Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttps://2img.net/h/i1198.photobucket.com/albums/aa453/sparskfly/35x35-2.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

I wish I was the Moon {James Strauss}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Lun Ago 08, 2011 8:22 pm
Cuando aprecio como Viviane se acerca a mi posición a pesar de lo que ha visto no puedo evitar abrir los ojos de par en par, revolviéndome interiormente. Algo dentro de mí me grita que la detenga pero mi boca no llega a pronunciar ningún sonido por lo que al instante siguiente ya está junto a mí, rodeándome con su propia y cálida aura, dejando claro que al menos tenemos algo en común. Aunque sólo sea la forma en como empleamos nuestra magia.
Un nuevo virote rebota contra el campo que Viviane acaba de generar y aunque el Equites masculla a lo lejos aprovecha al situación para acercarse más, desplegando un extraño y pulido escudo que sujeta con su antebrazo derecho a sabiendas de que no podremos mantener el nuestro eternamente. Quizá si fuéramos más antiguos y experimentados las cosas serían muy distintas...

-Creo que sí...- termino respondiendo a Viviane dejando que esta vez me ayude para doblarme sobre mí mismo entre sudores y temblores de dolor que me esfuerzo al máximo en ignorar. Después empiezo a levantarme, un tanto tambaleante, pero resulta evidente que no podré moverme a la misma velocidad que ella por mucho que quiera -Sabes lo que es ese escudo, ¿verdad?- la miro entonces con seriedad y me llevo un antebrazo a la frente para secarme el sudor frío de la cara mientras empiezo a palidecer paulatinamente. Voy a tener que cortar la hemorragia en breve si no quiero terminar metido en un buen problema del que no podría despertarme.

-Ve delante, yo te sigo-
termino proponiendo a sabiendas de que ella debe guiarme porque conoce mejor la zona aunque a la vez no deja de ser una excusa para que siga su camino en caso de que yo me quede rezagado. Racional y objetivo incluso en esta situación... aunque puede que se trate de otra cosa.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Ago 08, 2011 11:40 pm
Oh, dioses, oh, dioses. La mantra silenciosa se instala en el interior de la cabeza de Viviane como si fuera incapaz de tener cualquier otro pensamiento racional. Se mueve para ayudar incorporarse a James cada vez más preocupada por su estado, sobre todo cuando ve cómo palidece. Un escalofrío la recorre la espalda al ver cómo el Cazador avanza, desplegando el escudo. Asintió con suavidad a las palabras de James, frunciendo los labios por un momento sin poder evitarlo.

Estamos jodidos y viene preparado, esto no ha sido un ataque al azar.—comenta sujetándole con firmeza, al menos todo lo firme que puede hacerlo. Se muerde el labio inferior mientras se mueve en dirección hacia la puerta de la tienda. —No voy a dejarte atrás, ¿vale? Apóyate en mi.

Sentía cómo el escudo bajaba y subía de intensidad, tenía que controlarse. Cualquier idea de soltarle una descarga se iba al traste con el dichoso escudo. No iba a dejarle atrás, no estaba en su naturaleza, además que no quería dejarlo atrás. Sí, su idea sería salir corriendo para buscar ayuda, pero tampoco es que tuviera un listado de teléfono largo para casos como aquel. Los brujos siempre habían sabido pasar inadvertido y una de las normas generales era no nombrar a cualquiera de los suyos ni llamarlos cuando había problemas, menos con los Equites. El paso era lento, pero seguro, no iba a soltarlo.

Tenemos que mirar de quitarte eso, en la tienda tengo un botiquín pero… no creo que se quede quieto por mucho que entremos.

Su idea era clara, intentar entrar en la tienda los dos y soltar una descarga justo a los pies del équites lo suficiente fuerte como para provocar una pequeña explosión de luz por lo menos y sin mandárselo directamente hacia el escudo. Joder, no, no era una estratega ni una guerrera. Es más, se le daba fatal todo aquello.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 09, 2011 1:03 am
-Me temo que tenía muy claro a por quién venía- corroboro su deducción mirándola de reojo dado que el hecho de que precisamente lleve uno de esos escudos pensados expresamente para nosotros no parece ser una simple coincidencia. Después resoplo sonoramente y me quejo como un crío mientras empieza a sujetarme pero al final decido ceder porque si no resultará contraproducente y perderemos demasiado tiempo así que nos adentramos en la tienda cerrando tras nosotros para intentar ganar al menos algún que otro minuto, poco más.

-Si me lo quitas será peor, sangrará más aunque duela menos- niego con la cabeza y vuelvo a resoplar, esta vez de simple agotamiento a pesar de haber recorrido apenas unos cuantos metros de distancia -No tenemos el tiempo necesario para vendar esto debidamente...- le indico mientras la miro un instante con seriedad, justo antes de empezar a soltarme de su extraña ayuda para terminar apoyado en una pared sin soltar la herida y el virote incrustado en mi costado con un brazo cada vez más tembloroso.

-Finge que te marchas, no creo que le extrañe demasiado. Cuando se acerque a mí le podrás sorprender por la espalda. Si pasa de largo yo mismo me encargaré, todavía tengo fuerza suficiente para dejarle sin sentido- afirmo con seguridad mientras me dejo caer, deslizándome por la pared hasta quedarme en el suelo con la respiración un poco agitada y la mirada un tanto borrosa. Todavía no demasiado, creo que podría llegar a aguantar una hora sin desfallecer... aunque no soy un experto en medicina que digamos -Ve- añado finalmente efectuando un gesto con la cabeza para impulsarla a marcharse. Espero que entienda que esto no es "dejarme tirado" si no una pequeña estrategia para conseguir abatir al Equites que no podríamos quitarnos de encima sencillamente huyendo.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Ago 09, 2011 1:55 am
¿Realmente pensaba que lo iba a dejar? Vale, estaba claro que no podía hacer demasiado si consideraba que no tenían tiempo. En cualquier momento el sanguinario de los Equite podía entrar por la puerta y llevárseles por delante, pero por otro lado no quería dejarle solo. Se resistía a ello. Se agachó cuando él se dejó resbalar hasta el suelo y le miró a los ojos. Sabía que el cazador estaba acercándose, que seguramente tenían apenas unos segundos, que tenía que prepararse para ayudarle.

Te lo curaré en cuanto pueda, te lo prometo…— se mordió el labio inferior, un instante, dos, hasta que casi se hizo sangre. Le miró a los ojos porque no quería dejarlo allí y sin tener nada a mano para defenderse. Estaba herido, lo que significaba que era más difícil concentrarse y eso conllevaba que no sabía si sería capaz de hacer un escudo aunque fuera para aguantar. Le cogió la mano por un instante, dándole fuerza y ojalá pudiera trasmitirle algo de su propia energía. El escudo se había extinguido en el mismo momento en el que se habían introducido en la tienda donde creía que podrían estar más o menos a salvo. — No tardo, ¿de acuerdo? Y no te moleste romper lo que sea, cualquier cosa, lánzale con los libros o con lo que sea.

Le apretó por un momento la mano, no demasiado conforme de dejarle solo y sabiendo, aun así, que era una de las mejores opciones para salir de aquella. Si salía por la puerta trasera no tardaría más que unos minutos en volver y con un poco de suerte el Cazador ni siquiera se daría cuenta de lo que estaba pasando. Mirándole por un momento, se movió con rapidez para salir atravesando la cortinilla y moverse hacia la puerta de atrás, agradeciendo llevar las llaves siempre encima.

Necesita ir lo más rápido posible a la puerta, salir de allí y recorrer el camino corriendo hacia la entrada.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 09, 2011 4:12 pm
De dedico una débil sonrisa después de su promesa. Normalmente ese tipo de palabras suenas vacuas y vacías pero me atrevería a decir que Viviane va muy en serio, que piensa cumplir a rajatabla lo que acaba de decir si dispone de la oportunidad. Espero poder agradecérselo entonces y que sus conocimientos sean suficientes para coser la herida o lo que sea menester porque tengo claro que no voy a ir a ningún hospital ni nada que tenga que ver con la afamada ciencia a la que tanto detesto.
-No me falles...- musito casi suplicante mientras presiona con suavidad mi mano aunque una vez se ha marchado me doy cuenta de que esa petición no se limitaba al hecho de aparecer para abatir al Equites. No, me temo que esto empieza a ir más allá de lo que me siento capaz de controlar...

Sacudo la cabeza quitándome esas cosas de la cabeza, oigo como el Cazador empieza a zarandear la puerta para seguidamente golpearla y miro alrededor varias veces pero al final opto por no moverme ni coger nada. Tampoco serviría de mucho. La puerta se sale de sus goznes quedando parcialmente suspendida en el marco, me froto los ojos un tanto cansado y aprecio la figura del Equites tras su escudo. Se queda unos segundos quieto en esa posición y después empieza a relajarse mientras se acerca hasta mí observándome con el mismo desdén que yo empleo en él.

-Supongo que da igual si son humanas o hechiceras, al final son todas unas harpías- comenta riendo abiertamente como si hubiera sido un comentario de lo más ocurrente aunque yo permanezco totalmente impasible y callado mientras me limito a observarla. Cuando detiene su carcajada, un tanto perplejo por mi pasividad, compongo una tenue sonrisa de suficiencia -Tú eres....- empiezo a musitar consiguiendo que se acerque más a mí con actitud burlona -No me digas que has tenido una de esas visiones... No, tú no eres de "esos"- comenta con seguridad mientras yo prosigo -Tú eres el que nos dirá donde está Morgaine- aseguro entrecerrando los ojos antes de recibir un tremendo golpe en la cara con su propio escudo que me deja aturdido en el suelo mientras él desenfunda nuevamente la ballesta para apoyarla en mi cabeza con toda la tranquilidad que se puede permitir.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Ago 09, 2011 10:35 pm
La muerta de la parte de atrás se abre con un crujido como siempre y ni siquiera se moleste en cerrarla, sino que automáticamente sale corriendo. Maldice en su mente el largo vestido que se enreda en sus piernas y sin importarla nada más que llegar hasta la parte delantera de la tienda se alza las faldas lo justo para tener facilidad de movimientos y sale disparada. No mira por donde va con el objetivo claro en su cabeza. Ya hemos dicho que Viviane no es una heroína, pero sí que sabe estar ahí para sus amigos. Es una zona conocida por la bruja por lo que toma los atajos pertinentes pasando entre la gente y los coches como si en realidad no estuvieran, esquivando a duras penas un coche que se encontraba aparcando.

La respiración se entrecortaba, no solo por el ejercicio físico, sino por el miedo que burbujeaba en su interior. Pensar que pudiera ocurrirle algo hacía que las piernas de la bruja se movieran con más rapidez. Aun así, no llegó corriendo a la tienda porque sabía que tenía que ser sutil, silenciosa. Sabía que la mayor parte de los Equites tenían una especie de sexto sentido, que a veces parecían gatos. No eran humanos normales, sino que eran algo más. Se mordió con fuerza el labio inferior porque su forma de ser la impulsaba a moverse y plantarse allí. Odiaría pensar que llegaba demasiado tarde. Apretó los puños dejando que el vestido cayera a su alrededor y se movió con lentitud asomándose a la puerta en el momento justo en el que el Equites se movía para poner la ballesta sobre la cabeza de James.

Fue en ese momento donde una furia que no entendía de donde salía se disparó por completo. Su vida había estado en peligro en diversas ocasiones a lo largo de los años y siempre había evitado herir, pero como ocurriera hacía unos meses en un callejón de Londres, a la vista de que otra persona estuviera siendo amenazada, una persona que le importaba, algo se disparaba en su interior. Su aura se agitó y vibró al tiempo que acumulaba la energía necesaria y entonces un estallido de luz se dirigió con rapidez y precisión hacia la espalda del Cazador, casi al mismo tiempo que Viviane salía corriendo en dirección hacia donde se encontraban.

Por favor, por favor, que esté bien.—susurró para sí.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Miér Ago 10, 2011 1:07 am
Cuando empiezo a distinguir el chasquido lejano del mecanismo que acciona la ballesta, una luz cegadora inunda la sala durante un instante y en cuanto se desvanece el Equites yace en el suelo, justo a mi lado, con la mirada perdida y la espalda humeante. Es evidente que el golpe de energía que ha recibido ha resultado demoledor... sólo espero que no sea del todo letal.
Suspiro hondamente, finalmente aliviado y volviendo a sentirme bajo control aunque mortalmente debilitado y cansado. Apoyo las manos en el suelo encharcado con mi propia sangre y por poco no termino de nuevo de bruces pero al final consigo sobreponerme hasta quedarme sentado, apoyado en la pared con un aspecto deplorable, justo al contrario que ella que sigue tan impoluta como siempre. En cierto modo creo que ahora mismo somos un claro reflejo de quiénes somos en realidad. O algo parecido.

-Gracias....- alcanzo a musitar mientras me llevo las manos al costado para presionar la herida en un intento un poco absurdo de menguar la hemorragia que no cesa en su empeño de dejarme sin energía, cada vez más mareado, frío y pálido -Tienes que desarmarle y atarle... si sigue vivo- empiezo a dar instrucciones convencido de que si no lo hago ni siquiera se le pasará por la cabeza porque no es el tipo de persona que es capaz de analizar las situaciones con objetividad y frialdad. De hecho podría asegurar que preferirá intentar cumplir la promesa que me hizo escasos minutos atrás -Después deberíamos intentar ponerme un par de grapas- sonrío débilmente, intentando tomarme la situación con una pizca de humor y quitándole importancia a la herida.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Miér Ago 10, 2011 2:08 am
Está sangrando demasiado, ese es el primer pensamiento coherente que le viene a la cabeza cuando le ve moverse, llegando demasiado tarde para ayudarle a incorporarse. Por un momento se le queda mirando como si no entendiera del todo lo que le decía y se volvió hacia el hombre. ¿Le había dado tan fuerte? La verdad es que había canalizado la energía sin pensar en las consecuencias, únicamente esperando liberar a James. Había sido producto de la ira, cosa que no ocurría puesto que Viviane se cuidaba mucho de mantener el carácter atado en corto sabiendo que en ocasiones podía pasarse de la ralla. Aquel momento era uno de ellos. Esperaba que estuviera vivo porque a pesar de que lo había hecho para ayudar a un amigo, no estaba segura de qué ocurriría si una muerte pesaba en su conciencia. No, no sería nada fácil.

Atarle, sí, tienes razón.—hizo por un momento una mueca, pensando con qué podría atarlo y encontrando pronto la solución. — Tengo tiras de plástico de sujeción de las cajas de libros y demás en el trastero, ahora vuelvo. Cinco minutos.

Le miró por un momento, apoyando la mano en la suya no demasiado conforme por dejarlo solo, dirigiéndose después corriendo hacia la parte de atrás. De paso cogería el botiquín. No estaba segura de cuánto tardaría, pero volvió al cabo de unos minutos con el botiquín y unas tiras de plástico que podrían ser usadas para sujetar manos y piernas del tipo cazador si es que seguía viva, cosa que no estaba demasiado segura. Dejó el botiquín cerca de James y le miró.

No es gran cosa, pero creo que te podré ayudar… voy a desarmarlo.

No parecía que se hubiera movido, por lo que la bruja se acercó al Equites aunque tuvo la “sangre fría” de darle un golpecito con el pie antes de acercarse del todo al ver que no se movía. Con movimientos torpes que indicaba que no estaba acostumbrada a ese tipo de cosas desarmó al hombre, al menos lo que pudo ver y después se aseguró que había pulso —bastante débil en esos momentos— antes de proceder a atarle con las tiras que había traído, sujetándolas con firmeza a las muñecas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Miér Ago 10, 2011 4:03 pm
Asiento lentamente cuando menciona las bridas de plástico que evidentemente deberían servir para inmovilizar a cualquiera. Así de paso le doy mi conformidad para que se aleje y vaya a buscar las cosas algo más tranquila, apoyando la cabeza pesadamente en la pared en cuanto desaparece de mi campo de visión. Cada vez me cuesta más pensar y centrarme en lo que tengo delante, el sueño me invade y aunque sé que no debería no puedo evitar empezar a sucumbir a él hasta que Viviane regresa y consigue despejarme... apenas un poco. Doy un pequeño respingo y procuro focalizar mi atención en sus movimientos y sonidos ya que apreciar su agradable rostro ahora mismo supondría toda una odisea.

-Bien...- musito cuando distingo algo sobre ayudarme y veo su borrosa figura moverse cerca de mí un momento para seguidamente centrarse de nuevo en el Equites. Por suerte no ha hecho falta insistirle, es lo suficientemente lista para distinguir que era nuestra mejor opción a pesar de que pueda no gustarle... pero apostaría un riñón a que no hubiera sido capaz de tomar esa iniciativa por si misma -Es posible que sepa algo sobre Morgaine, si ha venido... hasta aquí....- las últimas palabras más que pronunciarlas las arrastro débilmente justo antes de maldecir por lo bajo. Después mi cuerpo no aguanta más la estúpida pantomima de fingir que puedo tenerme en pie y cae pesada y estrepitosamente sobre mi propia y oscura sangre, empapándome con ella y sintiendo su frialdad de manera lejana, sin que me importe lo más mínimo.

Fui un iluso al pensar que podría ser distinto y que las cosas funcionaran de igual modo... pero aún así lo más extraño es tener la certeza de que no me arrepiento, incluso aunque este sea el fin. Al fin y al cabo es un momento que debía llegar y que en algunos momentos concretos incluso he deseado así que, ¿por qué no limitarse a entregarse al descanso? Sea eterno o no a bien seguro resultará reparador... así que definitivamente me rindo. Me rindo y al hacerlo pierdo el mundo de vista.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Miér Ago 10, 2011 5:16 pm
Se quedó por un momento pensativa mirando al hombre que estaba atando dudando por un momento. No creía que se fuera a soltar pero siempre tenían algún tipo de as bajo la manga. Cuando fue a atarle firmemente las muñecas se había dado cuenta de que tenía un extraño brazalete en el antebrazo que finalmente se le había quitado, pero no sabía si tendría algo más. Después dudó porque siempre se les ataba los pies para que no pudieran moverse. La verdad es que le parecía una medida exagerada, pero tampoco quería tener que correr detrás de un Equites herido y menos cuando James necesitaba ayuda urgentemente.

Estaba en esas cuando notó un golpe que la hizo girarse hacia donde se encontraba James quedándose más blanca de lo que estaba. Terminó con rapidez por decidirse, sujetando al Equites por los tobillos como había visto en más de una película, para dirigirse después con rapidez hacia donde se encontraba James arrodillándose a su lado sin preocuparse si la sangre empapaba o no las faldas de su vestido. Puso la mano para asegurarse que tenía pulso y frunció el ceño. La verdad es que en ese momento, aunque pudiera imaginarse que quizá el Equites sabía algo sobre Morgaine, le interesaba más bien poco. Estaba más pendiente en James.

Mierda, has perdido mucha sangre.—susurró mientras se movía para ponerle más o menos recostado de una mejor postura.

Comenzó a desatar entonces la camisa de él para ver con claridad la perforación del dardo que le había lanzado el Equites mientras fruncía el ceño en el proceso intentando por todos los medios no hacerle demasiado daño. Sabía que debería despertarle, quizá llamar a un médico, pero en ese momento estaba más preocupada intentando cortar la hemorragia lo antes posible, después ya habría tiempo de llamar a alguien. Abrió entonces el botiquín sacando gasas limpias y se mordisqueó ligeramente el labio inferior, iba a doler pero era necesario.

Tengo que quitarte esto, te va a doler pero… es la única forma.

Y se puso a trabajar en intentar extraer el dardo de la forma menos dolorosa posible al tiempo que rezaba a todos los dioses que conocía para que le ayudaran en aquello. A su cabeza vinieron las recomendaciones de su abuela, los consejos, mientras pensaba en qué ponerle una vez que la tuviera fuera, además de presionar con fuerza cosa que hizo en cuanto lo consiguió. Necesitaba algo para ayudar a la cicatrización y evitar las posibles infecciones, rápidamente pensó en las distintas posibilidades, antes de moverse para intentar despertar a James, dejando un pequeño golpecito no demasiado fuerte en su mejilla.

James, ¿me oyes?—necesitaba que apretara un poco allí mientras ella iba a por una solución.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Miér Ago 10, 2011 10:31 pm
El tiempo paso, o eso creo porque no soy consciente de ello. La oscuridad ya me ha rodeado y la verdad es que se está mucho más cómodo de lo que cualquiera podría imaginar. Me abandono. Me rindo. ¿Para qué luchar contra lo inevitable?, ¿para qué esforzarse cuando no existen motivos? La triste verdad es que normalmente me obligo a seguir adelante por simple orgullo, porque siempre quedan cosas por hacer y descubrir, pero ninguno de esos razonamientos resulta lo suficientemente contundente en estos momentos de confusa deriva en la nada absoluta.

Creo que podría volar. Sí, ¿quién no ha deseado alguna vez algo tan infantil como eso? Era mi sueño habitual, cuando aún disponía de la capacidad de disfrutar de mi propia alma dormida.

Repentinamente una luz cegadora me abate de nuevo, me desgarra con dureza y me devuelve a un dolor apenas soportable que me obliga a emitir un grito mientras me doblo sobre mí mismo. Al abrir los ojos, jadeante y exhausto, compruebo que el virote de la ballesta incrustado en mi costado ya ha sido extraído. Por suerte o por desgracia era lo suficientemente grueso como para no romperse ni astillarse dentro de mi propio cuerpo. O eso parece porque si no tendré un buen problema.

-Más... o menos...- alcanzo a responder a su última pregunta pero la verdad es que me cuesta mucho esfuerzo y mi vista no deja de enfocar y desenfocarla provocándome un mareo incesante y confuso. Aún así alcanzo a distinguir como se empieza a mover para alejarse y aunque en otra circunstancia me hubiera limitado a resignarme ahora mismo no tengo absolutamente nada más que perder -¿Te vas....?- pregunto con un hilo de voz apenas audible, entre quebrado y algo decepcionado. Y aún así no puedo culparla.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Jue Ago 11, 2011 11:25 am
Menos mal, se había despertado. Un ligero suspiro de alivio se escapó de sus labios mientras le miraba, comenzando a moverse tras ponerle sobre las gasas sus manos para que presionara. En el botiquín había poco más que betadine, unas tiritas, tijeras y gasas, además de analgésicos. Con eso poco iba a poder hacer para limpiar la herida en condiciones y conseguir que dejara de sangrar. Lo primero que necesitaba era agua para limpiar la herida mientras que ponía a calentar un pequeño contingente de plantas cuya mezcla le ayudaría.

Vuelvo en cinco minutos para limpiarte la herida, necesito agua, ¿vale? Tengo que limpiar como pueda la herida además de cortarte la hemorragia, estás perdiendo mucha sangre.—le contestó mientras le miraba a los ojos. —Aprieta ahí, no tardaré nada, no vas a darte cuenta ni de que me he ido.

No iba a dejarlo solo más de lo necesario, menos con un Equites al lado, pero tenía que hacer aquello. Se incorporó para dirigirse hacia la trastienda poniendo lo primero agua a calentar donde introdujo una mezcla de plantas que su abuela utilizaba para ayudar a limpiar las heridas y evitar las infecciones, echó también hojas de ciprés que ayudarían a combatir la hemorragia. Un olor a mezcla de plantas se extendió por el lugar al tiempo que Viviane tomaba un cuenco con agua limpia además de una toalla. Podría escuchar el agua cuando comenzara a hervir, en ese momento tenía que volver junto a James.

Pasó de nuevo a la parte principal de la tienda mientras miraba por un momento hacia el Equites y después se volvía para arrodillarse delante de James cuando estuvo a su lado. No había sufrido nunca un herida como aquella por lo que no estaba segura de cuánto podría doler, pero se podía imaginar que mucho. Se movió entonces para retirar las gasas tomando otras limpias, para ver cómo estaba la herida, si seguía sangrando o no, mordiéndose el labio inferior.

Te estoy preparando un remedio que tenía mi abuela para las heridas y para después poder hacer un emplasto que ayudará a que no se te infecte.

Y esperaba, por los Dioses, detener la sangre porque si no tendría que llamar a alguien para que les ayudara.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Jue Ago 11, 2011 10:05 pm
La escucho hablar más de la cuenta, o al menos eso es lo que percibe mi agotada mente. Entrecierro los ojos varias veces procurando enfocarla sin conseguirlo demasiado y dejo que guíe mis manos hasta mi propia herida, la cuál presiono con escasa fuerza -Yo no estoy tan seguro...- musito para mí mismo de manera apenas audible cuando menciona que no me percataré de su marcha tras lo cual me percato de que llevo la mitad de ropa que hace un instante. Probablemente en otra circunstancia me sentiría mortalmente incómodo ya que mi cuerpo no es uno de los atributos que más orgulloso me hace sentir pero en esta ocasión ese tipo de trivialidades no tienen cabida así que no se me pasa por la cabeza. Por suerte, pues suficiente tormento supone el agujero que me atraviesa el costado como para encima preocuparse de cosas así.

Finalmente Viviane regresa, aparta mis torpes manos y vuelve su atención a la herida, la cuál sigue sangrando pero de manera menos abundante que hace unos momentos. Puede que simplemente ya no quede mucho más... o puede que esté exagerando porque no tengo demasiada idea sobre anatomía y medicina en general -Lo siento... no puedo más...- termino por decir con un hondo suspiro de cansancio mientras noto como los ojos me escuecen y los párpados se me cierran. Creo que ella intenta evitar que me quede dormido, quizá por el miedo de que no vuelva a despertarme, pero no lo consigue y yo sucumbo de nuevo a la tranquilidad que otorga la oscuridad.

Spoiler:

No sé cuánto tiempo debe de haber pasado, realmente no tengo ni la menor idea, pero cuando vuelvo a abrir los ojos parpadeando varias veces con lentitud el caos parece haber cesado... al igual que la sangre. Me encuentro tumbado en un viejo sofá de la parte trasera de Le Mystique cubierto con una suave manta que parece haber sido tejida a mano, con la cara limpia y el pelo todavía húmedo tras haber sido lavado. Creo que esto es lo que pasa cuando alguien cuida de otra ti, ¿no? Creo que no lo había experimentado antes, debo admitir que es agradable para variar un poco. Suspiro entonces, bastante a gusto a pesar de notar algunos tenues pinchazos en el costado, y finalmente opto por incorporarme de manera parcial para comprobar si Viviane se encuentra también por allí mientras carraspeo suavemente por si fuera necesario llamar su atención.

Spoiler:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 12, 2011 11:24 am
Que James se hubiera quedado inconsciente solo había hecho que Viviane se pusiera todavía más nerviosa. Aun así hizo lo que tenía que hacer de forma más o menos metódica, lo que significaba limpiar la herida, cortar la hemorragia, cerrar la herida en ese orden. No es que tuviera las mejores manos para eso, pero había conseguido apañárselas para dar los puntos que necesitaba la herida. Había tenido que hacer memoria de lo que había visto, escuchado, oído desde que era pequeña y de sus propias experiencias, seguramente no serían los puntos más bonitos del mundo y estaba casi segura de que dejarían cicatriz, pero era lo máximo que podía hacer así. Puso después un emplasto que ayudaría a la cicatrización y a evitar una infección, para finalmente vendárselo con esmero.

Los siguientes minutos fueron básicamente de acomodamiento de James en la trastienda asegurándose que se encontraba más o menos bien, además de limpiarle la sangre reseca. Después llegó el momento de pensar con sangre fría. Cerró la persiana principal desde fuera trancándola para que no se pudiera verla puerta ni el interior, además bastante tenía con la puerta trasera si quería controlarla. El Equites seguía inconsciente, por lo que en principio no debería preocuparse de él. En principio. Dejó la cortina descorrida para echarle un vistazo de vez en cuando, pero se concentró en limpiar la sangre que manchaba el suelo de la tienda.

De rodillas, comenzó a ello haciendo que de esa manera, con la mente ocupada, el tiempo comenzara a pasar mucho más rápido. No sabía exactamente cuánto estuvo así, pero lo suficiente como para que la mancha hubiera desaparecido del todo, antes de escuchar un carraspeo desde la trastienda. Fuera ya había caído el sol hacía rato, la oscuridad se había extendido por Londres. Dentro había decidido encender las menos luces posibles haciendo que gran parte de la tienda estuviera en sombras lo mismo que la trastienda. Tomando el caldero con el agua sucia que tiraría más tarde, se movió para dirigirse hacia el hueco de las cortinillas para mirarle medio recostado en el sofá. Una sonrisa apareció en sus labios, acercándose una vez dejó a un lado lo que tenía entre manos.

Ya te has despertado.—comenzó, sin darse cuenta de lo obvia que estaba siendo. — ¿Cómo estás? ¿Qué tal te sientes? A parte del dolor del costado.

Movió la mano para ponérsela en la frente para asegurarse que no había fiebre. Menos mal que estaba en el siglo XXI y que a malas siempre podía ir a urgencias o a una farmacia a por algo que le bajara la fiebre. Por mucha fe que tuviera en las plantas, por mucho que supiera de ellas, reconocía que había cosas que era mejor solucionar con la medicina moderna. La fiebre era una de ellas cuando había una herida de por medio con riesgo de infección.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 12, 2011 5:02 pm
Viviane no se hace esperar y enseguida aparece en la trastienda dejando un cubo bastante sucio a un lado. A pesar de eso puedo oler la sangre mezclada con agua y desinfectante y eso consigue que arrugue la nariz con desagrado, justo antes de que ella termine de acercarse para apoyar una de sus manos en mi frente, esquivando el alborotado flequillo que la cubre parcialmente.
La observo con fijeza y entonces una expresión extraña se dibuja en mi cara. Una mezcla de súplica y ternura que inconscientemente parece querer reclamar más de esa afectuosa atención que me brinda y que nunca había experimentado antes. Es agradable, no me importaría prolongar o repetir el momento aunque dudo que eso vaya a suceder.

-Me duele un poco la cabeza... pero no es nada- le sonrío levemente para restarle importancia a la situación pero la verdad es que hay más que eso. Me sigo sintiendo cansado y soñoliento además de hambriento. La pérdida de sangre ha hecho mella en mí pero por lo demás no puedo quejarme, la herida del costado está perfectamente vendada y apenas supone una molestia en comparación con hace unos minutos, cuando el dolor ni siquiera me permitía pensar con fluidez.

Finalmente vuelvo a bajar la mirada con un hondo suspiro. Mi mente recuerda al Equites inmovilizado con bridas y mi boca está a punto de decir algo al respecto pero en esta ocasión concreta los impulsos ganan a la razón, cosa extraña en mí. Mis brazos rodean el cuerpo de Viviane parcialmente, cubren su cintura y parte del bajo de su espalda acercándola un poco más hasta el sofá en el que me encuentro y mi frente termina apoyada en su vientre. Me siento algo estúpido y sobretodo vulnerable tras llevar a cabo dicho gesto pero a la vez no puedo evitarlo así que me limito a cerrar los ojos y me concentro en su aroma, en la calidez de su cuerpo e incluso en la textura de su suave ropa.

¿Acaso tiene la menor idea de lo que consigue despertar en mí? Probablemente no, o eso espero.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 12, 2011 6:31 pm
Un suspiro de claro alivio se escapó de entre sus labios al ver que no parece haber fiebre, algo que la relajó de manera visible mientras le miraba con una sonrisa en los labios. Estaba todo lo bien que uno podía estar después de que le dispararan. La preocupación en cierta manera había desaparecido, seguía presente, pero ya era mucho menor. El gesto serio que había tenido hasta que había visto que se encontraba despierto se convirtió en un gesto de dulzura e incluso se permitió dejar una pequeña caricia en la frente antes de separar la mano. Debía recordar que James no parecía estar demasiado acostumbrado al contacto físico, cosa que ella no llevaba del todo bien por su necesidad del mismo en cierta manera. Era algo a lo que estaba acostumbrado y que hacía en muchas ocasiones sin pensar.

Es normal que te duela, voy a ver si me cambio de ropa y me acerco a un restaurante de comida rápida que está a la vuelta de la esquina ahora que estás despierto para comprar algo ¿de acuerdo?

Hubiera seguido hablando, pero la verdad es que no pudo evitar sorprenderse cuando notó sus manos en la cintura y el gesto acercándola hacia él. No era algo que se esperaba por lo que por unos instantes se quedó sin saber reaccionar hasta que finalmente una de sus manos fue hasta su pelo acariciándolo con gesto cariñoso y la otra se movió hasta detenerse en su espalda. Se sentía bien, unida a James en ese abrazo que servía para reconfortar y en cierta manera para aliviar la sensación. Estaban vivos, los dos, y esperaba que lo siguieran estando por mucho, mucho tiempo. Aquellas cosas sabía que unían, que ya no eran los dos mismos conocidos que se habían encontrado en aquella sala hacía unas solas horas. Por otro lado, había mucho de él que le gustaría conocer, pero en ese momento simplemente cerró los ojos.

Notaba la suavidad de su pelo oscuro entre los dedos, fluyendo entre ellos. Era una sensación casi hipnótica mientras que entregaba, al mismo tiempo que recibía, consuelo. Hasta ese momento no se había dado cuenta de los nervios que se le habían puesto en el estómago, de la sensación de miedo de que le ocurriera algo. No dijo nada, no necesitaba hacerlo, hablar podía resultar contraproducente en ciertas ocasiones y tenía la sensación que si hablaba James se volvería a retraer en sí mismo.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 12, 2011 9:15 pm
El sentir su tacto enredándose en mi pelo con suavidad y en mi espalda no puedo evitar estrecharla con algo más de fuerza contra mí, girando la cara hasta apoyar la mejilla en su vientre como un niño caprichoso que no quiere despegarse de su madre pase lo que pase. Por desgracia no tengo el más mínimo derecho a esa actitud así que aunque me cuesta, porque en el fondo me obligo a actuar en contra de mis deseos, levanto la mirada hasta ella observándola directamente a los ojos durante varios segundos. Es entonces cuando mis brazos se desenredan de su cuerpo con lentitud y termino sentándome mejor en el mullido sofá hasta desviar la vista hacia un punto indeterminado del suelo -Perdona...- no estoy seguro de haberla molestado, ya que a fin de cuentas me ha devuelto el gesto y hubiera querido con todas mis fuerzas perderme en él, pero también es posible que lo haya hecho por simple y pura compasión y en tal caso no sería correcto ni apropiado prolongarlo por más tiempo. Además, nunca sé como comportarme en este tipo de cosas, me resulta demasiado extraño aunque me agrade.

Me llevo una mano al costado, por debajo de una desgastada camiseta que ni siquiera es mía, y palpo el apretado vendaje y el cataplasma que se adivina bajo él con suavidad. Ha hecho un buen trabajo, he tenido suerte de tenerla cerca porque cualquier otro hubiera aprovechado para dejarme tirado en el primer callejón apestoso que encontrase.

-¿Dónde está...?- pregunto finalmente volviendo la vista hacia ella con la frente parcialmente arrugada. Me gustaría hablar de otros temas, confesar algún que otro sentimiento, pero la triste realidad es que soy un cobarde y dudo que nunca llegue a hacer tal cosa por lo que termino desviando la vista hacia la cortina tantas veces atravesada -Vamos a tener que interrogarle- sentencio con mayor rotundidad, dejando claro que tampoco sería la primera vez que hago algo así.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Ago 13, 2011 12:22 pm
Era la calma en mitad de la tormenta, como si de repente se encontraran en el ojo del huracán, en ese punto donde todo estaba tranquilo, donde uno parecía que estaba todo solucionado, pero algo le decía a la bruja que solo había comenzado. Se mantuvo quieta, sorprendida en parte y agradecida por ese gesto. Se sentía cómoda con él, cosa que no solía suceder a menudo y considerando que se conocían lo que se conocían. Se permitió relajarse, juguetear ligeramente con su pelo y pensar en que todo estaba bien. Pero no lo estaba y lo sabía. Un suspiro se escapó de sus labios cuando él dio el primer paso para separarse y se movió a su vez para apartarse un par de pasos y que de esa manera él no tuviera que mirar mucho hacia arriba.

Negó con suavidad ante su “perdona” intentando darle a entender que no se preocupara. No le había molestado, en absoluto, pero podía entender que él que parecía que no llevaba demasiado bien el contacto físico pudiera, bueno, sentirse extraño. Estaba en la naturaleza de la Noctem preocuparse por cómo se sentirían los demás ante ciertas circunstancias y estaba claro que con James no iba a ser una excepción. Se mordió por un momento el labio inferior y entonces volvió la mirada hacia la cortinilla.

Allí estaba la vuelta a la realidad y a lo que tenían que hacer. La palara “interrogarle” hace que le vuelva a mirar y apriete los labios por un momento. Sabe que tienen que hacer algo, que él los atacó, que con suerte puede que tenga alguna noción de dónde puede estar Morgaine, que quizá haya información sobre la Profecía o sobre lo que sea que están haciendo los Fae. Hay muchos motivos, muchísimos, para interrogarle y aun así no puede evitar que su ceño se frunza por un momento mientras vuelve la mirada hacia él.

Se encuentra en el mismo sitio, de momento no parece que haya despertado, estuvo moviéndose un poco antes y gimió, pero creo que me he pasado con la descarga.—reconoció por fin mientras miraba hacia la cortinilla. — Tú no te puedes mover, no quiero que se te abra de nuevo la herida y … bueno, esto es más privado que la parte delantera.—miró un momento a su alrededor, estaba segura de que a su abuela se le pondría la piel de gallina si supiera lo que iban a hacer, aunque bueno, igual con un poco de suerte cooperaba. — ¿Voy a por él?

Sí, aquel podía ser un espectáculo digno de ver.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Ago 13, 2011 2:50 pm
Levanto la mirada hacia ella en cuánto empieza a explicarse, manteniendo la mano sobre mi costado durante unos instantes para después dejarla sobre mi propia rodilla. Mi expresión ahora es algo más seria, más distante de lo habitual cuando estoy en su compañía, pero evidentemente no tiene nada que ver con ella. Es una actitud inherente en mí, de hecho la más habitual, la que sale a la luz cuando tengo que tratar con alguien en quién no confío plenamente o que simplemente me desagrada. No puedo evitar ser lo que soy y tampoco estoy demasiado dispuesto a cambiarlo.
-Si no ha muerto ni está agonizando es porque la descarga fue correcta. Él no hubiera tenido piedad si te hubiera tenido a tiro. Lo sabes, ¿verdad?- la observo con fijeza al recordarle ese "detalle". Quiero que sea muy consciente de cómo sería al situación a la inversa, puede que así se sienta algo menos culpable por lo que pasará a continuación... pero sinceramente lo dudo. Incluso dudo que haya tenido nunca prisioneros o algo remotamente parecido.

-Ve- confirmo finalmente asintiendo un par de veces con la cabeza, dejando que se marche y aprovechando ese momento para ponerme de pie. Sé que me ha dicho, o prácticamente ordenado, que debería quedarme quieto y tranquilo pero no se me da muy bien obedecer y de todas formas procuraré no excederme en mis movimientos. Aunque tampoco podría asegurarlo porque también dependerá de la actitud del Cazador. Me muevo por la pequeña estancia con lentitud, apoyándome en algunos muebles durante el corto trayecto. Dejo una de las sillas en medio de la sala y después preparo una jarra de agua que debería bastar para espabilar a nuestro "invitado". Si fuera por mí usaría el cubo maloliente que ha traído Viviane hace un momento pero no me gustaría que tuviera que limpiarlo todo de nuevo así que descarto esa opción. Por ahora.

Una sonrisa maliciosa se dibuja en mi cara al pensar en eso pero se desvanece pronto mientras me giro hacia la cortina. Ahora Viviane podrá ver quién soy realmente, puede que entonces las cosas cambien drásticamente respecto al abrazo llevado a cabo hace un instante. En cierto modo me asusta esa posibilidad pero en el fondo sé que debe ser así, no soy de los que disfrutan viviendo inmersos en sus propias mentiras.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Ago 13, 2011 8:33 pm
¿Lo sabía? Sí, lo sabía, sabía que si hubiera tenido oportunidad hubiera terminado con James y con ella, no lo hubiera pensando, nunca lo hacían. Sabía que en el caso contrario no estarían allí hablando, que seguramente habría terminado todo hacía horas o quizá no. Quizá estuvieran encerrados en esas malditas instalaciones secretas que parecía que nadie sabía dónde se encontraban. Solo había rumores, malditos rumores, que indicaban que estaban haciendo pruebas. Y de alguna manera tenían que saber las armas que funcionaban mejor contra ellos ¿no? De otra forma solo habrían sido armas normales y corrientes. Habían avanzado mucho en los últimos tiempos, demasiado dirían algunos hechiceros. Y eso solo podía significar una cosa.

Lo sé, James, lo sé.—reconoció mientras le miraba por un momento, para finalmente asentir.

Tenía que moverse, hacer el siguiente paso, por lo que salió de la trastienda una vez más deteniéndose al ver el cuerpo del Equites en el mismo lugar donde había caído. Sin más, hizo lo que tenía que hacer. Su mente se negaba a pensar en lo que podría pasar en el interior de aquella habitación. Si lo hacía seguramente tomaría la puerta y se marcharía, cosa que no podía hacer porque no quería dejar a James a solas, no cuando estaba claro que estaba herido. Herido por la culpa del hombre que se encontraba a sus pies y que comenzó a arrastrar por las axilas como buenamente podía. Tenía que recordarse que ese hombre había herido a James pero que su intención era matarlo. Tenía que ver la imagen que se había grabado en sus pupilas cuando había entrado y le había visto con la ballesta apuntándolo en la cabeza.

James tenía razón en eso: él los hubiera matado. Apretó los dientes por un momento mientras seguía con su camino atravesando finalmente la cortinilla y deteniéndose por un momento posando la mirada en James antes de volverla hacia la silla que había en mitad de la sala. Frunció el ceño unos instantes y finalmente se dispuso a intentar subirlo a la silla mientras volvía la mirada hacia el moreno para poder hablar.

¿Se te ha abierto?—discutir con él sobre quedarse quieto era algo que no iba a hacer, no en ese momento al menos. — Intenta no moverte mucho y hacer movimientos bruscos, no es la mejor cura de la historia.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Ago 13, 2011 9:33 pm
En cuanto oigo a Viviane arrastrando el peso pesado del Equites me giro hacia ambos hasta que ya están cerca de la silla y entonces procuro ayudarla a sentarlo en ella sin demasiadas contemplaciones o cuidado, dándole un par de bruscos empujones cuando parece estar a punto de caerse a un lado hasta que el cuerpo inerte queda apoyado en el respaldo y se mantiene en esa posición -Estoy bien, no te preocupes. Resistirá, es un vendaje muy bueno- afirmo con mayor seguridad que ella misma mientras le dedico una sonrisa apaciguadora que pretende templar un poco sus evidentes nervios. Es normal si nunca ha hecho algo así, es probable que no sepa lo que va a suceder a continuación por muchas películas extrañas o libros de ficción que haya podido leer al respecto.

-¿Podrías traer algunas bridas más....?- dejo que se aleje y espero pacientemente, lo cierto es que en apenas un par de minutos ya vuelve a estar a mi lado y en cuanto me tiende lo que le he pedido ato los brazos de nuestro prisionero en el respaldo de la silla a pesar de ya tener las muñecas inmovilizadas. No pienso correr ningún riesgo innecesario.

Cuando ya he terminado estiro un brazo y aparto con suavidad a Viviane hasta que ha retrocedido varios pasos, después recojo la jarra de agua que tenía reservada encima de la mesa y arrojo su contenido sin ningún tipo de contemplación en el rostro de nuestro prisionero, salpicando bastante alrededor y consiguiendo que se despierte sobresaltado y entre toses. No es que me inspire demasiada lástima, para qué mentirnos.

En cuánto la confusión momentánea cesa y es consciente de la situación, empieza a insultarnos de todas las maneras imaginables posibles y yo me limito a entornar los ojos con un suspiro, procurando ser paciente... durante un par de minutos. Después de ese período de margen le asesto una bofetada que le deja mudo de repente, como si no se esperase del todo ese gesto, por lo que termina buscando a Viviane con una mirada llena de súplica que desde mi punto de vista sólo está cargada de la mayor de las falsedades -No te atrevas a mirarla- le agarro con violencia de la chaqueta y la zarandeo hasta que centra su atención en mí -Si nos dices lo que queremos saber puede que sobrevivas- sonrío de lado y él parece dudar durante un momento pero enseguida me asesta un cabezazo que consigue hacerme dar un traspiés. Busco a tientas la jarra de agua ya vacía y entonces la descargo sobre su cabeza con brusquedad, consiguiendo que el vidrio estalle escandalosamente en mil pedazos mientras él empieza a sangrar con poca profundidad, aturdido.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Sáb Ago 13, 2011 10:30 pm
Claro

Sabía que en aquellos momentos básicamente era un peso muerto en el equipaje de James por decirlo de alguna manera, poco podría ayudar en algo en lo que no tenía experiencia. Aun así, si se le daba bien algo, era ayudarle como trayéndole lo que le había pedido y eso hizo. No le hacía demasiada gracia que se moviera, pero tampoco podía hacer nada más. Solo rezar a los Dioses para que fuera lo que fuera lo que iba a suceder en esa habitación a continuación no fuera perjudicial para ellos. No era precisamente el pensamiento que debería tener, debería estar más preocupada por el Equites, pero en ese momento sentía que era cuestión de supervivencia.

Se movió unos pasos hacia atrás para dejar campo libre a James y no pudo evitar que se le encogiera el estómago cuando le echó el agua en la cara. No era la mejor de las formas para despertarse. Su mirada se cruzó con la del hombre, teniendo que apartar los ojos. Sabía que si no lo hacía haría una auténtica estupidez. Una estupidez que podría costarles la vida. Se movió entonces para dirigirse hacia el otro lado de la mesa, apartándose un tanto porque estaba segura de que James lo haría mejor de esa manera. Los insultos eran de esperar, pero el arranque de violencia que llegó después hizo que apretara la mano contra el respaldo de una de las sillas, las mismas que solo unas horas antes habían sido mudo testigo de una tranquila —común y monótona— tarde en la trastienda.

Sabía que no volvería a ver nada de aquello de la misma forma, de igual manera que no volvería a ver a James igual. Respiró hondo por un momento mientras miraba al Equites mover la cabeza aturdido por el golpe repentino, viendo con claridad dónde los cortes que había hecho la jarra al estrellarse contra su cabeza, pero estaba más preocupada en James que en él. Con el ceño fruncido se movió para acercarse al otro brujo, mirando su rostro, tomándolo por la barbilla un instante. Tenía que alejarse, pero aun así…

¿Te ha roto la nariz?—preguntó con gesto de preocupación mientras miraba el rostro del hechicero, un cabezazo así podría haber provocado una fractura del tabique o algo peor, si es que había algo peor en esos momentos. Prefería centrarse en eso antes de en lo que seguramente tendría que hacer a continuación, lo que podría pasar. No se le había pasado por alto el puede que James había usado y al Cazador tampoco, casi podía sentir la mirada del hombre atravesándoles con el odio no disimulado.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Dom Ago 14, 2011 1:56 am
El Equites se queda tan aturdido, al menos en un primer instante, que esta vez ni siquiera masculla insultos así que yo no puedo contener una sonrisa de satisfacción que se ve truncada en cuanto Viviane hace acto de presencia sosteniéndome la cara. Ella es un elemento al que no estoy acostumbrado, una preocupación y donante de atención que consigue cautivarme y a la vez despistarme algo más de lo que debería en estos momentos -¿Eh....? No, estoy bien, tranquila...- sostengo su mano para apartarla con cuidado una vez ya le he proporcionado la oportunidad de mirarme de cerca para asegurarse de que todo sigue en su sitio y entonces el Cazador empieza a reírse por lo bajo burlonamente.

Suspiro hondamente y vuelvo hasta su silla, momento en el que me observa de manera fulminante, como si quisiera matarme con su mirada. De hecho si pudiera estoy convencido de que ya lo hubiera hecho -Podríamos pasarnos horas o incluso días enteros haciéndote preguntas y torturándote al respecto pero has tenido suerte, nos conformaremos con una: Dónde está Morgaine- en lugar de una pregunta suena a orden imperativa pero tampoco me retracto al respecto ya que tampoco pretendo darle muchas opciones. Sabe de sobra que está en desventaja y espero que también sepa apreciar que aunque mi compañera no sería capaz de matar a una mosca yo no tengo nada que ver con su extremada compasión. Aún así está claro que es un tipo orgulloso y no traicionará a los suyos fácilmente, supongo que son dos cualidades necesarias para convertirse en Cazador porque parecen ser rasgos comunes en todos ellos.

El Cazador mira de nuevo a Viviane con disimulo pero se lleva un puñetazo por mi parte en plena cara y después se limita a sonreír sin decir nada así que esta vez soy yo el que se gira hacia ella -Voy a tener que ser más... persuasivo- le informo con total serenidad para que decida si quiere presenciar lo que seguirá a continuación o por el contrario ha llegado el momento de retirarse. Si fuera por mí preferiría que se marchara, que no vea mi parte más oscura a pesar de poder intuirla, pero es una decisión que sólo le corresponde a ella.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Dom Ago 14, 2011 1:23 pm
La bruja asintió por un momento ante su gesto sabiendo que tenía razón, que no había nada que pareciera roto. Bajó la mano porque estaba claro que aquello no había sido una buena idea, menos con el Cazador mirándolos. Apretó los labios un solo instante mientras volvía a asentir, sabía que tenía que moverse hacia un lado y eso hizo, girando sobre si misma mientras la risa burlona la sigue casi tan rápidamente como lo hace la pregunta de James. Morgaine. Le gustaría poder ser capaz de meterse en su mente con un simple chasqueo y ser ella misma la que pudiera llegar a encontrar las respuestas que estaban buscando.

Le gustaría poder bucear en la mente del Equites, hacer saltar todos los cerrojos internos, ver más allá, hasta el mismísimo centro, pero sabía que por muchas leyendas, por muchos rumores que hubiera, eso no era posible. Una verdadera lástima. ¿Realmente estaba pensando eso? Negó, como si de esa manera pudiera apartar esos pensamientos. Aunque desde luego sería mucho menos violento que sacar la información de alguien que no quería hablar. Había visto torturas diversas y leído sobre ellas, otra cosa era estar directamente viéndolo. Tampoco es que estuviera siendo algo tremendo, pero… era el aperitivo y lo sabía.

Una ligera mueca apareció en sus labios al ver el puñetazo que James le propinó en plena cara y aun así simplemente sonrió. Tenía que reconocer que el hombre que estaba sentado maniatado en esa silla y por decirlo de forma coloquial, los tenía bien puestos. En vez de impresionarla, le incomodaba en cierta manera porque sabía que al final iban a utilizarse métodos mucho menos amable. Miró a James cuando habló y miró hacia el hombre durante un momento. ¿Quedarse o marcharse? Se frotó por un momento las manos en la falda del vestido como si de esa manera pudiera evitar que estuvieran ligeramente húmedas producido por los nervios.

Puedo quedarme, pero si prefieres que vaya a la zona principal de la tienda no tengo tampoco ningún problema.—miró a James, pensativa durante unos momentos. — No quiero dejarte a solas con él.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Dom Ago 14, 2011 8:35 pm
Tras la respuesta de Viviane me quedo observándola durante un rato en silencio, dejando que el tiempo pase para que ella reflexione bien su decisión... y yo también. Definitivamente no me termina de gustar la idea de que se quede en esta sala observando lo que va a suceder pero si ella se siente preparada, ¿quién soy yo para impedírselo? Está claro que no me he ganado ese derecho y dudo que lo haga nunca así que finalmente emito una especie de resoplido contenido de pura resignación y vuelvo la vista hacia el Equites, acercándome a su silla hasta quedarme a su lado.

-Puedes marcharte en cuanto lo creas necesario- la miro por último momento y finalmente apoyo una mano en la frente de nuestro prisionero, obligándole a mirar hacia arriba, hacia mí. Se dispone a decir cualquier tontería de las suyas y no desperdicio la ocasión, enseguida apoyo mi mano libre sobre su boca y uso mi poder en ella. La luz de mi energía puede entreverse en su garganta y en su tórax, sale por todos los orificios de su rostro y provoca que su cuerpo tiemble compulsivamente moviendo la silla con un incesante traqueteo hasta que después de unos cinco segundos ceso en mi acción y me aparto un paso, respirando agitadamente debido al cansancio. De no estar tan malherido apenas hubiera supuesto algo de esfuerzo pero en mi estado incluso esto me produce molestia.

El Equites desprende un desagradable olor a quemado, parpadea aturdido y tarda bastante rato en reaccionar, entre toses sonoras que terminan por extraer algo de su propia sangre ya que no sería raro haberle dañado los órganos internos... y está claro que no me importa lo más mínimo -La próxima vez será más largo- le informo volviendo a acercarme a él, tras lo cuál se encoge un poco sobre si mismo abandonando la actitud bravucona que le acompañaba al principio -¡Sólo hay rumores!- espeta intentando justificarse, hablando apenas con un hilo de voz que se quiebra -Hay un loco buscándola...- jadea, cansado, pero yo me limito a ignorar su dolor y observo de nuevo a Viviane, esperando que opine al respecto. Para mí esa información apenas significa algo pero puede que para ella sea algo más.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.