encontraban a una distancia de unos quinientos metros. Habían enviado a los Fortem para ver qué demonios ocurría, pero los que se encontraban allí eran de otra calaña: había al menos un Aurumm por la descarga anterior y por el aura que básicamente era visible en color azulado, los otros tres no estaba del todo seguro de qué cojones eran.

Mierda, hasta arriba.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 5:06 pm
Demasiado tarde. Había mirado hacia atrás y me había quedado con los ojos como platos con lo que había visto. ¿Electricidad? ¿Cómo coño...? ¿Qué clase de armas tenía esa gente? Él era más rápido, y me costaba un poco seguir el ritmo. Tenía el corazón en la garganta por el es fuerzo.
- ¡Ah!- me agaché justo a tiempo para que esa descarga no me diera.
¡Joder! Ni el puto taser. Si me daba una de esas, me mataría. Tiró de mí con más fuerza, y estuve a punto de caerme de bruces, pero mantuve el equilibrio. Entonces se detuvo con brusquedad y me encerró entre su cuerpo y, puede que fuera un árbol, no estaba como para averiguarlo. Resollando, con la respiración irregular, me quedé muy quieta, y me llevé una mano a la boca para que no se me oyera respirar. El pecho me subía y bajaba con rapidez, y por un momento pensé que me mareaba. Apoyé la otra mano, temblorosa, sobre el pecho de aquel hombre.
-Gracias...- dije con un hilo de voz.
Las heridas no me importaban. Estaba viva, y gracias a él.
- ¿Te han herido?- pregunté en voz baja. Vale, ya me había quedado claro que me había dado un buen golpe en la cabeza.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 6:38 pm
Ambos terminaron metiéndose en la arboleda, Jordan había soltado un disparo que apenas había rozado a uno de los magos, lo suficiente para que se desconcertara y lo que fuera que estuviera a punto de lanzar se esfumara entre sus manos. Joder, aquello estaba de mal en peor. Tomándola de muñeca la había prácticamente arrastrado para meterse entre los árboles, donde no eran un punto tan fácil para que les alcanzaran y se metió intentando encontrar un lugar donde pasar desapercibidos. El tronco de un roble fue el lugar indicado. La espalda de ella se encontraba contra el mismo mientras que el cuerpo de Jordan, apoyando ambas manos a los lados de ella, se encontraba sirviendo de protección. Los magos seguían en sus treces de encontrarlos. Con cuidado Jordan puso el seguro cuando notó la mano de ella en su torso, no quería que se disparara por un accidente y pudieran tener un problema mayor, además de señalar con claridad el lugar donde se encontraban.

Estoy bien, no te preocupes.—contesto bajando la mirada hacia el rostro de ella, aquel que hacía unos instantes estaba mirando por un literal con disimulo esperando a ver qué ocurría un poco más allá. —¿Cómo estás tú?

Un ruido provocó que Jordan se tensara, parecían pisadas, pisadas que buscaban algo. Una luz se podía ver un poco más allá como si se tratara de una llama y seguramente lo sería. Por lo que parecía había también un Spellsinger de fuego. Fantástico, lo justo para complicarse. Intentando pasar lo más desapercibidos posibles, Jordan se movió hacia delante poniendo sus labios en los labios de ella.

Shhh.

No estuvo seguro de lo que estuvo así, con los dedos en sus labios para que se mantuviera callada mientras los ojos se deslizaban por el lugar intentando ver lo que ocurría. El spellsinger se alejó al cabo de un tiempo y no parecía que hubiera nadie más cerca. Frunció el ceño. Contó hasta diez antes de separar la mano y bajar la mirada hacia ella.

Perdona, se estaba acercando. —se echó hacia atrás para dejarla espacio, mirándola a los ojos. —Mi nombre es Jordan, tengo que sacarte de aquí antes de que vuelvan. Mi equipo se encargará de limpiar todo esto.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 6:56 pm
Fui a responder que estaba bien, omitiendo el susto y los golpes que me había llevado, pero me hizo callar poniéndome un par de dedos sobre los labios. La adrenalina volvió a dispararse, y mis latidos con ella. Seguía oscuro, en una penumbra en la que sólo podía distinguir sus rasgos porque lo tenía cerca, muy cerca, y estaba muy, pero que muy bueno. Sus ojos me habían atrapado, hasta que rompió el contacto visual y se separo, y pude respirar con calma, a demás de pensar. ¿Cómo podía habérseme ido la cabeza un metro más abajo en una situación semejante? Me lamí los labios, sintiendo la boca reseca de repente.
-Eh... Elaine- conseguí articular al fin, en un murmullo.
Carraspeé, y me eché el pelo hacia atrás con una mano. Hice una mueca al doblar el codo y miré la herida. Siseé, pero sólo era un rasguño.
- ¿Se puede saber quién cojones son esos tíos?- pregunté en voz baja para no delatarnos.
Que hubieran estado a punto de matarme por no sé muy bien qué motivo, era un dato importante. Iban a flipar en el Periódico. "Periodista mete las narices en un ritual satánico". Un título sensacionalista precioso. A Leo le encantaría, le gustaban esa clase de artículos. Menos mal que había gente por encima de él que lo frenaba.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 7:20 pm
Elaine. Un bonito nombre, pero Jordan en ese momento estaba más preocupado en pensar cómo demonios sacarla de allí antes de que llegara la caballería. En el momento en el que llegara aquello se iba a convertir en un infierno, es más, estaban tardando demasiado en llegar. ¿Cuánto se tardaba en cruzar a toda velocidad Hyde Park? Tenía que haber ido con alguien, pero Emerick no sabía dónde cojones se había metido y Myron estaba con la policía siguiendo otro rastro. Eran las dos personas con las que se solía mover en situaciones como aquellas, en las que confiaba para que guardaran sus espaldas. Y también estaba Caleb, pero Caleb a veces parecía que estaba como un completo cencerro y sabía demasiado bien que tenía sus propias motivaciones, unas motivaciones que estaban muy lejos de llegar a entender del todo, por mucho que ambos fueran del mismo bando y amigos, buenos amigos en verdad.

Una panda de zumbados a los que hay que parar los pies.—con suavidad para no hacerla más daño del que ya tenía, eso estaba claro, el hombre la tomó de la muñeca para comenzar a moverse con cuidado y medio agachados. — Has asomado tu nariz en un asunto que huele muy mal, esperamos que se quede aquí, pero con tu presencia has puesto en peligro un seguimiento de varios meses.

No sabía qué hacía allí, esperaba que solo fuera una curiosa. Cuando había salido en su defensa no había pensado en que pudiera ser una policía aunque no llevaba arma, quizá fuera una periodista o alguna zumbada que le gustaba todo el tema del esoterismo. Como fuera, les quedaban pocos minutos para marcharse. Al escuchar el primer disparo Jordan se tensó. Vale, no les quedaban minutos, no les quedaba apenas tiempo.

Ya han llegado, ellos se encargarán de ver si el civil está vivo y asegurarse que siga así.—el tono era frío mientras se movía dirigiendo a Elaine en dirección al interior del bosquecillo. — Será mejor que nosotros continuemos, por si alguno consigue escapar.

Podría suceder y si eso sucedía, prefería estar allí dentro. Confiaba en que los suyos pudieran hacer el trabajo de la forma más rápida posible. Eran un buen equipo, Frida podía ser lo que le diera la gana, pero sabía educar bien a los novatos, sabía darles el entrenamiento perfecto. Y Emerick había entrenado a dos de los cazadores lo que significaba una enorme precisión en sus Artes Marciales, además de en el tiro con armas de fuego. Un buen equipo, sí.

¿Entonces por qué estaba preocupado?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 8:11 pm
Fruncí el ceño cuando insinuó que lo había echado todo al traste. Aunque más bien me había parecido una directa.
-Oh, perdón por existir- gruñí.
Empecé a oír golpes, gritos y estallidos. Parecía que se estaba librando una batalla. Mierda. Era información de primera mano, y seguramente mi única oportunidad. Iba tras él, cogida de su mano, y ya había visto lo fuerte que era, así que no tenía otro modo. Saqué el taser y, puesto en el segundo nivel, le di una descarga en el costado. Si lo hubiera hecho en el primer nivel, sólo le habría hecho cosquillas. Con semejante fuerza y resistencia, y esos músculos. Céntrate, me dije. Y eché a correr en dirección al Memorial de Diana.
Por suerte, estaban todos entretenidos dándose hostias para darse cuenta de mi presencia, así que cuando me asomé no me vieron. Los tío con túnicas hacían cosas raras con las manos, y algunos simplemente se golpeaban. No sabía de qué iba todo aquello, ni qué truquitos usaban, pero lo averiguaría.
Cogí un cristal roto que había en el suelo y me acerqué, agazapada, hasta el hombre que había en el centro del círculo de velas. Aparté un par con un pie y me arrodillé.
- Eh, ¿me oyes?- le pregunté.
Estaba azul, con los labios blancos, temblaba, y la herida no dejaba de sangrar. Era una víctima, un testigo. Era muy valioso.
Miré a mi alrededor. Pero no encontré ningún pedazo de túnica ni nada. Me quité la camiseta y la puse sobre la herida. Necesitaba una ambulancia, y rápido, o para cuando terminaran aquel hombre estaría muerto.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 8:42 pm
Debería haber sabido que una mujer que no se achantaba cuando alguien se estaba pegando a su lado, haría algún tipo de estupidez. En vez de seguir hacia delante en el bosque para salir de allí que era lo que una persona normal haría, ella en cambio le dio una descarga en el costado que provocó que Jordan viera las estrellas de forma literal. Se quedó atontado, medio ciego y apoyado contra un árbol mientras intentaba recuperarse. Joder, aquello escocía casi tanto como una maldita descargada de un Aurumm.

Joder, la madre que la parió, cómo escuece.—gruñó llevándose la mano al costado.

La iba a matar en cuanto diera con ella. Le costó unos minutos recuperarse, unos minutos en los que podría haber pasado cualquier cosa. Unos minutos en los que solo conseguía farfullar maldiciones. Tardó aun más en poder andar con normalidad, acelerando poco después los pasos en una carrera en dirección hacia donde se encontraba el conflicto. Quitó el seguro que había puesto con anterioridad, llegando justo a tiempo de ver como uno de los cazadores rebanaba la garganta de uno de los magos en un arco rápido y bien definido. Definitivamente, Emerick había sido el que le había dicho esa técnica.

Sin cabeza, ningún ser, sobrevivía. Jordan disparó en dirección al hombro de un mago que se encontraba formando una bola de energía para lanzarlo en dirección hacia el cazador más joven, que provocó que prácticamente se extinguiera en las manos al sentir el dolor. Tenía que encontrarla. Los ojos del hombre vagaron por aquel lugar que en unos minutos se había convertido en una zona de guerra prácticamente y finalmente dio con ella en el lugar en el que suponía que iba a estar: intentando ayudar al hombre herido.

Tomó aire mientras se dirigía hacia allí, no había sido el único que se había dado cuenta. El círculo que habían hecho estaba roto, fuera lo que fuera que habían intentado invocar o hacer o lo que fuera que estuvieran haciendo se había ido al traste y además el ataque de los Equite les estaba poniendo furiosos. No, aquello no iba a terminar bien. Y ahora tenían dos civiles para terminar lo que fuera que hubieran empezado. Uno de los magos se dirigía hacia ella desde su lateral. Jordan salió disparado hacia ellos deteniéndose al llegar al borde del memorial. En ese punto parecía que estaba apuntándola cuando en realidad estaba haciéndolo al mago que estaba detrás.

Y disparó cuando este estaba a punto de alcanzarla desde un punto ciego, acertando en pleno corazón en dos disparos rápidos y seguidos.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 9:05 pm
Me agaché al tiempo que un... algo se dirigía hacia mi cabeza, que dejó un trozo quemado de una columna del Memorial. El hombre temblaba, y yo hacía presión en la herida para evitar que se desangrara. Parecía estar más consciente que hacía unos segundos, porque lo oí murmurar algo, pero no lo entendí. Estaba muy mal.
Saqué el teléfono y marqué el número de urgencias.
-Necesito una ambulancia. Hay un hombre herido por un arma...- cuando alcé la vista, vi a Jordan. Se había recuperado más rápido de lo que pensaba- blanca...
Bajé el móvil y solté un minúsculo suspiro. Jordan me apuntaba con una pistola, y parecía muy cabreado.
-No volverás a tenerme tan a tiro- dije con voz lo suficientemente alta para que me oyera.
Jordan disparó dos veces, y yo di dos pequeños respingos, antes de volver a respirar y tragar saliva. Giré la cabeza y vi a un hombre tendido en el suelo. Miré a Jordan y volví a acentrar mi atención en el hombre herido.
-Sácalo de aquí, por favor- le dije, casi en tono suplicante, mientras se acercaba.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 9:16 pm
A pesar de lo cabreado que estaba, fulminó con la mirada a la mujer cuando insinuó que pudiera ser capaz de dispararla a sangre fría. ¿Quién cojones pensaba que era? No era un asesino por mucho que sabía que eso era lo que se rumoreaba en el círculo de los magos, por mucho que era lo que en ciertas ocasiones se sentía. No dañaría jamás a una mujer o a un niño salvo que fuera atacado con anterioridad por ellos. Era algo que jamás había hecho y que jamás haría. No estaba en su naturaleza herir, sino proteger. En parte era una especie de caballero de antaño con un código interno que muy pocas personas conocían y aun menos entendían. Se dirigió hacia donde se encontraba la mujer, Elaine, junto al hombre que desde luego tenía muy mala pinta. La sangre que se encontraba en las manos de ella puesto que había empapado la tela que presionaba contra su costado y que estaba seguro de que era su camisa, así lo indicaba.

¿Se puede saber a qué cojones ha venido lo de antes?—le gruñó mientras se arrodillaba delante de ella, poniendo dos dedos en el cuello del hombre para ver el pulso que tenía. Era irregular y muy débil. Los Equites que había a su alrededor estaban haciendo un buen trabajo. Pudo ver en ese momento como Joran, el más veterano de todos, salía corriendo detrás de uno de los magos que se ponía a huir después de ver cómo sus compañeros iban cayendo uno a uno. Los juguetes que tenían les hacían estar en igual de condiciones. Volvió entonces la atención hacia la mujer que tenía delante. — No puede ir a un hospital, no hay respuestas para las preguntas que le harán, pero nos encargaremos de que tenga una buena atención médica aunque no sé si se recuperará. Ha perdido mucha sangre, su pulso es débil.

Irene, una de las guardianas se acercó corriendo hacia ellos con un teléfono en la mano. Tenía la respiración entrecortada. Lanzó una mirada hacia Elaine para después fijarla en el hombre, el cabello rubio estaba apelmazado contra su cabeza debido a la sangre y al sudor. No era una gran luchadora, pero la había visto ayudando a los cazadores en el enfrentamiento que había tenido lugar.

—Jordan, tenemos que comenzar con la limpieza. Alguien ha llamado a una ambulancia. —miró al hombre que estaba herido. —Nos encargaremos de sacarlo de aquí, pero tú llévatela antes de que cause otro lío.

Vamos, Elaine, ellos se ocupan.—la tendió la mano para que se la tomara y se incorpora. — Tenemos que hablar sobre lo que ha pasado esta noche y aclarar unos cuantos puntos.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 10:42 pm
-Tenía que librarme de ti- contesté como si nada-. No me habrías dejado venir, ¿a que no?
Habría puesto la mano en el fuego a que estaba en lo cierto. Miré a la chica que se acercó. Había más gente metida en eso de la que pensaba. Y me sobrevino otra pregunta: ¿Tendrían la misma fuerza que ese Jordan?
Hice una mueca cuando dijo lo de la ambulancia y me miró. Rodé los ojos, como queriendo disimular, y miré a Jordan cuando se incorporó.
-Oh, ya lo creo que sí- dije cogiendo su mano y levantándome-. Aquí hay más de lo que parece, y tú lo sabes.
Miré al hombre un instante mientras nos alejábamos y él me daba prisas para que andara rápido. Ni siquiera sentí pudor por ir en sujetador. Después de la batallita, no tenía ni frío, pero conforme íbamos caminando y me iba relajando, empezaba a notarlo.
Lo llevé hasta mi choche. Según él, había venido con sus compañeros, pero creo que quería mantenerme vigilada. No me quejé porque mi curiosidad me podía, y tenía que saber lo que se traía esa gente entre manos, por qué lo cubrían todo tanto, y por qué se habían negado a que se llevaran a la víctima en una ambulancia.
Subí al coche con cierto fastidio. Estaba llena de tierra, tenía un lado del pelo pegajoso por la sangre y el sudor. Qué ganas de meterme en la ducha tenía… Jordan entró por la puerta del copiloto y arranqué. Me castañeaban los dientes, así que puse la calefacción, y tenía las manos frías. Giré medio cuerpo y miré en el asiento de atrás. Ahí estaba. Pero hice una mueca. Era una americana preciosa y muy cara, no iba a mancharla de sangre. Me negaba. Me volví a sentar. El frío se me pasaría en nada.
-Bien…- murmuré en un suspiro- ¿De qué iba todo eso? ¿Quién eres en realidad? - pregunté sin andarme con rodeos.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Vie Jun 10, 2011 11:26 pm
Habían cruzado apenas unas palabras mientras se dirigían hacia el coche. Jordan puso el seguro antes de meter la pistola donde debía estar, en una funda en su axila que se asemejaba en cierta forma a la que llevaría cualquier policía que se preciara. Caminaba con paso ligero junto a ella, pero impidiéndose a sí mismo el quedarse atrás. Estaba seguro de que iba a tener unos buenos moratones en su costado por la descarga que le había dado con la puñetera taser. Estaba pensando seriamente en quitársela en cuanto tuviera la mínima ocasión. Era una chica lista, desde luego, por llevarla. No a todo el mundo se le podía ver por la calle con una de ellas y eso le indicaba que no era una simple persona que había pasado por el Memorial porque había tenido una inspiración divina.

Entró en el coche, en la zona del copiloto frunciendo el ceño por un momento al sentirse un instante como en una caja de sardinas. El problema de ser un hombre alto y corpulento era que en muy pocos vehículos se sentía bien por eso esa noche había ido con el equipo, por eso y porque tenía la moto en el taller. Un caballero la hubiera puesto la cazadora por encima, pero la verdad es que en ese momento se encontraba molesto con ella. Apretó los puños en el interior de los bolsillos de la cazadora durante un instante antes de moverse para ponerse el cinturón de seguridad.

Alguien que te ha salvado el culo esta noche. ¿Qué demonios hacías en el parque sola y de noche?—le preguntó en vez de contestar a la pregunta que ella había formulado fulminándola con la mirada en el proceso. — No me digas que habías salido a correr o a dar un paseo porque por regla general no se lleva un taser en el bolsillo, normalmente lo que se lleva es un spray de pimienta contra violadores.—frunció el ceño mientras la miraba cruzándose de brazos y moviéndose ligeramente hacia delante. — ¿Quién demonios eres Elaine?

Podían pasase así toda la noche si ella era lo que quería, no tenía ninguna prisa. Lo bueno de ser el jefe era que su informe podía esperar un día y no tenía que entregarlo aquella noche. Estaban lo suficientemente bien organizados como para hacer informes de las misiones, en parte ya llevaban tiempo haciéndolo, en parte Myron había insistido. Era mucho mejor de esa manera, así también iban recopilando información sobre los hechiceros y otro tipo de criaturas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Vie Jun 10, 2011 11:49 pm
Rodé los ojos. Cómo no... Los caballeros primero. Él tenía que hacer las preguntas primero, si no, no era hombre. Dejé a un lado de mis pensamientos el sarcasmo y apreté el volante, haciendo una pequeña mueca de dolor por el brazo magullado, así que aflojé enseguida.
Cualquier trola que le contara resultaría difícil de creer, así que opté por decirle... más o menos la verdad.
-Mal vamos, si evades mis preguntas- dije mirándolo fugazmente de reojo, con el ceño fruncido.
Solté un bufido. Yo era un ciudadano de a pie. Periodista, sí, pero civil al fin y al cabo. Yo sería seguramente lo que se suele decir un daño colateral, pero claro, como el tío no era raro tenía que contestar yo primero. Bien. Fuera ironías.
-Soy periodista. Voy detrás del caso de los rituales desde que empezó. Ni más, ni menos- respondí de forma autómata- ¿Contento, detective? Ahora dime, ¿de qué va todo esto? ¿Qué son esas armas y...- lo miré un momento, y volví a fijar la vista en la carretera- todos esos truquitos de los encapuchados?
Me detuve en un semáforo y lo miré a la cara directamente. No iba a dejar que esos ojos me amedrentaran, ni que me dejaran sin habla. Yo no era así.
-Vamos, héroe- comencé-. Tengo toda la noche.
Gruñó algo. No sé el qué, pero me daba igual. No iba a dejarlo bajar de mi cochazo así como así.
-Y... los spray de pimienta... No siempre funcionan- murmuré tajante, recordando algo, algo que no me gustaba recordar, y le di al acelerador.
Había recuerdos que era mejor no destapar, que estaban mejor ahí dentro.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Sáb Jun 11, 2011 12:21 am
Joder, periodista. ¿No podría haber sido otra cosa? No, tenía que ser periodista. Si hubiera sido una zumbada de lo oculto —que las había y muchas— todo hubiera sido muchísimo más fácil, pero siendo periodista aquello se complicaba de una forma alarmante. Le gustaría tener un cacharrito como ese de los “Men in Black” en el que dabas un botón y a la otra persona se le borraba de forma automática la mente. Siempre había dicho que sería de lo más útil y se lo había dejado caer al consejo de Sabios en más de una ocasión, si alguien podía desarrollar algo así eran ellos sin dudarlo. Un click, solo un click…

Su gozo en el pozo. Miró hacia delante mientras fruncía el ceño evitando mirarla. Si lo hacía estaba seguro de que iba a gruñirla alguna cosa. Al menos había sido sincera, cosa que agradecía, otra se hubiera ido por los “Cerros de Úbeda” para finalmente no decir nada. Su mano se apoyó en la puerta intentando pensar qué demonios decirla. No era estúpida, había visto con claridad lo que los tipos hacían y estaba claro que si llevaba un tiempo investigando no iba a dejarlo pasar.

Tendría que saber su apellido y que un guardián o un sabio le hicieran una visita. Delegar, sí, tenía que delegar. Él era un cazador, las palabras no solían ser lo suyo. La miró entonces cuando arrancó una vez más después de haber parado en el semáforo en rojo. Su último comentario no se le había pasado por alto y se preguntó qué era aquello que estaba claro que intentaba guardar entre capas y más capas. Decidió que no era de su incumbencia en ese momento. Tenía que aprender a separar lo profesional de lo personal y Elaine, la periodista que había metido la nariz donde no debía, pertenecía a la primera categoría.

Son un grupo de zumbados al que llevamos un tiempo investigando. Creen que con sus rituales van a ser capaces de abrir un portal a no sé dónde y hacer que venga no sé quién. Me da lo mismo quién sea, porque son solo patrañas, en realidad son un grupo de psicópatas que creen que derramando sangre van a conseguir poder. Toda esa mierda que has visto está llena de sus trucos baratos.—el tono era tranquilo mientras hablaba mirando hacia el frente. — Usan armas muy parecidas a las tuyas que dan descargas y van hasta arriba de mierdas. Creemos que son algún tipo de guerrilla o milicia, está claro que tienen un entrenamiento militar.

Odiaba mentir de aquella manera o mejor dicho, contar verdades a media, pero era necesario. Que se publicara aquello podría venir hasta bien, la gente iría con más cuidado. De todas formas tendría que mandar a alguien para hablar con ella y darle la información que querían que tuviera la prensa. Siempre era lo mismo: los puñeteros sobs jodian las cosas y ellos tenían que ir por detrás arreglándolas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Sáb Jun 11, 2011 2:56 pm
Me quedé un momento en silencio, pensando en lo que acababa de decir. Repasando cada palabra y su tono de voz. Estudié psicología, y algo me decía que no me había dicho la verdad, o al menos la verdad que a mí me interesaba.
-Se pilla antes a un mentiroso, que a un cojo- dije con calma, y giré la cabeza para mirarle un momento-. Sé lo que he visto, Jordan. No había ningún arma- volví a mirar al frente-. Lo que sea que hicieron, salía de sus manos.
La sola idea me mareaba. Era una locura, una verdadera locura. ¿Qué tontería estaba diciendo? ¿Rayos que salían de las manos de un hombre? ¿Magia? Tenía que estar viviendo un mal suelo, porque no sabía si reír o llorar, si me había vuelto loca o podía fiarme de lo que mis ojos habían visto.
O tal vez el golpe en la cabeza había sido más fuerte de lo que pensaba... No. Estaba convencida. No habían sido imaginaciones mías. Si al menos supiera quién era la víctima... Mierda, pensé. Podría haberme dicho su nombre, podría habérselo preguntado, y habría tenido algo por lo que empezar a buscar. Ahora no tenía nada, sólo mi grabadora, y esperaba que no se hubiera roto con los golpes. Pero si por suerte sobrevivía... Menuda idiota, podría haberle hecho una foto con el móvil.
Resoplé.
-Y sois... brutalmente fuertes- concluí, mientras me detenía en otro semáforo en rojo-. No es natural. Hay algo más- lo miré de reojo y volví a mirar al frente. Una anciana que pasaba por el paso de cebra se me quedó mirando con cara de perdonar vidas-. Y si tú no me lo dices, voy a averiguarlo yo sola.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Sáb Jun 11, 2011 5:22 pm
Jordan tenía una paciencia de santo, pero Elaine comenzaba a sacarle de sus casillas. La miró por un momento de reojo mientras hablaba para después clavar sus ojos en el frente a regañadientes. Lo dicho, necesitaba un chisme de esos para borrar la memoria y no tener esas conversaciones. La última vez había estado Emerick, la verdad es que no había sido de gran ayuda ahora que lo pensaba, pero habían conseguido una de las mejores Sabias que tenía los Equites Aureis en ese momento. Golpeteó pensativo la puerta con la yema de los dedos en un ritmo musical que únicamente estaba en su cabeza estando muy cerca de soltarla un gruñido y quedarse tan ancho, pero tenía que intentar razonar con ella.

El golpe que te has dado en la cabeza debe ser mucho peor de lo que nos habíamos imaginado en un primer momento si piensas que lanzabas rayos de las manos como si fuera esto algún espectáculo de Harry Potter.—le comentó con toda la tranquilidad del mundo aunque evitó mirarla porque estaba seguro de que su mirada tenía esa expresión de “voy a matarte” que a veces le salía junto con su tono de voz más serio, frío y letal. No, no tenía que asustarla, sino convencerla, aunque en esos momentos pensaba que ambas cosas podrían ir bastante cogidas de la mano. — ¿Te estás dando cuenta de que lo que estás diciendo no tiene ni pies ni cabeza y que si se lo cuentas a cualquier va a pensar que estás completamente loca?—le preguntó mirando entonces a la mujer cuando se detuvieron en el semáforo. — Por supuesto que soy más fuerte que cualquier otra persona, me machaco todos los días en el gimnasio además de los entrenamientos habituales. Tiene que ser así para intentar que esos locos no creen más el caos.

Control, eso era lo que siempre había tenido y lo que siempre seguiría teniendo. No iba a permitir que una periodista se lo echara todo al traste. El coche se puso de nuevo en marcha después de la mirada de la anciana que estaba claro que la moda impuesta por Elaine no la veía con buenos ojos. Jordan seguía jugueteando con los dedos en la puerta mientras miraba hacia el frente, donde no había mujeres en sujetador que estaban a punto de hacerle perder una pétrea paciencia que llevaba años perfeccionando.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Sáb Jun 11, 2011 8:07 pm
- ¿Crees que no he pensado que me tomarían por una desequilibrada?- pregunté, exasperada de tanta intriga- No he dicho que se lo contara a nadie sin tener pruebas sólidas. Te repito que sé lo que he visto, y que averiguaré de qué se trata.
Calma, calma. No me iba a dejar por loca un musculitos borde y con malas pulgas. No, señor. Y tampoco iba a colar lo del golpe en la cabeza. Era como si me hubiera leído el pensamiento el muy... Hinché el pecho y suspiré, pero un dolor punzante y muy molesto al soltar el aire me hizo dibujar una mueca y soltar un jadeo, casi encogiéndome sobre el volante. Antes sólo era una leve molestia al moverme, y pensaba que sólo sería un cardenal del tamaño de un puño. ¿Pero qué coño había sido eso? Traté de erguirme y el dolor se intensificó por diez.
Empecé a tener náuseas y dificultad para respirar. Sentía las manos débiles y de repente me invadía un sudor frío. No podía sonstener el volante, y mi campo de visión se reducía.
-Jordan...- exclamé con voz débil y suplicante.
Traté de erguirme de nuevo, y fue justo entonces cuando él cogió el volante y evitó que nos la pegáramos contra un camión. Me abracé el tórax con un brazo, me sobrevino una arcada y escupí un puñado de sangre cuando me llevé la mano libre a la boca.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jordan O. Stevenson el Sáb Jun 11, 2011 8:31 pm
El tono de ella y su cabezonería provocaron que el ceño del hombre se frunciera todavía más. Terminaría con problemas, unos problemas enormes. No por ellos, sino porque sabía que los magos no gustaban, precisamente, que alguien fuera metiéndose en asuntos que no les interesaban y mucho menos los Sol. Aquel grupo de magos haría cualquier cosa por borrarla del mapa, sin preocuparse de nada más que evitar que los ojos de alguien como ella pudieran fijarse en sus secretos. Buscaban salir a la luz, pero cuando ellos dijeran, como ellos dijeran, o quizá pudieran manipularla, hacer lo que fuera para conseguir que dijeran lo que ellos querían.

Vas a meter la nariz donde no debes y te la van a terminar arrancando.—dijo sin piedad mientras la miraba de reojo, su tono frío, estaba claro que no iba a entrar en razón por las buenas. — Esa gente no se anda con chiquitas, ya lo has visto ¿no? Están locos Elaine y no les va a detener nada, ni nadie.

La miró porque se había quedado excesivamente callada, además le había dicho su nombre, fue también cuando vio cómo un camión se les venía encima y con un gesto rápido movió el volante, mirándola terriblemente pálida. Cuando vio la sangre en su mano frunció el ceño mientras intentaba manipular el coche para llevarlo hacia el arcén.

Tenemos que parar el coche, Elaine, frena.

Si no lo hacía iba a tener que tirar de freno de mano, algo que podría provocar algún accidente grave. Mierda, debería haber pensado que con los golpes que la habían dado seguramente tendría algo roto. Por su cara, casi podría jurar que sería alguna costilla. No era algo grave, pero había sangre, lo que podría indicar que había tocado el pulmón aunque fuera de manera mínima. Tendría que llamar al equipo médico de los Equites para que hicieran algo con ella. Él no tenía los conocimientos suficientes, pero lo que sí sabía es que no podía conducir y tendría que estar lo más quieta posible.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Equites Aureis# Lider# Cazador

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elaine Northon el Sáb Jun 11, 2011 9:13 pm
Recogí la poca consciencia y las fuerzas que me quedaban y pisé el freno sin embragar, lo que hizo que el coche se calara. Jordan echó el freno de mano, por suerte, sin más disgustos y sin más accidentes que lamentar. Salió del coche y en un pestañeo había abierto mi puerta y me sacaba de dentro con una facilidad impresionante. Por supuesto iba algo grogui y sólo pude sentir mi cuerpo flotar de repente, pero me quedé con su olor, dejando a un lado el sudor y la sangre. Me metió en el lugar del copiloto y apoyé la espalda, de lado, porque no podía mantenerla recta por el dolor.
Hay que ver cómo habían dado la vuelta las tornas. Hacía un instante estaba consciente, segura de mis palabras, y físicamente sana. O eso creía. Entonces caí en la cuenta de lo frágil que era el ser humano. Un par de golpes y la podías palmar en un instante.
Cerré los ojos, aspirando el aire por la nariz, lentamente. ¿Me iba a morir? ¿Tan fácilmente? Siempre había dicho que quería morirme después de un orgasmo, para suspirar mi último aliento con una sonrisa en la cara. Eso era muy diferente, muy mucho. Los minutos pasaban, pero seguía respirando, aunque me dolía todo y sentía el sabor a sangre en la garganta, y frío, un frío húmedo por todo el cuerpo.
Jordan condujo el coche, no sé bien por dónde. Sólo qué que veía las luces de la ciudad pasar muy deprisa, que aceleró el coche más de lo permitido, y que seguramente se saltó un par de semáforos en rojo, por los cláxon que oí.
- ¿Dónde estamos?- pregunté algo ida, cuando detuvo el coche.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Humanos~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.