Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttp://illiweb.com/fa/pbucket.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Encuentro con un viejo amigo [Mortimer]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Diarmaid O´Dowell el Sáb Jul 30, 2011 8:01 pm
Diarmaid había llegado al Otro Lado la noche anterior, encontrándose con Dorchas en el "Roble Rojo", y esa mañana había visitado a su familia. Su padre escuchó atentamente las historias que le contaba sobre los humanos, sin revelarle la información clasificada, antes de que comiera la familia entera. Su hermana había salido de la Torre de Hechicería para reencontrarse con Diarmaid y disfrutar de esta ocasión que no volvería a ocurrir en semanas. Como siempre la comida estaba exquisita, mejor que la humana para su gusto, que consistía en un cordero horneado acompañado de la salsa elaborada por el cocinero de la familia. Estaban en la sobremesa cuando un criado entró en la sala pidiendo disculpas por su interrupción, comunicando al Guardia Real que le esperaba un mensajero en la entrada. Sin embargo, cuando el Fae llegó al vestíbulo, se encontró con un recluta de la milicia que intentaba recuperar el aire. El joven le informó que el general Mortimer quería verlo y entonces comprendió porque llevaba el ojo morado. Frederick nunca iba a cambiar.

Una vez se despidió de su familia se encaminó al cuartel donde los jovenes reclutas se entrenaban en el patio de armas. No pudo evitar recordar el tiempo en el que tan sólo era un recluta, uno de los mejores de su promoción. Pero en su época no se cernía una guerra como en esos momentos, desgraciadamente la mayoría de esos reclutas morirían en el transcurso de ésta e incluso alguno de los veteranos. Nadie se salvaba de la muerte. A diferencia de la noche anterior, aquel día había optado por vestir un jubón marrón claro con pantalones del mismo color y un broche que lo identificaba como Guardia Real. Diarmaid cruzó el patio y se adentró en el edificio central en dirección al despacho de Mortimer. Golpeó la puerta con los nudillos y la abrió todavía sin entrar.- ¿Puedo pasar o estás ocupado con algo?- preguntó al ver como un soldado de la milicia estaba con el general. Conocía lo suficiente a Mortimer para saber que la cara de terror del soldado era provocada por él. Coincidía con su amigo que un instructor tenía que ser duro con sus reclutas pero Frederick iba más allá.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Fae ~ Sanadores ~ Milicia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Frederick Mortimer el Sáb Jul 30, 2011 9:07 pm
¡PLAAAAF! Mis manos acababan de golpear fuertemente la mesa sobre un montón de papeles que ahora se arrugaban alrededor de mi mano, mis ojos estaban clavados en un novato, un novato no tan novato, mis ojos estaban inyectados en sangre bastante enfadado, que un capitán me tuviese que enviar tremendo inutiol a mi despacho por lo que había hecho no tenía perdón, el leer los pápeles era tan solo una formalñidad puesto que ya sabía lo que había pasado el día anterior, solo quería conocer al responsable y lo tenía frente a mis ojos completamente temeroso ante lo que pudiese hacerle, ganas de matarlo no me faltaban, pero hablaba mi cólera no mi razón y mi razón era más fuerte y una maldita novatada no iba a estropearme el día:

¡Idiota! ¡Anormal! ¡Inútil! ¡Descerebrado!-los insultos no se me acabaron, tan solo debía pasar al hecho-¡ME PARECE ESTUPENDO QUE LOS DEMÁS RECLUTAS INTENTÉIS GASTARLE BROMAS A LOS NOVATOS... PERO LA PRÓXIMA VEZ QUE PROVOQUÉIS LA IRA DE UN ESPÍRITU Y NO SEPÁIS SOLVENTARLO OS ATARÉ A UN TRONCO DE ÁRBOL Y OS TIRARÉ RIO ABAJO CON UNA PATADA EN EL CULO PARA APACIGUARLO! -en ese instante apareció por la puerta Diarmaid, no me había enterado de los golpecitos en la puerta por los gritos, auqnue si de la presencia de este, bueno de su aura-bien Diarmaid... pasa... y esto no va por ti..-me había calmado un instante para después volver al recluta, tampoco hiba a llamar a Diarmaid supergilipollas delante de tremendo anormal-Bien por idiota, se te doblará la guardia durante un mes completo, así como durante este més se te acortará la ración de comida así como la suspensión de dias libres, aprenderás a llevar sal para auyentarlos... ¡ANORMAL! ¡AHORA LARGO DE MI VISTA SOPLAGAITAS!

El recluta aterrado me saludó a lo militar y salio escopetadoa medida qu yo firmaba la orden de su castigo, tanto el suyo como el de los otros 20 gilipollas que habían provocado esto, iban a pasarlo bien esa semana, pero aprenderían a aguantar mas tiempo con escaces de alimento, en ese instante miré a Diarmaid con rostro serio, pero después le mostré media sonrisa llena de maldad y le indiqué que se sentara:

¿Sabes?... tengo la suerte de que a los que quiero ver aparezcan ellos solos... Ayer Dorchas, hoy tu... bien siéntate y dime ¿que quieres supergilipollas?-ahora si podía llamarlo así, junté mis manos, sabía que el estaba por el mundo de los humanos, el sabía que yo tambien estuve, la misión era la misma y apostaba lo que fuese que esta reunión era para ver lo averiguado.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Naturales# Milicia# General

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diarmaid O´Dowell el Sáb Jul 30, 2011 10:57 pm
Diarmaid escuchó el regaño del general hacia el recluta y su posterior castigo sin inmutarse de los gritos e improperios e Frederick, esperando a que terminara con él con el rostro completamente serio. Por lo que había escuchado el soldado y otros tantos habían invocado a un espíritu que se volvió contra ellos, esos seres eran como un arma de doble filo sino se sabían controlar. Recordaba que cuando era un novato también quisieron hacerle una broma, tradición en la milicia, sin embargo cometieron el error de hacersela junto a Mortimer y Branwen. El resultado fue un grupo de reclutas en la enfermería.

Diarmaid cerró la puerta que el soldado había dejado abierta por el pánico que le había producido aquella charla, o más bien monólogo, de Frederick. Acto seguido dio unos pasos hacia el escritorio de su amigo y tomó asiento donde le había indicado.- Tal vez es porque te conozco demasiado bien y sé que quieres que te informe sobre lo que he descubierto.- esbozó una leve sonrisa sin hacer caso del apodo que le había asignado Mortimer hacía muchos años atrás, ya no le molestaba en absoluto- Sé que también has estado en Londres y conociéndote también habrás descubierto algunas cosas. Así que propongo, por el bien de la misión, que intercambiemos lo que sabe cada uno.- habló pausadamente, con la espalda apoyada en el respaldo y con los ojos fijos en los de Frederick, algo que no todos se atrevían a hacer en su presencia.- Bien, he averiguado como se dividen los Equites: cazadores, sabios y guardianes. Tengo algunos de sus objetos que utilizan para luchar contra los magos que habitan la tierra, he podido sentir el aura de alguno de ellos. Tienen una lucha entre ellos aunque los Equites se ocultan bien, incluso de los mismos humanos. Supongo que todo eso ya lo sabrás.- se encogió de hombros, Frederick sabía como arrancar información de sus prisioneros pero también era cierto que era demasiado impaciente con ellos. Diarmaid dejó su informe por acabado hasta que hablara el General de la milicia si bien había descubierto algo más.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Fae ~ Sanadores ~ Milicia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Frederick Mortimer el Dom Jul 31, 2011 1:50 am
Diarmaid tomó asiento como no pudo ser de otro modo y comenzó a hablar, bien había dado en el clavo, el sabía lo que quería y yo sabía lo que el quería, ambos teníamos cosas que contarnos, miré a mi alrededor, el despacho estaba mucho mas ordenado, pero aun había algunas cosas por medio en plan libros del lado de los humanos, así como maquetas de los vehículos y algunos artefactos más que estaban por el lugar, pero a diferencia del día anterior la cosa estaba mucho más ordenada. Aunque ahora poco me preocupaba el tema dado que prefería escuchar lo que tuviese que decir Diarmaid a todo eso, no demasiado, ambos habíamos averiguado exactamente lo mismo, quizás el podría haber indagado mas en los Equites y yo en general con los humanos auqnue los Equites encontré el cupo, auqneu tuve suerte de hacer migas con aquel librero de los Sol Invictus claro:

Yo he averiguado el porque de la lucha... el tema de la profecia que ya esta puesta en manos de los hechiceros, así de como son capaces los equites de detectar las brechas aunque no traspasarlas... se que las investigan... conozco muchas mas cosas y me he traído muchas mas... para empezar está bien Diarmaid, pero voy adelantado a ti, yo me he asentado en un lugar boscoso donde los equites investigan una brecha cercana por lo que he conseguido matar unos cuantos y sacarles una ínfima información, por tu lado vivir en esa zona tan superpoblada de escoria... te ha hecho ablandarte Supergilipollas-me burlé de el y le entregué mi informe-Esto ya está entregado al Rey, eres lento y yo rápido, ya he tanteado el terreno para una reunión entre los Sol invictus y los FAE, incluso ya me reuní con Dorchas y se unirá a nosotros en la busqueda de información, le di todo lo necesario, se lo empapará y saldrá mañana a la aventura, obviamente iré al otro lado a vigilarla de cerca...

Tu por tu parte, deberías vigilar al principe de cerca, como la guardia real es tu trabajo y no dejar que unos inútiles humanos entren en este lado y masacren a tus hopmbres
-esta vez grñí bastante enfadado pero con razón, pero en parte estaba pidiendole explicaciones de lo ocurrido ese día.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Naturales# Milicia# General

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diarmaid O´Dowell el Dom Jul 31, 2011 7:05 pm
Diarmaid escuchó atentamente sin interrumpir a su compañero de armas. Frederick no había cambiado en todo este tiempo seguía siendo tan impulsivo como siempre. En cambio el Guardia Real no se había tomado la obtención de información como una carrera en la que ganaba quien consiguiera más sino que todo era por el bien común. Dejó que Mortimer se burlara de él sin tomar represalias y cuando terminó de restregarle lo que había conseguido, habló.

- No voy a negar que eres un buen General, Frederick, tienes lo que hay que tener para poner firme a los reclutas y en la batalla pocos se igualan a ti pero eres demasiado impulsivo, hasta con tus propios aliados.- en el rostro de Diarmaid no había ningún rastro de una sonrisa y en su voz no había burla sino tranquilidad.- Como has dicho, has matado a los Equites que se acercaban a tu vivienda y la información que has obtenido es ínfima pero no sólo has conseguido eso sino que a partir de ahora no volverán a esa brecha o puede que envíen un grupo más numeroso.- hizo un gesto para que no le interrumpiera.- Sé que dirás que vas a patearles el trasero vengan cien o mil pero los dos sabemos que tenemos un límite Mortimer.- por mucho que hubiera una rivalidad entre ellos él seguía siendo su amigo y no quería perder a nadie más.- Como siempre te has vuelto a adelantar, yo no he dicho en ningún momento que no supiera nada más. Tú has contactado los Sol mientras que yo seguía a un joven Equites, no tiene que ser de un grado muy alto. Aun así he descubierto que acude con asiduidad a un local donde los humanos aprenden a luchar, lo sospechoso es que lo hace entrada la noche cuando los establecimientos están cerrados. Creo que podremos empezar por ahí.

Diarmaid se había centrado en los Equites, el enemigo real de los Fae, mientras que su amigo se había encargado de los hechiceros. No entendía porque tenían que hacer un pacto con ellos pero seguro que el príncipe ya había sido convencido de ello y no le quedaba otro que seguirle. Sabía que muchos Faes querían la aniquilación total de la humanidad pero el moreno estaba en contra, los únicos que merecían morir eran los Equites.

- Sé muy bien cual es mi trabajo, Mortimer. Por eso el príncipe está con vida.- le espetó con un tono gélido.- Aquel día me encontraba con él y otros nobles en una partida de caza como ellos desearon mientras que la ciudad era víctima de una masacre.- le explicó sin apartar la mirada, no era uno de sus novatos que salía corriendo al recibir una serie de insultos.- Los hombres que murieron no eran mis hombres, yo soy uno más de ellos, y todos recibimos la orden directa del rey.- la Guardia Real estaba constituida por los mejores guerreros Fae pero no eran numerosos, eran una especie de élite que seguían las ordenes del mismo rey.- Es muy fácil insultar a otros y culparles de lo ocurrido pero la milicia también tiene su parte de culpa. ¿Cómo dejaron que esos humanos cruzaran toda la ciudad hasta el castillo?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Fae ~ Sanadores ~ Milicia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Frederick Mortimer el Dom Jul 31, 2011 7:28 pm
Parecía que el chico me conocía, pero parecía que no se daba cuenta que todo lo hacía por una razón, lo escuché pero a medida que hablaba, que llenaba su boca con aquellas palabras que intentaban desacreditarme, mi sonrisa era cada vez más y más visible. Nunca hacia nada por hacer, mi plan estaba en marcha, completamente en marcha, mas el guardía real podría haber visto muchos combates en palacio, pero nunca en la guerra, no conocía mis estrategias aunque me conocía a mi y eso le daba razón en sus palabras, pero en esta ocasión quizás se equivocaba:

Diarmaid... si fuese "demasiado impulsivo" como tu dices ahora mismo estaría muerto puesto que había masacrado a todos los humanos que hubiese podido antes de caer... pero aquí estoy-mis palabras se arrastraban mas luego una sonrisa realmente sádica apareció en mi rostro-Uno, no ce acercan a mi vivienda, se acerca a una brecha que hay cerca de mi vivienda y no soy tan estúpido como para mantenerme ahí siempre... dos tengo a mi águila... tres, si espero que se acerquen a la brecha un grupo de cazadores, pero desconoces mi plan de para que y si quiero matarlos o solo jugar-chasquee la lengua y luego me levanté de mi asiento acercándome a el plantando mi trasero en la propia mesa y mirando a mi amigo con esos ojos tan sádicos, característicos-A veces te da por conocerme tan bien que te haces el listillo conmigo... he ahí el motivo de hacer las cosas rápido, he sido rápido al darte la información para que tu saltases con tus sermoncitos sobre lo demasiado deprisa que voy, o el hecho de que infravaloro demasiado al enemigo. Y eso te convierte en idiota. Por que si eres tan idiota de pensar lo mismo que le hago pensar al enemigo, osease que los subestimo. Es que o no me conoces tan bien como crees... o es que algo te preocupa y no estas en la conversación... ¡Desembucha! ¿Qué carajo te preocupa que te tiene despistado?

Bueno he ahí al explicación, lo que estaba haciendo el principe ese día con el, a mi me cogió fuera del palacio, estaba en las barracas con los informes y cuando llegué los equites ya estaban muertos para mi desgracia y el rey tambien para la desgracia de todos nosotros aunque mas para los humanos del otro lado, aún así venía lo siguiente, escucharle, enarqué las cejas y lo miré, no eran sus hombres... cierto, la guardía real no tenía lider, pero el era el mas cualificado de todos, el mejor estratega, por eso todos le hechaban cuenta a el en cuanto a como desplegar la guardía por el palacio:

Muy bien muy bien... todas esas mariconadas que dices sobre que eres uno mas y eso... me dan igual... pero lo que has averiguado no debe intrigarte... un Equite metiéndose en un dojo-ya lo habían cuando anteriormente estuve por allí, así que conocía muy bien lo que pasaba-¡Es fácil... los Equites se entrenan allí y de día sera un dojo normal, pasaba con los humanos antiguos muchos hacían guardia de día y entrenaban de noche en dojos específicos

Ahora venía mi explicación:

Muy sencillo, unos humanos vestidos de guerreros con armas equites... dejame que te diiga que los mamarrachos de los soldados que estaban de guardía, ya ejecutados por gilipollas, dejaron entrar a los humanos dado que no los notaron, muchos nunca han sentido el aura humana, y a la guardía real les cogió por sorpresa por el mismo hecho-comenté gruñendo-Si hubiesemo estado alguno de los tres... hubiese sido distinto

Off: xDDD tio si lees mi ficha leeras que no subestima a nadie. xDD el no hace las cosas por hacer, por eso he puesto que estas despistado supuestamente lo conoces sabes que no haría tal cosa xD.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Naturales# Milicia# General

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.