Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Don't you remember when I was a bird and you were a map? [Strauss & Viviane]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Jue Jul 28, 2011 9:41 pm
La última vez que pisé esta tienda resultó bastante confuso. Esperaba encontrar a la siempre apacible y tranquila Maeve, una de las pocas desconocidas capaces de sosegar mi siempre taciturna alma, pero en lugar de eso me topé con su nieta y la desagradable noticia de que había muerto. No puedo decir que llegara a sentirme triste, no suelo empatizar tanto con la gente, pero en cierto modo creo que llegó a molestarme... como si esperase que la anciana fuera a estar tras el mostrador cada vez que a mí se me antojara. Un pensamiento infantil impropio de mí que quizá haya sido mejor eliminar así, de raíz.
Por suerte su nieta resultó ser algo más agradable de lo habitual en estos tiempos que corren. Es evidente que también es hechicera y tiene una ideología un tanto extraña y propia similar a la de su abuela pero aún así las diferencias son palpables y aunque llegué a comentarle mis problemas de sueño no creo que vayamos mucho más allá. Nunca voy más allá, de hecho contarle eso ya se consideraría un lujo si a alguien le importara lo más mínimo lo que yo pienso o siento.

Empujo la puerta con lentitud, adentrándome en la oscuridad del pequeño local para quedarme parado justo delante de la puerta, analizando en una fracción de segundo los allí presentes antes de empezar a moverme entre las estanterías con escaso interés, dirigiéndome directamente al pequeño apartado dedicado a los libros. Curioseo alguno de ellos y emito algún que otro resoplido de desaprobación. No puedo evitarlo, en cuanto veo volúmenes insustanciales de este tipo me exaspero. Claro que también hay que tener en cuenta que fuera de mi librería todas las colecciones me parecen pobres o demasiado simples.

Tras unos instantes en los que merodeo por la tienda simplemente para tenerla bien controlada me dirijo hasta el mostrador dejando mi propio libro sobre él, acariciando su portada como si me doliera en el alma desprenderme de él hasta que me doy cuenta que tras unos segundos no viene nadie. Observo entonces la cortina que separa la tienda de la zona privada y aguardo unos segundos, planteándome la posibilidad de irrumpir sin permiso... aunque no sería mi estilo.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Jul 29, 2011 12:50 am
Viviane se encontraba terminando la lectura que estaba haciendo cuando escuchó las campanillas de la entrada. Por muy rápida que fuera pasarían unos minutos antes de que pudiera finalizar por lo que se concentró en lo que estaba haciendo: una jovencita que necesitaba saber si iba a aprobar o no los exámenes y si cierto caballero andante le iba a hacer caso. Ver aquellos problemas le venían bien, le hacían pensar que todo era mucho más fácil de lo que era en realidad. Fuera seguramente estarían sus dos amigas esperando ansiosas y el desconocido que hubiera entrado.

Ana, céntrate en los estudios y deja que el otro asunto siga su camino, ¿de acuerdo?

La muchacha asintió por un momento y salió unos instantes antes que Viviane dirigiéndose hacia sus amigas, saliendo de la tienda entre cuchicheos y risas. Seguramente fijándose en el joven vestido de oscuro que parecía sacado de alguna película sobre brujos, pero brujos malos, de esos que hacían pactos con el Diablo y sacrificios de sangre. Viviane terminó de recoger saliendo de la trastienda apenas unos segundos después y se fijó en el joven que se encontraba junto al mostrador. Había sido alguien al que su abuela había intentado ayudar y en cierta manera se trataba ahora de algo que ella estaba haciendo. Había algo en el muchacho que le decía que tenía mucho en su interior.

Señor Strauss.—dijo mientras se acercaba utilizando el apellido con educación puesto que en su anterior visita ninguno de los dos se habían dado el permiso para tutearse. — No esperaba verlo tan pronto por aquí, espero que todo esté bien.—se deslizó tras el mostrador y le miró entonces a los ojos. — ¿Cómo se encuentra?

Quizá fuera algo muy ceremonial, una forma muy rocambolesca de comenzar una conversación. Quizá estuviera fuera de lugar, a fin de cuentas estaban en el siglo XXI, pero la verdad es que había una serie de viejas costumbres que prefería no perder y menos cuando se trataba de otro hechicero, de otro brujo. Sabía por experiencia que era dificil desprenderse de los viejos modales, muy dificil.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Jul 30, 2011 12:58 am
Cuando las jovencitas empiezan a reír por lo bajo entre cuchicheos no puedo evitar seguirlas de reojo con la mirada, inquisitivamente, como si en realidad pretendiera prenderles fuego tan sólo con mi mente. Supongo que realmente podría hacer algo parecido si me lo propusiera de verdad pero no es el caso. Que su actitud me resulte molesta e irritante no es suficiente para matarlas y menos en un lugar tan poco discreto y frente a otro hechicero. No, seguro que si siguen por ese camino de estupidez encontrarán su propia muerte a manos del destino. ¿Para qué molestarme en interrumpir?

En cuanto la voz de la joven Viviane resuena en el pequeño establecimiento opto por centrar toda mi atención en ella, que no es poca -Buenas tardes...- inclino ligeramente la cabeza a modo de cordial y arcaico saludo ya que ella así mismo se comporta pero no me molesta si no todo lo contrario. Me alegra comprobar que todavía queda gente con la suficiente educación y modales, a pesar de que puedan ser un tanto exagerados para el siglo que nos concierne.

-Supongo que como siempre- me encojo de hombros sin darle mayor importancia que esa, la típica resignación de años enteros padeciendo la misma dolencia, si es que se la puede denominar como tal. Apoyo entonces las yemas de los dedos sobre la cubierta del libro sobre viajes astrales del siglo XVIII que he traído conmigo y tras unos segundos de relativa duda lo empujo hacia su lado del mostrador para terminar apartando mis propias manos, dejando claro que es para ella... aunque no voy a decirlo en voz alta si puedo evitarlo -Me recomendaste una combinación de hierbas que ha resultado... digamos, ineficaz- sí, por ahora no tengo intención de ser hiriente con ella pero la verdad es que ha sido un auténtico fracaso que tan sólo ha conseguido provocarme alguna que otra inestabilidad estomacal -Me temo que deberíamos arriesgarnos con algo más contundente- termino añadiendo sin saber demasiado bien de lo que hablo pero convencido de que mi caso no es como la mayoría.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Jul 30, 2011 1:16 am
Sus palabras hicieron que Viviane frunciera el ceño durante unos momentos. Había algo que le desconcertaba en el hombre que tenía delante, no sabía exactamente por qué, pero en si mismo resultaba escalofriante y estaba segura de que si fuera humana se hubiera apartado directamente de él porque emanaba una fuerza que indicaba claramente que era peligroso. Sin embargo, quería ayudarlo. Podía notar una oscuridad en él que estaba permanente, más allá de la ropa oscura que llevaba, de la tez pálida, de los ojos negros o de las ojeras. Su abuela había tomado aquel caso como algo personal, ya no estaba, pero Viviane estaba convencida de que si Maeve había decidido ayudarle sería por una buena razón. Muchas veces su abuela pecaba de ser demasiado intuitiva, veía más en las personas de lo que en un primer momento uno llegaba a ver. Estaba claro que el joven que estaba delante le había interesado de forma personal.

Observó el gesto que hizo él, con el libro, libro que miró con curiosidad aunque le parecía de mala educación centrarse en este cuando estaban en otra conversación. Aun así se movió una vez que él finalizó de hablar para agacharse, abriendo la caja de seguridad que había allí y tomando el libro sobre runas que le había dejado en la anterior visita. Cuando se incorporó lo dejó en el mostrador y le miró.

Deme un segundo, voy a cerrar.—era aun pronto, pero no quería que nadie entrar antes de tiempo rompiendo la atmósfera de confianza que se pudiera haber formado entre los dos. Salió detrás del mostrador dejando que la larga falda se moviera a cada uno de sus pasos, una falda donde el negro y el morado más oscuros hacían intrincados dibujos lo mismo que en la camiseta que llevaba. Se acercó a la puerta para girar el cartel a cerrado y trancó la puerta con la llave que dejó en la cerradura. James podría irse cuando quisiera pero de esa manera tenían privacidad. — ¿Quiere tomar un té conmigo o tiene prisa? He estado mirando en el diario de mi abuela, buscando algo que pudiera funcionar por si lo que le había dado no funcionaba.el ceño se intensificó al tiempo que se acercaba hasta donde se encontraba James pero esta vez no pasó detrás del mostrador si no que se quedó a un lado mirándole. — Es un más potente que la otra, pero esto es como todo: hay que intentar regular la dosis.

No quería darle directamente algunas de las combinaciones más potentes porque no sabía qué efectos podría tener. Sabía que era un trabajo lento, pesado y que seguramente James terminaría por pensar que estaba haciendo el tonto, pero sabía que así era como funcionaba en realidad. Esperó entonces su respuesta de pie a su lado.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Jul 30, 2011 5:24 pm
Cuando saca el anterior libro que le entregué de debajo del mostrador no puedo evitar arquear una ceja para observarla a ella y al libro alternativamente durante unos segundos. No entiendo porque lo tiene guardado bajo llave, a juzgar por el chasqueo metálico que he oído antes, pero mucho menos porque me lo muestra y lo deja ahí como si quisiera constatar que lo sigue conservando. No creo que realmente sea muy importante para ella aunque... Quizá se trate de algo simbólico, ya que iba dirigido a su abuela. No sé, no se me da bien adivinar y entender los sentimientos de otras personas, estoy demasiado acostumbrado a ignorarlos y a recibir el mismo trato.

Después observo como cierra la puerta dejando la llave a nuestro lado y esta vez arqueo ambas cejas. Muchas molestias se está tomando, demasiadas para tratarse de mí. Debe de ser el tipo de persona que se muestra atenta con todo el mundo, sea quién sea -Eeehh......- su invitación me coge tan por sorpresa como el resto de su actitud. Me resultaría más fácil si fuera como la mayoría, plagada de indiferencia o incluso desdén, con la amabilidad tiendo a sentirme un poco confuso -La verdad es que no tengo prisa- acabo admitiendo la simple y pura verdad ante la imposibilidad de mi cerebro de encontrar una excusa o motivo por el cuál evitar a la muchacha. Después me dispongo a dedicarle una sonrisa pero me doy cuenta de que sería un gesto absurdo por mi parte y la borro antes de que llegue a dibujarse del todo.

Asiento entonces a sus escuetas explicaciones componiendo una expresión atenta y algo más seria, la habitual en mí para ser sinceros -Supongo que no pierdo nada por intentarlo- con eso quiero dejar claro que no tengo mucha fe ni esperanzas en que vaya a funcionar de verdad pero si me sirve para conciliar el sueño aunque sea un par de horas seguidas me daría por satisfecho -¿En qué consiste la nueva mezcla...?- añado entonces por simple cortesía ya que aunque empiece a decirme nombres de plantas la verdad es que no las identificaría lo cuál me lleva a pensar: ¿de verdad debería fiarme de ella? Su abuela me demostró que sí y por eso le he otorgado el beneficio de la duda a su nieta pero tomarme lo que ella me indique sin más es arriesgado. Quizá demasiado.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Jul 30, 2011 6:32 pm
Asintió con suavidad, controlándose de tocarle el brazo como solía hacer cuando se sentía en confianza. Era un gesto que hacía sin darse cuenta pero algo le decía que el hombre que tenía a su lado lo le aceptarían bien. Se movió entonces hacia donde estaba la cortina que separaba la tienda en sí de la trastienda, alzándola poniéndose hacia un lado para que pudiera pasar al otro lado. No era más que una habitación iluminada puesto que había abierto las cortinas, con un par de puertas a uno de los lados y otra al fondo que daba al callejón que había tras la tienda. Una pequeña cocina donde había lo indispensable para poder calentar agua, un armario y una pequeña nevera. Lo que centraba la mirada era la mesa central, redonda. Era el lugar donde había cierta sensación de comodidad puesto que esa era la sensación que tanto Viviane como su abuela habían querido dar.

Siéntese mientras pongo a calentar el agua.

Sí, había escuchado las palabras que le había dirigido sobre qué componentes tendría la infusión. Estaba claro que no parecía demasiado convencido de que aquello fuera a funcionar y tampoco le culpaba. A fin de cuentas eran plantas y aunque tuvieran sus propiedades, la verdad era que en cada persona reaccionaban de una forma diferente. No sabía bien qué le sucedía salvo que tenía un enorme insomnio. No era de esos que iban y venían, sino que por lo que parecía llevaba tiempo atacándolo. No era extraño que tuviera aquellas ojeras y que pareciera estar enfadado con todo el mundo. Lo extraño es que se pudiera mover con la soltura que lo hacía. Con esos pensamientos dejó el agua calentando en una tetera, mientras ponía en una pequeña jarra la mezcla de plantas y se acercaba dejando encima de la mesa una taza aun vacía delante de él, otra delante suyo, los cubiertos y el azucarero.

Es una mezcla de valeriana, melisa y espliego, son plantas relajantes que deberían funcionar. La melisa además es ligeramente narcótica, casi sedante, pero podrá despertarse si siente algún peligro.—le miró mientras se sentaba ligeramente de medio lado en la silla para acercarse al fuego en cuanto notara que el agua empezaba a hervir. — Le prepararé la mezcla, tiene que tomar una infusión unos diez minutos antes de acostarse. La dosis es una cucharilla, debería valer con eso. Si no es así, súbalo a dos, pero no más.

Aunque no era peligrosa, era cierto que si añadía demasiado podría dejarlo K.O. y lo que quería era que durmiera, no que terminara medio sedado. Las tres plantas eran tranquilizantes, ayudaban a clamar los nervios, a relajar el cuerpo y con el toque de la melisa esperaba que a conseguir desconectar un poco el cerebro para poder dormir, porque estaba claro que James Strauss necesitaba hacerlo por más de un par de horas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Jul 30, 2011 10:12 pm
Me dejo guiar por Viviane procurando pasar lo más alejado posible de ella al cruzar la sencilla cortina y al adentrarme en la trastienda observo con evidente curiosidad la pequeña sala en la que nos encontramos. Creo que la mayoría lo definirían como misterioso y acogedor pero para mí la segunda terminología resulta demasiado extraña y ajena así que no sé muy bien como sentirme al respecto y procuro limitarme a mostrarme indiferente, una de mis especialidades.
Tomo asiento en cuanto me lo indica de manera mansa y obediente, reacción que sería muy distinta si su actitud fuera otra pero con este trato no me importa acceder levemente a las instrucciones de otro. Hasta cierto punto, como en todo.

Me sorprende comprobar que conozco alguna de las plantas que menciona, supongo que son realmente muy habituales, pero desconocía que la melisa pudiera ser tan potente. Bueno, dependiendo de la proporción claro está -Narcótica... eso suena bien para mí- admito dibujando una leve sonrisa ante la idea de que esa mezcla pueda funcionar si me tomo la libertad de aumentar suficientemente la cantidad que acaba de indicarme. Miro entonces hacia la tetera que ha dejado en el fuego y después sus piernas cubiertas por esa larga y bonita falda. Me gusta bastante más ese tipo de vestimenta que el habitual de hoy en día, a veces tengo la sensación de vivir en un campeonato de Miss camiseta mojada, me entran náuseas.

Asiento a sus indicaciones, poco convencido de seguirlas al pie de la letra aunque será mi primera opción, y entonces empiezo a frotarme los ojos distraída y soñolientamente, como si fuera un gesto de lo más habitual. Para mí está claro que lo es -Si funciona de verdad no tendré libros suficientes para pagarle- acabo diciendo con una actitud algo más distendida que la de ella aunque manteniendo ese tono de cordialidad que ya parece identificarnos.

-No era necesario que se tomara la molestia de cerrar...- comento entonces mientras dejo las manos sobre mis propias rodillas y muevo ligeramente los dedos en ellas, un tanto inquieto. Supongo que lo adecuado sería darle las gracias, casi me siento tentado... pero al final nada, no sabría ni por donde empezar.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Jul 30, 2011 11:04 pm
Viviane podía entender por qué su abuela se había tomado el caso de James Strauss como algo personal. El cansancio que demostraba no podía ser bueno y en cierta manera eso hacía que el carácter de las Harker apareciera con fuerza. Si Viviane no soportaba que otra persona sufriera, su abuela había sido muchísimo peor. Sanadora desde siempre, le había interesado las artes curativas y había tenido mucho tiempo para perfeccionarlas. Desgraciadamente habían tenido que marcharse de su tierra. No por un ataque de humanos, sino por un ataque de otra familia mágica. Frunció el ceño por un momento pensativa, mientras que le miraba, observando cada uno de sus gestos. Necesitaba dormir, seguramente necesitaría una auténtica cura de sueño de por lo menos una semana sin pensar en nada más que en poder descansar. Jamás había visto a una persona en tal aspecto.

Si funciona, me conformaré con que siga visitando la tienda para decirme que todo va bien.—le contestó con suavidad mientras le miraba, aunque pronto rectificó puesto que entendía que los libros que llevaba era su forma de agradecerlo. Era una manera como otra cualquiera de dar las gracias. Viviane le miró desde otro prisma en ese momento. No iba a acariciarlo como si se tratara de un cachorrito, ni siquiera se iba a meter en su vida puesto que estaba claro que el chico no necesitaba que lo salvaran. Le gustaba vivir de la forma en que lo hacía. — Le agradezco los libros, son realmente instructivos. El de runas toca temas que no había visto en ninguno otro, aunque es cierto que quien más conocimientos sobre ellas tenía era mi abuela.—comentó con gesto pensativo, unos instantes, antes de incorporarse al escuchar el pitido de la tetera. — Me temo que mi forma de magia es más naturalista por decirlo de alguna manera y aunque conozco por encima algunos temas, me pierdo bastante en cuanto a magia ceremonial.

El hermetismo, la Golden Dawn, el khemetismo incluso, resultaban términos que conocía, que sabía en cierta manera lo que eran, pero que nunca habían estado entre sus prioridades. Su forma de vivir estaba más vinculada a un paganismo que se encontraba en su interior producto de las enseñanzas maternas y de su abuela. Acercándose hacia la tetera la tomo con cuidado de no quemarse para pasar el agua a la jarra donde había dejado la infusión.

Cerré la puerta porque tengo de vez en cuando visitas indeseables y no me apetece que interrumpan nuestra conversación.—dijo concentrándose en lo que estaba haciendo. — Me gusta tratar a la gente que viene como se merece.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Dom Jul 31, 2011 2:47 am
¿Eso es todo?, ¿de verdad...? Me pregunto interiormente mientras me muevo un poco en mi propia silla, inquieto. Me resulta difícil creer que no me pida nada a cambio de todas estas molestias, la verdad es que no la creo del todo. Puede que ahora mismo no reclame nada sencillamente porque no lo necesita pero no me extrañaría que dentro de diez años apareciese de la nada para reclamarme el favor. Aunque todo eso sólo son conjeturas ya que tampoco estoy convencido de que la nueva infusión vaya a funcionar. Me temo que soy un escéptico sin remedio.
-Bueno... quizá dentro de un par de siglos le apetezca ampliar sus conocimientos y entonces el libro seguirá esperándola en el mismo sitio. Seguro que a la larga le resulta útil- me encojo levemente de hombros y en cuanto se levanta y se gira dándome la espalda para encargarse de la tetera arrugo la nariz rascándomela distraídamente.

Me siento mortalmente fuera de lugar. He querido ser educado porque Viviane realmente es agradable y no es una actitud que abunde, mucho menos entorno a mi persona, pero la verdad es que ahora no estoy seguro de cuánto tiempo debería quedarme o hasta qué punto debería seguir hablando. No se me dan bien estas cosas que para la mayoría resultan cotidianas y habituales -¿De veras? Y yo que creía ser uno de esos indeseables...- no puedo evitar comentar en voz alta con una sonrisa burlona que enseguida desaparece de mi cara para prestar atención al movimiento que lleva a cabo para verter el agua en el jarrón. Soy así de metódico y observador, me gusta conocer a las personas más allá de sus simples palabras y los gestos de Viviane son tan suaves y tranquilos que en cierto modo me sosiegan.

Después inevitablemente sus últimas palabras se repiten en mi mente varias veces. "Como se merecen". Si me conociera un poco sabría que no merezco nada de esto pero no soy tan idiota como para admitirlo en voz alta así que me limito a desviar la mirada hacia el mantel que cubre la mesa con el ceño un tanto fruncido -Su abuela era una mujer encantadora, ¿sabe? Encantadora de verdad, sin necesidad de fingir o falsear expresiones. Ya no quedan muchas como ella, fue una lástima perderla- no estoy seguro de porque acabo de comentar eso ya que estoy convencido de que mi opinión al respecto no le importa pero a la vez es la única a la que podía decírselo así que... lo hecho, hecho está. Enseguida cojo mi taza y la acerco al jarrón para ser servido. No me gustaría pasar más tiempo del adecuado aquí dentro... si supiera cuánto tiempo es eso, demonios.

Spoiler:

*Quería insertarla en el propio mensaje para que quedase algo mejor pero el foro no me deja Sad
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Jul 31, 2011 11:27 am
Viviane miró a James asintiendo con suavidad a sus palabras. No le extrañaría que al final su innata curiosidad le llevara a intentar ampliar sus conocimientos y siempre era bueno saber que había una persona allí que podría proporcionárselos. Suponía que su actitud podría resultar extraña para alguien que no la conociera, pero Viviane no hacía las cosas buscando algo a cambio, sino que hacía las cosas porque de esa manera se sentía bien. Era cierto que en algunas ocasiones pecaba de lo primero, puesto que era humana y en el ser humano por regla general existía la sensación de que cuando uno hacía algo por alguien lo normal era que la otra persona le retribuyera de alguna manera. Se trataba de un valor que se extendía a todas las culturas y muchas veces podían ser insultados si no se aceptaba. Por esa razón había procurado ser lo más sencilla posible en su argumentación, agradeciéndoselo con su palabra e intentando que no se sintiera mal por ello. ¿Pecaba de ingenua? Quizá lo hiciera, pero se sentía mucho más cómoda comportándose de esa manera.

Sé dónde encontrarle si le necesito, gracias.comentó para girarse de nuevo atenta a lo que estaba haciendo. Sus palabras hicieron que una ligera risa burbujeara en su interior saliendo divertida y extendiéndose en el lugar como si se trataran de campanillas agitadas por el viento. Le miró por un momento observando su rostro serio, aunque el tono hubiera sido burlón, y no pudo evitar una ligera mueca. Le hubiera gustado ver una sonrisa, tenía la sensación de que no lo hacía demasiado a menudo. — No, señor Strauss, no es uno de los indeseables. Los indeseables son ciertos “caballeros” que vienen a ver si soy lo suficientemente estúpida como para hacer magia delante de ellos.

No era muy habitual ver enfadad a Viviane, pero en sus palabras y en el tono que había empleado se podía notar con total claridad lo disgustada que estaba con aquello. Se paseaban por allí como si les perteneciera, lo mismo que habían hecho con anterioridad cuando estaban su abuela y su hermana. Al escuchar las palabras de James no pudo evitar que una especie de congoja se le instalara en el interior. No era la primera vez que le ocurría, a fin de cuentas habían sido muchos años juntas, pero el escuchar aquellas palabras de un desconocido hizo que se girara para dejar la jarra en su sitio una vez que hubo servido a ambos y que se entretuviera unos instantes de espaldas intentando serenarse lo suficiente para hablar con normalidad e intentar que su voz no se quebrara. No le gustaba mostrarse débil delante de los demás.

Se la echará mucho de menos.—dijo con suavidad, tomando aire para girarse acercándose de nuevo a la mesa y sentándose en ella echándose un par de cucharadas de azúcar. — Siempre decía que si podía ayudar de verdad a una persona, se iría tranquila. No pude siquiera despedirme de ella—frunció el ceño apretando la taza entre sus dedos con el gesto pensativo. Y Morgaine, mi hermana, también ha desaparecido. No es un buen momento para nadie.

Off. A veces esto se vuelve loco ¿qué te decía? :S
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Dom Jul 31, 2011 5:36 pm
Me quedo observándola de manera inquisitiva más rato del debido en cuanto matiza lo que quería decir con "caballeros indeseables". Parece ser que se refiere a los Equites, ni más ni menos, así que al menos compartimos aversión entorno a ellos... pero eso sigue sin dejarme muy claro de parte de quién está. Aún así cada vez estoy más seguro de que alguien como ella sería incapaz de concebir la venganza y el rencor como método de vida y supervivencia así que por eliminación... Prefiero no pensar en ello. Prefiero no tener que verla como un enemigo a abatir porque sinceramente no me apetece en absoluto.

Después decido centrarme en la taza que me tiende y a la cuál no pongo azúcar. Remuevo su contenido con la cuchara simplemente para enfriarlo un poco y bebo un primer y corto sorbo con precaución, entrecerrando parcialmente los ojos en cuanto decide hablar de su abuela. Podría apostar a que se fue muy tranquila si su único objetivo era ayudar a los demás.
-¿Ha desaparecido?, ¿justo después de la muerte de su abuela...?- pregunto haciendo hincapié en la coincidencia que más bien me resulta sospechosa y premeditada. Me extrañaría que ella misma no se haya dado cuenta a no ser que el dolor por ambas pérdidas la cegara, lo cuál supongo que es posible.

-¿Cuándo fue la última vez que la vió?- no me considero un gran investigador pero si puedo proporcionar un granito de arena en dicha desaparición puede que esté dispuesto a darlo. Sólo por ser ella, por devolverle su generosidad.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Jul 31, 2011 8:22 pm
No estaba demasiado segura de por qué le había contado aquello, salvo quizá porque necesitaba comunicarse con alguien que entendiera de qué estaba hablando. El vivir ocultos entre los humanos, sin más tratos muchas veces que unos saludos alejados con otros practicantes del Arte, hacía que tuvieran una existencia bastante solitaria. En parte era culpa suya desde el momento en el que había decidido que convivir con tres adolescentes no era algo que pudiera soportar por más tiempo. Se estiró brevemente, rodeando la taza con las manos en un gesto pensativo. Echaba de menos a su familia, la compañía que se hacían mutuamente, el saber que había personas que estaban allí para ella fuera cual fuera el problema que se presentaba delante. En ese momento se encontraba sola, razón por la que había decidido hablar.

¿Un gesto egoísta? Viviane era humana. Lo único que esperaba era que James no estuviera incómodo y que en el momento en el que quisiera marcharse lo hiciera. Salvo con Ruth no hablaba prácticamente con nadie fuera de la tienda. Poco a poco había ido cerrando su grupo de amistades en cierta manera por temor a lo que había sucedido en un parque. Eso, junto con las preguntas de James, provocaron un escalofrío que se deslizó espalda abajo. Alzó entonces la mirada sin tocar todavía la infusión, buscando las palabras exactas.

No llegué a verla cuando volví, así que hace unos dos años.—comentó mientras le miraba. —Dejó una nota diciendo que tenía que solucionar unos problemas, pero desde entonces solo hay silencio. Es como si la tierra se la hubiera tragado.—el ceño se frunció un momento al tiempo que tomaba la taza para dar un sorbo de la misma mirándole. —Quiero pensar que cuando esté preparada hablará conmigo, pero en ocasiones tengo la sensación de que se ha ido a reunir con mi abuela.

¿Dónde demonios se metía Morgaine? Sabía perfectamente que su hermana se podía llegar a defender si lo necesitaba, es más… era mucho más capaz que ella misma. Tenía un dominio de su Don prácticamente perfecto y, aunque pacífica como toda la familia, podía utilizarlo sin mayor problema si se sentía amenazada. En eso ambas hermanas diferían, Viviane rara vez utilizaba su Don salvo cuando realmente estaba en el límite. Y así le iban las cosas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Dom Jul 31, 2011 9:27 pm
Noto como se pone tensa aunque se contiene y lo disimula bastante bien. Aún así su mirada y sus gestos han cambiado respecto a hace un momento y lo que confirma mis sospechas es su taza de té intacta delante suyo. Le presto atención cada vez más serio y concentrado, empezando a sospechar y teorizar al respecto de manera inevitable y probablemente equivocada teniendo en cuenta los pocos datos de los que dispongo.
-Es bastante extraño que dejará una simple nota teniendo en cuenta que son hermanas, ¿no? Aunque quizá no mantenían una relación muy estrecha...- me llevo una mano a la barbilla y me quedo un tanto taciturno durante unos segundos. No puedo evitar pensar en los Equites, puede que ellos dieran con su hermana, aunque tampoco sería descabellado pensar que mi propia gente decidiera sacarla del medio. En ése sentido podría intentar buscar algo de información al respecto pero lo realmente difícil es conseguir ser sutil en el proceso.

-¿Ha intentado dar con ella alguna vez durante estos dos años?- pregunto entonces centrando nuevamente mi atención en su mirada aunque después chasqueo la lengua percatándome de que estoy yendo más allá de lo que debería -Disculpe, no es necesario que responda si no quiere- resulta un caso interesante y misterioso, por eso no puedo evitar preguntar acerca de ello, pero lo cierto es que no tenemos ningún tipo de confianza como para hablar de una forma tan abierta de algo que la implica tanto personal y emocionalmente. Aunque en cierto modo es como si estuviera deseando decírselo a alguien...
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Jul 31, 2011 10:18 pm
Sin darse cuenta James había dado con el punto más hiriente de todo aquello. Viviane se movió por un momento incómoda, cosa que normalmente no sucedía, pero sabía que en cierta manera tenía razón. En su interior se recriminaba por todos aquellos años viajando lejos de su familia, lejos de su hermana, de su abuela, sin darse cuenta de que el tiempo pasaba y que no siempre estarían allí. Había sido una viajera incansable, una persona que no paraba mucho en ningún lugar. Su sed de conocimiento la había hecho moverse por casi todo el globo y no había estado cuando su familia la necesitaba. Miró el líquido de la taza antes de dar un sorbo, como si el sabor del té pudiera de alguna manera deshacer el nudo que se había formado en su garganta. Negó, no era el momento ni el lugar oportunos para todo aquello.

La forma de ser de James casi le hacía sentirse delante de un interrogador, no de la forma mala sin embargo. La educación en sus frases hacía que aunque pudiera dar directamente en un punto sensible fuera como si se encontrara delante de un profesional. Desvió la mirada intentando aclarar su mente de la misma forma que buscaba aclarar qué decirle. Quizá fuera el momento, la situación, el día, el estrés que llevaba desde su encuentro con aquel ser que la había desestabilizado por completo. La compañía del silencioso hombre que tenía delante era lo mejor que le había sucedido en todo el día. Se frotó el rostro, limpio de maquillaje, por un momento y le miró dispuesta a contestar sus preguntas.

No se disculpe, en cierta forma me viene bien hablar con alguien. No es un tema que pueda tratar con todo el mundo.—contestó mientras esbozaba una sonrisa que buscara que fuera tranquilizadora, aunque no sabía hasta qué punto a él le importaba lo que ella opinara. Dejó la taza delante de ella en la mesa, apoyando las manos en el regazo donde sin darse cuenta sujetaron con firmeza la tela de la falda larga. — No solía tener mucho trato con ellas, salvo alguna llamada por teléfono o, en los últimos tiempos, algún email. No vivía aquí, me he pasado gran parte de mi vida viajando.—aunque no debería tener que dar explicaciones a nadie, en cierta forma se encontró haciéndolo y tampoco le molestó. — Hace unas semanas me encontré con un Equite que insinuó que había acabado con ella, pero… no sé si es verdad o solo buscaba aterrorizarme.

Había salido de aquel encuentro con más temor de lo que hubiera deseado. Esperaba encontrarse con aquel hombre en cualquier momento, como si fuera una sombra que la amenazara en cuanto ponía un pie fuera de la tienda aunque podía imaginarse que llegado el caso no le importaría nada entrar allí para acabar con su trabajo.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Lun Ago 01, 2011 1:54 am
La incomodidad que empieza a embargar a Viviane resulta patente y eso me hace sentir bastante incómodo. Me temo que nunca se me ha dado bien relacionarme con la gente, básicamente por la falta de práctica e interés, y evidentemente esta vez no es una excepción aunque sí hay una diferencia: no es lo que yo pretendía. Sé que me he propasado más de la cuenta con preguntas que debería haber dejado anidadas en el fondo de mi propia mente pero me pareció intuir que en el fondo deseaba hablar de ello. Ahora creo que me he equivocado y he empezado a remover una tierra que no tenía derecho a tocar. Espero que al menos me sirva de lección.
Arrugo el ceño mientras mis pálidas manos se cierran entorno a mi taza pero me doy cuenta de que al hacerlo mi habitual temblor es más patente así que termino apartándolas con disimulo, dejándolas sobre la mesa parcialmente cerradas.

Me sorprenda que diga que no puede hablar con todo el mundo sobre esto cuando lo está haciendo conmigo un desconocido casi por completo. Puede que sencillamente se deje llevar por la intuición de su abuela, que ay me atendió antes que ella, pero resulta que sencillamente era encantadora y amable con todo el mundo, yo no puedo ser el tipo de persona que comprende a otra.
-Pues me temo que tendrá que buscar a ese cazador si de verdad quiere hallar alguna respuesta a lo sucedido- sé que no es fácil de asimilar, los Equites son peligrosos incluso para nosotros, pero por lo que he oído decir la unión que se genera entre hermanos suele ser más fuerte que ese temor, ¿no? Qué sé yo, sólo lo que he leído y escuchado por ahí.

Después transcurren unos pocos segundos en silencio, mientras ella calibra lo que acabo de sugerir, y decido carraspear suavemente para empezar a levantarme de la silla -Creo que ya le he robado suficiente tiempo...- sonrío débilmente a modo de agradecimiento y aguardo un instante por si quisiera acompañarme o indicarme algo más antes de marcharme. Debo de parecer todo un grosero, lo sé, ¿pero qué pinto yo aquí?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Ago 01, 2011 2:34 am
Mierda, le había hecho sentir incómodo. Estaba tan metida en si misma que no se había dado cuenta. Había pasado unas líneas invisibles como si fuera lo más normal del mundo y estaba claro que James no estaba acostumbrado a aquello. Se frotó el rostro por un momento, desde luego que se estaba luciendo. No, no estaba nada bien desde el encuentro con aquel Fae en el bosque, el nerviosísimo que tenía desde entonces había hecho que no se diera cuenta o no viera la incomodidad del hombre que tenía delante suyo. Se movió por un momento, dio un nuevo sorbo de la taza de té y le miró antes de que se comenzara a mover.

No sé hasta qué punto sería buena idea acercarme a él considerando que parecía un psicópata.—se quedó pensativa los segundos que él se mantuvo en silencio justo antes de moverse, al tiempo que ella se incorporaba como un acto reflejo. — Supongo que tendré que volver a avisar a algunos hechiceros que conozco a ver si la han visto.—miró entonces hacia James directamente, hablando con más claridad cuando volvió a abrir la boca. — Lo lamento, me temo que este tema me tiene un tanto tocada y que he monopolizado toda la conversación.

Frunció el ceño unos instantes, mordisqueándose el labio inferior. Entendía que él quisiera irse, tampoco es que estuviera siendo la conversación más gratificante del mundo y menos para él. En su mente intentaba sacar un tema de conversación que le interesara, pero la verdad es que no le conocía lo suficiente como para lanzarse a ello. Era un enigma, lo único que sabía es que tenía insomnio, que no podía dormir, que siempre parecía cansado. Y que estaba claro que le gustaba su trabajo. Los libros. Era un universo que conocía.

[b]¿Cómo le va en su librería?
—preguntó entonces, aunque estando de pie el podía tomarlo como que si quería podía marcharse. Si tomaba la decisión, algo lógico por otra parte, ella le acompañaría hasta la puerta.

Tocó por un momento la taza que se encontraba a mitad. Fue un toque superficial con la uña en un gesto cansado en cierta manera, pero pensativo. Ojalá pudiera ser todo tan fácil como mirar lo que iba a suceder en los posos. Desgraciadamente ella no tenía ese Don —o maldición, como bien decía Ruth— y solo podía ir dando palos de ciego como hacía el resto de la humanidad.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Lun Ago 01, 2011 8:00 pm
Es evidente que acercarse a un Equites nunca es seguro, supone todo un riesgo incluso para el más entrenado de nosotros, el problema real radica en el hecho de que no parece tener muchas más opciones si quiere una respuesta al acertijo que no sean simples castillos en el aire como lo que podrá decirle cualquier otro. Supongo que de todas formas no es asunto mío, no puedo culparla por ser sensata y sentir miedo aunque si es cierto que dispone de esos amigos debería utilizarlos a su favor en este caso.
-No se preocupe, es comprensible. Ha sido un rato agradable de todos modos- admito con toda la amabilidad de la que dispongo ya que me temo que no es mucha.Repito entonces mentalmente el nombre de las tres plantas que me dijo quedándome pensativo durante ese instante hasta que vuelve a hablar y me quedo mirándola con ambas cejas arqueadas mientras ambos permanecemos de pie en medio de la nada.

-Suficientemente bien como para sobrevivir aunque poca cosa más. Los que más acuden son los que entienden de verdad el material del que dispongo. Los clientes fijos, ya me entiende- me encojo suavemente de hombros y entonces observo de reojo como toquetea la taza distraídamente. Si no fuera porque no la conozco me atrevería a pensar que está nerviosa o algo similar pero dado que eso no tendría demasiada lógica descarto la idea. Me temo que no soy capaz de ponerme en su papel para entenderla, tendré que conformarme con no haber sido un incordio.

-En fin, aah....- empiezo a decir un tanto titubeante para terminar mirando la cortinilla de reojo -Será mejor que me marche. Volveré para decirle como ha ido el nuevo tratamiento. Si consigo algo de información sobre su hermana se lo haré saber- empiezo a caminar y enseguida me sigue para acompañarme a pesar de que ambos sabemos que no es necesario. Simple cordialidad y educación, algo que aprecio y a la vez nos distancia. Supongo que es mejor así -¿Cómo dijo que se llamaba...?- pregunto entonces en referencia a su propia hermana mientras cruzamos la cortina hasta la pequeña tienda en cuestión.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Ago 01, 2011 10:25 pm
Sonrió mirando a James cuando dijo que había sido un rato agradable. Lo había sido para ella. Siempre era un placer hablar con alguien con el que no tenía que andar con rodeos, que sabía directamente lo que eran porque él lo compartía. Centró su atención en él porque resultaría de mala educación permitir que los pensamientos se comenzaran a concentrar donde no debían. En ese momento en su hermana. Frunció el ceño brevemente mientras se movía con suavidad a su lado dirigiéndose hacia las cortinillas y deteniéndose por un momento al llegar a estas sin descorrerlas todavía.

Sí, le entiendo. Es difícil encontrar personas así y lo bueno es que trabaja en lo que le gusta, eso no es algo que pueda decir todo el mundo.

Le miró por un momento, pensativa antes de moverse para traspasar la cortina. Sus palabras la sorprendieron por un momento y le miró. No quería que se preocupara, no había sido su intención. Necesitaba hablar y se había desahogado con él. En ese momento se preguntó hasta qué punto había hecho bien en hacerlo. No quería cargarle con algo que era suyo y de nadie más. Respiró hondo durante unos instantes, pensativa mientras se le quedaba mirando a los ojos. Una sonrisa comenzó a curvar sus labios con lentitud y tuvo que contenerse para no moverse y tocar su brazo como hacía de forma habitual con la gente que le caía bien. Sabía que había personas que no gustaban del contacto físico, que les resultaba extraño.

Morgaine, se llama Morgaine.—contestó con suavidad mientras le miraba con una ligera sonrisa en los labios. Era su forma de agradecerle lo que había dicho. Quizá no encontraba nada, quizá ni siquiera lo buscaría, pero… bueno, las palabras eran importantes. Al menos en ese momento había sido como un bálsamo sobre unas heridas demasiado recientes. Entonces se acordó de algo: no le había dado la muestra que tenía que tomar. —Deme un segundo, se me ha olvidado por completo el darle la infusión. Tardo unos minutos, puede caminar por la tienda, mirar si hay algo que le interesa… lo que quiera.

Por los Dioses, sí que estaba con la cabeza en otro sitio. Haciendo una mueca de disculpa se volvió a meter en la trastienda para dirigirse hacia el armario donde su abuela tenía algunos de los preparados. Tomó varios de los tarros además de uno vacío y volvió hacia la cocina para disponerse a preparar al menos lo suficiente para una o dos semanas. Si era una cucharada podría durarle bastante. Respiró hondo mientras comenzaba a trabajar con rapidez, concentrándose en lo que estaba haciendo. Desde luego que tenía la cabeza perdida en su propio mundo.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 02, 2011 1:39 am
Cuando esboza esa sonrisa agradecida parpadeo un par de veces más seguidas delo normal, algo aturdido, aunque poco después empiezo a imitar su gesto de manera inconsciente hasta que me percato de ello y me freno en seco, desviando la mirada hacia no sé dónde, un poco inquieto. No me gusta sentir que no tengo pleno control de mis propias reacciones, no es habitual en mí y me desconcierta. Resulta más sencillo cuando la otra persona es desagradable y sólo me inspira total indiferencia.
Después asiento, memorizando el nombre con facilidad ya que además se asemeja mucho al de la afamada Morgana, hasta que cae en la cuenta de que no me ha facilitado los ingredientes para la infusión. Pensé que simplemente debía adquirirlos en otro lugar pero al parecer es un tanto despistada.

-No... no se moleste....- digo por lo bajo inútilmente ya que ella ya ha desaparecido nuevamente tras la cortinilla y yo me quedo dónde estoy un poco aturdido, revolviéndome el pelo mientras tuerzo la boca y miro alrededor bastante indeciso. Tras unos segundos aprovecho la soledad para suspirar hondamente, como si pretendiera desprenderme de algún tipo de carga, y finalmente la sigo nuevamente hasta la trastienda, observando como se mueve por la cocina desde la distancia.

Me encantaría poder quedarme simplemente así, mirándola en silencio sin necesitar nada más, pero mucho me temo que eso sería considerado demasiado raro y mirón por mi parte así que supongo que no es lo correcto y por eso termino carraspeando suavemente -¿Cuánto le debo por eso....?- termino preguntando cuando parece que ya ha terminado y se dispone a volver. Sinceramente espero que no pregunte cuanto rato llevo aquí porque entonces tendría que mentirle y decirle que "acabo de llegar".
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Ago 02, 2011 10:24 am
Debería haberla tenido preparada, pero la verdad es que tenía esperanza en que la anterior que le había dicho le funcionara. Había sido un despiste y una cierta desconsideración por su parte. Ahora le tenía esperando mientras que estaba claro que él quería marcharse de la tienda. No le culpaba en absoluto, no había sido la mejor de las conversaciones pero no sabía hasta qué punto ambos tenían algo en común. Se mordisqueó el labio inferior en un gesto pensativo mientras que iba agregando las cantidades al botecito vacío. Había aprendido de su abuela todo aquello desde que era muy pequeña. Era algo que le agradecía y que le gustaba. Trabajar con plantas, con la Naturaleza, la dejaba pensar mientras las mimaba. Era uno de sus pequeños hobbies y en el jardín trasero de la casa familiar seguía cuidando el jardín y la huerta de su abuela, tal y como ella hubiera querido.

Apenas unos minutos más tarde tenía todo hecho. Cerró el bote con cuidado asegurándose de que no se abriera y rebuscó hasta encontrar una pequeña bolsa para meterlo en su interior. Era biodegradable, como no podía ser de otra manera en un lugar como aquel. Se giró entonces y por un momento se detuvo al verlo en la entrada. No se había dado cuenta de que estaba allí. Había hecho falta el carraspeo y su voz para darse cuenta de su presencia. Estaba, definitivamente, más despistada de lo habitual. Por regla general se encontraba atenta a cada cambio que se pudiera percibir en el ambiente, pero en apenas unos días un Fae la había cogido por la espalda y ahora un hechicero en su propia tienda. Sin embargo no se enfadó, rara vez lo hacía, sino que le sonrió por un momento mientras se acercaba hasta donde se encontraba tendiéndole la bolsita.

Si esto funciona, me daré por pagada. Si no… otro día le toca a usted invitarme a una taza de té para poder hablar con comodidad.—no era un coqueteo, ni mucho menos, era algo dicho de igual a igual con la intención de poder entenderle, comprenderle mejor. Quizá si le entendía podría llegar a saber los orígenes de ese insomnio y si lo hacía así, poder ayudarle como debía. —Creo que esto es todo entonces. ¿Vamos?

Ahora sí que no había más escusas para retenerlo en el lugar por lo que esperando a ver si asentía, Viviane se acercó hacia la cortinilla para volver a la tienda y dirigirse una vez allí hacia la puerta cerrada.


avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 02, 2011 4:15 pm
Por suerte para mí no parece muy molesta por mi presencia, sólo un poco sorprendida. No hace ninguna pregunta o interrogatorio al respecto y entonces consigo relajar parcialmente mi cuerpo mientras observo la bolsa que me tiende con curiosidad. Estiro la mano para recogerla y al rozar sus dedos siento un pequeño escalofrío que cesa enseguida dado que el contacto no se prolonga más que un par de segundos. Creo que no podría recordar la última vez que toqué a una persona y no fuera con fines violentos, supongo que por eso ha resultado tan.... ¿intenso? Qué sé yo, ni siquiera me ha dado tiempo a calibrarlo.
Es entonces cuando menciona la "forma de pago", si es que realmente se la puede denominar así, y me quedo dubitativo un instante antes de que consiga arrancarme una sonora carcajada. Puede que no haya sido el comentario más gracioso del mundo o puede que mi reacción haya resultado exagerada pero por como consigue relajarme al instante siguiente no me arrepiento de ello.

Spoiler:

Super gif XD

-Supongo que entonces tenemos un trato...- respondo finalmente ladeando una sonrisa un poco traviesa que finalmente sereno, asintiendo a su último comentario para seguirla nuevamente hasta su humilde y querida tienda, dejándola caminar un paso por delante de mí hasta que gira la llave en la cerradura abriendo la puerta y yo efectúo una leve y corta reverencia a modo de despedida -Cuídese. Y tenga cuidado con esa búsqueda...- suena cordial, y de hecho lo es, pero me siento mortalmente extraño y confundido al percatarme de que es algo que deseo de verdad y no simples palabras que se lleva el viento, como suele ser habitual. Arrugo un poco la frente, convencido de que no importa porque tampoco se habrá percatado de ese "detalle", y cuando ya me he alejado unos pasos de Viviane y de la puerta que todavía sostiene me detengo en seco -Gracias...- musito finalmente sin apenas atreverme a mirarla, como si temiera haberlo dicho mal después de años enteros sin emplear ése término que tantas implicaciones puede acarrear. Seguidamente me alejo de allí por dónde he venido con mi habitual paso decidido, sin intención de detenerme.

Nunca pensé que una persona como ella pudiera sacar esta parte de mí. En realidad no pensé que nadie podría pero tampoco significa que vaya a repetirse...¿verdad?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Miér Ago 03, 2011 1:41 pm
Viviane le miró con una sonrisa cuando aquella carcajada apareció. No parecía ser un hombre acostumbrado a gestos como aquel por lo que en cierta manera se sintió bien por haber conseguido que lo hiciera. Respiró hondo unos instantes mientras llegaba hasta la puerta y abrió, para poder dejarle pasar echándose ligeramente hacia un lado apoyando la mano en borde de la puerta mientras escuchaba sus palabras. Negó por un momento con un gesto de mano que buscaba quitarle hierro al asunto mientras le miraba a los ojos.

Usted también, espero que le sirva lo que le envío y nos veremos la próxima vez.—estaba a punto de cerrar la puerta cuando escuchó su última palabra y una sonrisa apareció en los labios, durante un momento.

Observó su espalda alejándose hasta que finamente cerró la puerta. Había sido una visita extraña, pero se sentía satisfecha. No era mala persona, sino que era solitario y estaba más que claro que no estaba acostumbrado a tratar con la gente. Echó la llave de nuevo para dirigirse hacia la trastienda mientras pensaba en la conversación que habían tenido. Tenía que comenzar a moderarse. Solía saber cómo comportarse delante de la gente, pero en esa ocasión se había abierto un poco más de lo normal a una persona que apenas conocía. Frunció el ceño una vez más pasando a la trastienda.

Minutos más tarde estaba cerrando la tienda peleándose con la persiana como siempre le sucedía. Tendría que terminar poniendo una eléctrica como la mayor parte de las tiendas que había a su alrededor, pero le gustaba tal y como estaba. Con esos pensamientos se perdió entre los callejones. Al menos aquella tarde había sido lo suficientemente tranquila —en parte— como para centrarse en otra persona. Esperaba que aquel remedio le funcionara, pero por si acaso iba a seguir investigando hasta que diera con una solución viable.

Un suspiro se escapó de sus labios y se perdió directamente entre las sombras de los callejones por los que caminaba en dirección al metro.

Off Rol: genial el gif y genial el rol. Tema terminado y muchísimas gracias por estos ratos (:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.