Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LET´S FLY TOGETHER (ELITE)
Sáb Feb 04, 2012 2:10 pm por Invitado

» 27 almas de guerrero
Sáb Ene 21, 2012 4:14 pm por Destino

» Personajes Cannon {Fae}
Jue Dic 15, 2011 7:23 pm por Ruth M. Lorderyan

» C.H.A.O.S. Foro Rol - {Élite}
Jue Dic 15, 2011 4:51 pm por Invitado

» Live Your Dream [Cambio de Botón - Elite]
Jue Dic 01, 2011 10:17 pm por Invitado

» Munso Mágico Latino - Afiliación Élite.
Lun Nov 21, 2011 8:10 pm por Invitado

» Angriffe {X} Normal {X} Foro Nuevo
Miér Nov 16, 2011 5:46 pm por Invitado

» Un crepúsculo diferente; ya nada será como antes [Afiliación normal] Foro Nuevo
Mar Nov 01, 2011 3:47 am por Invitado

» Ao no Yume {Afiliación ELITE}
Dom Oct 23, 2011 12:01 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 12:21 am.
proximamente
ROLTop4Us Roleplay Monster
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa TokyoKisekiA Wizard's Path ESImage and video hosting by TinyPicTwilight MoonPIRATAS DEL CARIBE ROL<Photobucket http://img40.imageshack.us/img40/4930/3535pettyfertumblrlh8sf.jpg Image and video hosting by TinyPicborder=Prophecy Of Lovehttp://illiweb.com/fa/pbucket.gif Live Your Dream Priori IncantatemtTeatro de los vampiros

Desolation Row [Viv & James]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Lun Ago 15, 2011 8:01 pm
Los primeros dos días te dedicaste a recomponer tus propias ideas y a limpiar a fondo Le Mystique después de aquel desastre vivido y probablemente difícil de aceptar. Los siguientes días los dedicaste a revisar los múltiples blocs de notas de tu abuela y su extenso diario apuntando y extrayendo los nombres, pistas y direcciones de todos aquellos que parecieran aptos para ser "buscadores" o para darte información al respecto sobre alguno de ellos, tarea nada fácil tampoco. Al final decidiste elegir, del corto listado que conseguiste, el que te pareció más apto, reciente y teóricamente posible. Aunque de la teoría a la práctica suele haber bastante diferencia.

Es por eso que te encuentras haciendo cola en la puerta de uno de esos locales a los que no irías por voluntad propia ni en mil años, el "Rock Bell". Es el típico lugar conflictivo que han clausurado en más de una ocasión precisamente por los altercados que se generan en él o en sus alrededores pero al final siempre se las ingenian para reabrirlo de nuevo tras apenas unos meses de pausa. Llamas la atención desde el principio y a pesar de que quizá has intentando usar un atuendo más sutil éste sigue destacando entre la multitud de personas de estética punk y rockera que te rodean. Estás fuera de lugar... pero al menos tienes claro el nombre a buscar: George Hamminton.

Cuando por fin tienes acceso al interior del local éste resulta ser todo lo ruidoso, oscuro y apestoso que ya esperabas pero aún así goza de bastante popularidad ya que está lleno de gente que no para de empujarte y darte golpes sin ningún tipo de contemplaciones en cuanto intentas moverte un poco. Por suerte esa actitud cesa levemente en cuanto todos se mueven hacia el tosco y reducido escenario que hay al fondo del local, dejándote algo más de vía libre para moverte por la zona del fondo, cercana a la barra. Lo malo es que en cuanto la música suena la masa de gente se empieza a alborotar... demasiado.

Spoiler:

OFF: Viviane movida con el permiso de la user
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Ago 15, 2011 9:07 pm
Si por ella fuera, no estaría allí metida. Respiró hondo mientras se movía por el local intentando esquivar como buenamente podía los encontronazos, los empujones y los vaivenes que la llevaban de un lado para otro. Ni los vaqueros que llevaba, ni la camisa negra o la cazadora la hubieran hecho que se mimetizara con el ambiente en el que estaba. Miró a su alrededor por un momento, dirigiéndose hacia la barra para intentarse hacer ver o escuchar. Escuchar sería difícil porque el grupo que estaba en el escenario comenzó a tocar atronando por completo el lugar y haciendo que hablar a tono normal fuera prácticamente imposible. Tenía el nombre del mago que estaba buscando en la cabeza pero entre toda esa marabunta iba a ser prácticamente imposible encontrarlo.

¡Un zumo de naranja!—gritó cuando uno de los camareros por fin se puso a su altura, el cual la miró como si estuviera completamente loca.

Esperó hasta que por fin consiguió su vaso, sujetándolo con fuerza como si la vida le fuera en ello y entregando un billete al camarero sin preocupase en realidad de la vuelta mientras intentaba que no la pisaran. Había una multitud de gente saltando, gritando, cantando las canciones del grupo que estaba en el escenario y que no llegaba a ver en realidad en parte a que no era demasiado alta y también porque el movimiento como si se tratara de una ola de personas moviéndose le dificultaban en gran medida poder ver claramente lo que pasaba más allá. Iba a ser francamente difícil dar con él allí. Se volvió de nuevo a la barra intentando llamar la atención de un camarero que se encontraba demasiado ocupado, demasiado pendiente de todo lo que sucedía.

¡Perdona!—gritó cuando se acercó moviéndose hacia delante en la barra para que la escuchara con más comodidad. — ¿Conoces a George Hamminton?

En ese momento, medio de lado para escucharlo, mirando al camarero creyó ver algo por el reflejo del espejo en un momento que la marea de gente se abrió permitiendo una visión más o menos clara —más menos que más— del escenario. Parpadeó confusa, sin estar del todo segura de si estaba viendo bien o no, girándose con el vaso en la mano mientras esperaba en parte la contestación y quería asegurarse de que había visto bien.



avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Lun Ago 15, 2011 9:35 pm
Le ensordecedora música y su atronadora melodía descargan en el ambiente como si una onda de choque. Mi voz se propaga como si de un mensaje profético se tratara y todos se entregan a él como si fuera la verdad más absoluta de todas. Así de fácil y sencillo es manejarlos a tu antojo, como arcilla en tus manos. Les das un motivo suficientemente contundente como para dejarse llevar y enseguida se arrastran unos a otros, golpeándose, insultándose y empujándose en un vacuo intento de marcar su territorio, de llamar nuestra atención sin éxito alguno.

Sonrío satisfecho, con el ego por las nubes como siempre que me subo a un escenario, y aún así les doy más porque son como perros salvajes sedientos de sangre, una sangre que salpica sus puños y sus propias caras sin que a nadie le importe o le preocupe demasiado, lo cuál me incluye.
Generalmente este tipo de ruido y de actitud me desagrada, me pone enfermo y nervioso, pero cuando soy yo el que la genera y puedo vomitar todo lo que quiera a base de gritos la cosa cambia drásticamente. Por unos minutos me siento poderoso, a pesar de que sea una sensación fugaz y ficticia, y durante esos momentos sé que algunos desearían lanzarme encima mío con intenciones muy distintas a las habituales. ¿Quién adivinaría al verme apaciblemente en mi librería que soy capaz de este tipo de espectáculos? Pocos, o mejor dicho nadie. Porque nadie es capaz de conocer mi multitud de recovecos, mi caja de Pandora repleta de rincones oscuros, extraños y desconocidos.

Es tras la segunda canción cuando una de esas chicas ataviada con ropa raída y hecha trizas salta a lo desesperado hasta el escenario, que tampoco se encuentra demasiado elevado, e intenta acercarse a mí con algún que otro torpe traspiés, probablemente bebida o drogada. Le dedico una sonrisa torcida y maliciosa, continua su avance y es recibida por la robusta suela de mi bota devolviéndola al suelo de manera contundente, siendo vitoreado por los más cercanos como si hubiera sido la mejor decisión que podía tomar. ¿Como no van a estar condenados a la extinción cuando se destruyen a si mismos?

Después de eso dejo el micrófono anclado en su percha y desaparezco del escenario, substituido por los instrumentos que me acompañaban hace un momento, los supuestos verdaderos protagonistas de la "función". Bajo las escaleras por un lateral y tras un pequeño rodeo por un angosto pasillo vuelvo hasta la zona principal, ignorando a la multitud del público, apartándolos a base de codazos hasta que me hago un hueco en la barra y sin necesidad de decir nada me sirven una cerveza bien fría mientras el sudor todavía me recorre la cara y el pelo.
Spoiler:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Lun Ago 15, 2011 10:10 pm
Viviane observaba, con claro gesto de sorpresa en el rostro, a James sobre el escenario. Allí arriba no había ni rastro del hombre tranquilo que había estado en la trastienda de su tienda, pero tampoco había nada del hechicero que había tomado las riendas del Cazador para sacar la información que se necesitaba y después hacerse cargo de él. Del hombre frío y letal que había provocado que se diera cuenta de lo poco que le conocía. Con el micro en la mano y haciendo que su voz se extendiera como un hechizo sobre los hombres y mujeres que le escuchaban, James mostraba una seguridad en sí mismo aplastante que hacía que las personas se movieran casi como marionetas ante el giro de sus dedos, en este caso ante cada una de las modulaciones de su voz.

Si el camarero contestó, que dudaba en realidad que hubiera escuchado algo debido al ajetreo que había, al movimiento, a los gritos y al sonido de la música que hacía que todo el cuerpo vibrara como si la esencia del lugar se multiplicara hasta llegar incluso a casi poder verla moverse en torbellinos siendo absorbida por las personas, haciendo que se sintieran con toda la fuerza del mundo para seguir hacia delante, no lo escuchó. Ella misma, incluso, que en realidad era un observador imparcial, podía notar cómo su cuerpo se movía al ritmo de una música que era la primera vez que escuchaba, comenzando por los pies que no podían parar, siguiendo por la sensación de nerviosismo que parecía deslizarse por todo su cuerpo.

Se olvidó por completo del vaso que tenía en las manos viendo cómo se movía por el escenario, escuchando ahora con claridad su voz y frunciendo el ceño por un momento cuando una muchachita se lanzó hacia el escenario. Sorprendida, sí, porque no estaba acostumbrada a asistir a aquel tipo de espectáculos, si sus cuentas no le fallaban seguramente había sido en Woodstock allá por el 69 una de las últimas veces que había asistido a un concierto. Uno de los episodios más oscuros de su vida… y nada que ver con aquello, o no mucho que ver al menos. En el momento que James salió del escenario tuvo la intención de buscarle, incluso se movió, pero se dio cuenta de que sería prácticamente imposible hacerlo cuando toda la gente se arremolinaba y no conocía nada de aquel lugar. Además tenía que encontrar a ese otro mago que supuestamente… bueno, que quizá con suerte estaba allí.

Al verle acercarse de nuevo y dirigirse hacia la barra Viviane se quedó por un momento sin saber qué hacer. Quería saber cómo estaba, saber si la herida se iban curando bien, saber… Se muerdó brevemente el labio por un momento como siempre que andaba indecisa y finalmente esquivando como pudo, recibiendo más de un empujón y codazo, notando cómo el zumo salpicaba hasta caer en la camiseta pero sin darle mayor importancia consiguió acercarse hasta donde se encuentraba el moreno mientras que a su alrededor se arremolinaba una buena cantidad de gente. Pudo ver con claridad cómo incluso alguna chica se acercaba hacia James claramente atraída.

”Allá vamos”

¡¿James?! — preguntó alzando ligeramente la voz para ver si le escucha situada a su izquierda y ligeramente hacia atrás, manteniendo la posición a duras penas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 16, 2011 1:50 am
Recojo el botellín de cerveza llevándomelo a la boca, le doy un buen trago que me refresca parcialmente y entonces una muchacha se coloca a mi lado, sonriente. Yo le devuelvo un ceño fruncido pero aún así empieza a hablar... de manera inútil, porque no consigo entender nada. Ni siquiera distinguiría si me está insultando, alabando o haciendo proposiciones íntimas pero como no me interesa lo más mínimo me limito a asentir de vez en cuando mientras bebo otra vez.
Es entonces cuando distingo a alguien pronunciar mi nombre completo, cosa rara por aquí, así que me giro parcialmente hasta toparme con Viviane. Me quedo aturdido y perplejo durante un instante en el que empiezo a mirarla de arriba a abajo como si fuera un espejismo. No es sólo por su presencia en este antro, es también por su indumentaria que, francamente, le sienta bastante bien.

Al final consigo componer algo parecido a una sonrisa y busco su mano para tirar de ella, abriéndonos camino a base de empujones hasta alcanzar una puerta cercana custodiada por un gorila que me deja paso de inmediato. Al atravesarla el sonido queda claramente amortiguado, aunque todavía es audible, pero sigo caminando a través de un feo pasillo de cemento mal iluminado hasta entrar en un pequeño y tosco vestuario con unas cuantas butacas, espejos, taquillas y poco más -¿Qué haces tú por aquí? Nunca me hubiera imaginado que te gustaban este tipo de sitios...- recojo una de las toallas abandonadas por encima de una mesa y me seco superficialmente el sudor de la cara y el pelo antes de mirarla con una sonrisa traviesa -Pero seguro que tampoco me hubieras imaginado a mí encima de ese escenario- me aventuro a suponer preguntándome qué diablos debe opinar al respecto.

Spoiler:

Nunca hubiera esperado que me viera aquí, cantando, de hecho no es algo que hubiera deseado. Es una parte de mí que la mayoría desconocen y prefiero que siga siendo así porque la gente tiende a pensar que si te gusta este tipo de música y eres capaz de organizar tal alboroto es porque realmente eres así todo el tiempo... pero no, no en mi caso. El caos me gusta en pequeñas y ajustadas dosis controladas por mí mismo, de otro modo me resulta tedioso y agotador. Tiro entonces la toalla hacia ninguna parte y la miro inquisitivamente, con el pelo revuelto y hecho una maraña -¿Qué te ha parecido a ti...?- pregunto remarcando la última palabra, queriendo dejar claro que me interesa su opinión personal pero no la de la inmensa mayoría que puede llegar a rodearme. No hago esto para que me admiren, alaben y ese tipo de cosas aunque nunca viene mal una pequeña subida de autoestima ocasional.

Spoiler:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Ago 16, 2011 1:21 pm
Todavía se encontraba bastante sorprendida por encontrarlo allí, en realidad sorprendida no era la palabra exacta, ¿alucinada? Sí. Había roto sus parámetros mentales en dos por completo. James tenía distintas facetas que no llegaba a comprender del todo, que se entrelazaban y eran las que finalmente hacían un todo. Si alguien le hubiera dicho la primera vez que el hombre tranquilo y anónimo que atravesaba su tienda podía llegar a subirse a un escenario a cantar, hacerlo francamente bien —aunque quizá demasiado agresivo para su gusto— y hacer que la gente vibrara de la manera en la que lo había hecho le diría que estaba completamente loco. Ella que por regla general captaba bastante bien la esencia de la gente debía reconocer que James era una caja de sorpresas con tantos recovecos que parecía que cada día encontraba uno nuevo.

Se dejó llevar por entre la gente detrás de él, evitando a duras penas que su vaso terminara en el suelo. No, no estaba del todo acostumbrada a todo aquel movimiento de gente, a toda esa marea humana que se agitaba al ritmo de la música. Parecía que hubiera vivido las últimas décadas en plena selva y en parte había sido así. Se había perdido gran parte de la forma de vida de la juventud. En momentos como aquel se sentía tremendamente apartada del mundo. Negó, tampoco era para tanto. Miró a su alrededor cuando entraron en lo que suponía que debía ser algún tipo de camerino volviendo la mirada finalmente hacia él cuando comienza a hablar. Observó con curiosidad sus movimientos sonriendo sin poder evitarlo al ver su pelo despeinado. No sabía por qué pero al verlo así parecía más accesible que en las ocasiones anteriores: tonterías suyas, seguramente.

Pues suelo ser una habitual, me encanta todo esto, ¿sabes?.—comentó divertida mientras una breve sonrisa pícara se deslizó por sus labios. — Esta es la primera vez que vengo—reconoció al final mientras se encogió suavemente de hombros. — Y lo hice porque según los papeles de mi abuela aquí puedo encontrar a una persona que me ayudaría para encontrar a Morgaine.—se movió hacia delante, con el vaso en la mano izquierda como si se le hubieran pegado a ella aunque en realidad apenas había dado un par de sorbos. — Ha sido toda una sorpresa, por un momento pensé que me habían echado algo en la bebida.—miró hacia el vaso de zumo, desviando por un momento la mirada observando cada uno de los detalles de la habitación en los que se encontraban. — Ha sido diferente… quiero decir, no había escuchado antes este tipo de música, me ha parecido duro, agresivo.—no sabía cómo explicarse en realidad, cómo hacerle entender lo que había sentido unos instantes antes. — Pero me ha gustado, quiero decir… has hecho vibrar a todos, sin darme cuenta has introducido la música dentro de mí, me has hecho bailar y la energía que había, Dioses, casi se podía ver torbellinos de ella, como si pudieras potenciarla cuando cantas.

Una estupidez, pero era como si la energía, esencia o como quisieran llamarla, hubiera vibrado de repente con su música y su voz, haciendo que se moviera como si estuviera viva en un enorme crescendo que había hecho agitarse todo y a todos. O quizá fuera la fuerza del momento, la mecánica, lo que había hecho que sintiera eso.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Mar Ago 16, 2011 8:27 pm
Arqueo una ceja exageradamente cuando menciona que es una habitual, dejando patente mi incredulidad al respecto. Enseguida aclara la situación y entonces sonrío de lado. Tener un motivo que literalmente la obliga a andar por aquí tiene más sentido que su voluntad propia. Aunque en cierto modo, en el fondo, deseaba que así fuera. Tal vez sea mejor, no creo que pudiera soportar a una versión rockera de Viviane con tanta estoicidad como la suya habitual: serena y plácida. Eso facilita bastante las cosas cuando en realidad estarías dispuesto a ponerte de rodillas delante de ella y decirle que te pida cualquier cosa que desee. Cualquier cosa... así de contundente y definitivo me estoy volviendo. Quizá debería frenar esto antes de que me supere, pero me temo que ya es tarde para eso.

Presto atención a su opinión y al final termino riendo abiertamente ante su entusiasmado halago.

Spoiler:

O al menos para mí lo ha sido -Si te ha hecho sentir eso puedo darme por satisfecho, sin duda- admito esta vez sin demasiados tapujos ya que a fin de cuentas esa era mi intención al subir al escenario, conseguir "poseer" en cierto modo a los presentes para que se desprendieran de sus propias inhibiciones, incluso de las mías propias. Cuando la música suena soy capaz de dejar esas preocupaciones atrás y entonces me convierto en alguien distinto... y de hecho todavía estoy lo suficientemente agitado como para seguir mirándola directamente a los ojos sin apenas parpadear. ¿Pero acaso tengo la culpa de que me tenga hechizado? No es como si pudiera defenderme o protegerme contra ello, ya he sido vencido y derrotado por sus sonrisas y ni siquiera lo sabe. ¿Acaso pretende arrebatarme algo más?, ¿la razón?, ¿mi propia voluntad? No, no creo, ya las posee desde hace un tiempo.

Es entonces, en ese extraño estado de obnubilación, cuando me acerco más a ella hasta recortar considerablemente la distancia que nos separa. Creo que la única vez que estuvimos tan cerca fue durante aquel extraño y reconfortante abrazo en la trastienda de Le Mystique pero la situación actual dista mucho de parecerse a aquella -Pero si te ha parecido agresivo podría cambiarlo por lo que tú me pidieras...- me inclino entonces hacia ella pero no la toco en ningún momento, aunque mis labios sí llegan a rozar su oreja al susurrarle con suavidad -¿Eso te gustaría...?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Mar Ago 16, 2011 9:02 pm
Cuando sonríe James se trasforma por completo. Viviane no sabía muy bien cómo explicarlo, solo podía hacerlo de esa manera. Cuando sonreía su rostro se iluminaba y automáticamente hacía que un gesto igual se deslizara por sus labios sin darse apenas cuenta de ello. Además con el pelo revuelto tenía un aire pícaro y atrevido muy distinto al James que ella estaba acostumbrada a ver de las visitas a la tienda. Sí, parecía más joven y más cercano. No sentía la necesidad de ir lentamente por miedo a hacer algo que pudiera incomodarle. Desde el abrazo del último día en la tienda, con todo lo que había sucedido, se había tendido un hilo entre ambos. No era nada físico, por supuesto, pero le había acercado a él de una forma mucho más cercana de lo que hubiera pasado con cualquier otra persona ajena a su familia o a Ruth.

Ahora entendía por qué decían que las situaciones límites hacían que afloran sensaciones y sentimientos que de otra manera seguramente tardarían meses o años en salir. Confiaba en él, le respetaba, aunque era cierto que en cierta manera la confundía. La confundía porque esa parte más oscura que había visto la había sorprendido y le había hecho pensar cuánto más había en su interior que no llegaba a ver, ni siquiera a rozar. En cambio, en ese momento, estaba viendo otra faceta diferente de él.

Solo te digo lo que me ha ocurrido a mí, quizá a otras personas…—le siguió con la mirada mientras se fue acercando mientras observaba sus ojos. ¿Qué le estaría pasando por su cabeza? Una vez más en pocos días deseó poder ser una psike, aunque sabía que si lo fuera jamás se metería en su cabeza. No pudo evitar que un ligero escalofrío la recorriera, ni que de repente las pulsaciones se la dispararan. Ante todo pronóstico se puso nerviosa como si fuera una quinceañera cuando él volvió a hablar apretando con fuerza el vaso que tenía en la mano. Un nuevo escalofrío, esta vez procedente desde el lóbulo de su oreja allí donde su aliento ha dejado una ligera marca tras decir unas palabras que la dejan confundida. Por los Dioses, no es ningún tipo de niña para comportarse de esa manera. — Estoy segura de que serías capaz de hacer cualquier cosa con esa voz que tienes.— reconoció mientras se esforzaba por ponerse en una posición en la que mirarle a los ojos directamente mientras hablaba, respirando profundamente intentando controlar unos latidos de corazón que habían aumentado sus pulsaciones con el simple gesto de él de susurrar en su oído. — Me… me ha gustado mucho.

¿Qué demonios había sido eso?
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Miér Ago 17, 2011 1:18 am
Noto como su cuerpo se queda tenso y prácticamente paralizado en cuanto la distancia entre nosotros se hace menor. Suponía que no la afectaría demasiado o que en todo caso retrocedería un poco, reacción que hubiera podido comprender a la perfección, sin embargo se mantiene clavada en el sitio como si no supiera demasiado bien qué hacer. Es posible que eso signifique que no le ha molestado... pero tampoco creo que llegue al extremo opuesto de haberle gustado. ¿O acaso me equivoco? No estoy seguro, no es que trate con demasiadas chicas, al menos no que me importen, así que no estoy habituado a sus reacciones y gestos corporales, no alcanzo a interpretar del todo su nerviosismo y tensión patentes. Tal vez si la conociera mejor...

-Sería capaz de cualquier cosa...- empiezo a repetir ladeando parcialmente la cabeza para devolverle una mirada cercana pero sin terminar la frase con el "por ti" que ha estado a punto de escapar de mis labios. Demasiado arriesgado, demasiado patético para pronunciarlo en voz alta.
Desciendo entonces la vista hasta el vaso medio vacío que conserva apretado entre sus dedos y lo sujeto con cuidado hasta que consigo que reaccione y lo suelte. Realmente parece una chiquilla, no me hubiera creído nunca capaz de crear ese estado de aparente confusión y aturdimiento en ella. ¿No se suponía que era ella la que me tenía dominado...?

Bebo con tranquilidad de su vaso, manteniendo mi mirada fija en la suya, al terminar me relamo un instante y no puedo evitar una sonrisa. Realmente es un simple zumo de naranja, sin más, ¿quién más pediría algo así en el Rock Bell? Después lo dejo sobre la mesa más cercana a nosotros, limitándome a estirar el brazo para alcanzarla, y enseguida vuelvo mi atención hacia Viviane, acariciando suavemente su cuello cuando una de mis manos se desliza a través de él hasta quedar en su nuca -¿El susurro o la actuación...?- sé que no debería haber forzado más la situación, que estamos en el borde de un abismo que puede terminar en desagrado, pero no he podido contener a mi parte más traviesa en esta ocasión.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Miér Ago 17, 2011 8:38 am
Estaban caminando por un camino lleno de cristales sin moverse del sitio. ¿Cuándo se había convertido el tímido brujo en el hombre que estaba justo delante de ella? Eran la misma persona, los mismos ojos, la misma voz, la misma sensación que en ese momento, la misma confianza depositada, pero al mismo tiempo era como si el paso por el escenario le hubiera dado una seguridad en sí mismo que en ese momento estaba desplegándose para enredarla por completo. Sí, sería capaz de hacer cualquier cosa, estaba prácticamente convencida. Si no supiera que se trataba de un Aurumm como ella hubiera jurado que era como uno de esos hipnotizadores que podían hacer que se hiciera lo que quisiera con el tono de la voz, si no supiera que era un hechicero casi hubiera jurado que era un vampiro que podía engatusar con la voz.

Parpadeó por un momento bajando la mirada finalmente hasta el vaso al darse cuenta de que estaban tirando de él. Dioses, se estaba comportando como una verdadera estúpida. Soltó este para ver cómo bebía y dejó escapar un ligero suspiro que apenas fue audible en mitad del silencio de la habitación comparado con el sonido que llegaba desde fuera amortiguado. Se estaba convenciendo de que solo se había acercado porque tenía sed cuando notó la mano en su cuello, en esa leve caricia que llevó hasta su nuca y que ella lo sintió como una especie de descarga. ¿Cuándo demonios hacía que sentía algo así? Seamos sinceros, Viviane no había sido una santa a lo largo de su existencia, y aun así se sentía en cierta manera torpe porque toda la seguridad que tenía se había tambaleado con un solo susurro, con un solo toque.

Se movió entonces hacia delante, dejando que su mejilla rozara por un momento la de James sabiendo que estaba jugando con juego y aun así adentrándose en el juego sabiendo que la situación se le podría ir de las manos en cualquier momento.

La actuación ha conseguido llenarme de energía.—comentó en voz baja, moviéndose sin saber muy bien si acercarse un paso más o alejarse, optando por quedarse en su sitio antes de moverse ligeramente para poder volver a mirarle a los ojos. — El susurro...—se detuvo unos instante, buscando unas palabras que no estaba muy segura de llegar a encontrar. — Por los Dioses, James.—vale, eso no era precisamente lo que quería decir. Suspiró porque estaba completamente bloqueada como si su capacidad de habla se hubiera esfumado en el instante que le había visto en el escenario por no decir en el mismo instante que había sentido el roce de sus dedos en la nuca. — El susurro simplemente ha terminado por dejarme seco el cerebro.—comentó al final con una medio risa nerviosa que se obligó a acallar.

¿Dónde se había metido su seguridad cuando la necesitaba?
Spoiler:
No es que sea una gran cosa, pero necesitaba subirlo antes de que me fuera. Por cierto, sí, me llevo el video de Desolation Row en el ipod. Al final me pasé hasta las tres entre el post y metiendo canciones en el cacharro este -se me borró todo y ya que estábamos...-. Pasa un buen día y nos vemos a la vuelta (:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Miér Ago 17, 2011 5:17 pm
Viviane sigue prácticamente inmóvil, como si no fuera capaz de reaccionar a un aturdimiento que no estoy seguro de como ha llegado a poseerla. ¿Realmente he sido yo el causante? No puedo evitar dudarlo, no me considero el tipo de hombre que podría interesarle a alguien como ella, pero aún así su tensión y nerviosismo con cada uno de mis pequeños gestos es notable, palpable y evidente incluso para alguien tan poco perspicaz para ese tipo de reacciones como yo. Puede que al fin y al cabo no sea el único que se toma habitualmente las relaciones sociales con mucha clama, puede que mi actitud actual haya conseguido desplomar de un simple golpe todas las ideas que se había hecho acerca de mí a través de nuestros anteriores encuentros. ¿Pero de verdad creía que siempre soy así de tranquilo y sosegado? Hay que admitir que no me dejo llevar por los impulsos a menudo porque sencillamente nadie los despierta, pero cuando alguien lo hace... Es imparable.

Cierro los ojos al notar el suave y cálido roce de su mejilla, inspirando su cercano aroma hondamente para volver a mirarla en cuanto adopta una posición más natural para ella. El contacto ha sido tan efímero que llego a sentirme ofendido por ello pero aún así me contengo porque ni siquiera parece haber sido intencionado. Sonrío apaciblemente cuando menciona la actuación pero después... después resulta imposible contener una nueva carcajada despreocupada. Apenas puedo creer que sea tan encantadoramente vulnerable. Creía que era una chica más "preparada para todo" pero no voy a engañarme, me gusta más así, incentiva todavía más mi propia seguridad y decisión. De hecho si no fuera porque la respeto y realmente me interesa y preocupa lo que opina sobre mí probablemente ya hubiera llevado a cabo algún gesto mucho más apasionado e íntimo hace rato. Es tan irresistible que casi duele... tan cerca y tan lejos a la vez.

-¿En serio? Conservaré la esperanza entonces- me limito a responderle con naturalidad antes de sujetar su rostro entre mis manos para terminar besando su frente cariñosamente. Quisiera ir mas allá, quisiera probar el sabor de otras partes de su cuerpo, pero sé que no me he ganado ese derecho así que finalmente la suelto con lentitud, obligándome a ello con algo de esfuerzo, y retrocedo para volver a separarnos y dejar de incomodarla, sentándome en el borde de la mesa que teníamos justo al lado con un suspiro de resignación -¿Quién es esa persona...?- pregunto con curiosidad mientras me obligo a bajar nuevamente a la realidad, cruzándome de brazos.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Jue Ago 18, 2011 1:08 pm
Le miró en silencio a los ojos como intentando ver más allá o como si necesitara pensar, analizar, o simplemente relacionar palabras y situación. No había exagerado en absoluto cuando le había dicho que su cerebro se había secado. Había sufrido una especie de cortocircuito producido por la subida de tensión. Cosa que resultaba extraña y fuera de lugar porque no se había considerado nunca una persona a la que afectaran esas cosas. A lo largo de su vida había tenido diversos encuentros, diversas parejas, pero en ningún caso había sucedido que se quedara sin habla. En parte se sentía estúpida, quizá estúpida tampoco fuera la palabra exacta, quizá fuera más preciso decir que sentía que estaba haciendo el ridículo.

Todas sus terminaciones nerviosas se activaron al mismo tiempo cuando James la tomó el rostro y por un momento tuvo la impresión de que sus labios se iban a desviar hacia abajo en vez de quedarse en su frente. El anhelo que sintió fue extraño y la desilusión que apareció después ante ese gesto puramente cariño le dejó por un momento con el ceño fruncido hasta que finalmente comenzó a moverse con normalidad. Al menos toda la normalidad que podía tener tras lo que acababa de pasar. Bien, pensar en amigos y en cosas concretas era mucho mejor que comenzar a analizar aquello que no terminaba de comprender del todo.

O que quizá no quería comprender del todo.

Se movió entonces para caminar por la habitación con gesto pensativo y observar con más claridad el lugar donde estaban porque hasta ese momento no se había quedado con los detalles.

Un “buscador”—comentó hasta volver a acercarse a él para apoyarse a su lado en la mesa con las piernas estiradas y cruzándolas a la altura de los tobillos. Se quedó pensativa unos instantes más antes de volver a hablar. —Se llama George Hamminton y por lo que parece se deja caer por aquí.— se giró entonces hacia él, poniéndose de medio lado para mirarle a los ojos un instante y después bajar la mirada hacia el costado. —¿Cómo va la herida? ¿Puedo verlo?

Se detuvo en el movimiento de sus manos que se dirigían hacia la ropa de James para esperar si le daba o no el consentimiento para ello. Quería ver cómo seguía la herida y si estaba mejor, y reconocía que la idea del buscador se había quedado un poco desdibujada desde que le había visto aquella noche.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Jue Ago 18, 2011 9:59 pm
La sigo con la mirada mientras se mueve por el reducido vestuario atestado de ropa ajena por encima del escaso mobiliario y de vez en cuando me permito ser un tanto descarado en dicha observación aunque ella está tan pensativa que en esta ocasión concreta puedo permitirme ese "lujo" sin preocuparme en exceso de que pueda juzgarme u ofenderse por ello. En realidad no tendría porque ofenderse por resultar deseable... ¿o sí?
-¿George?- repito de repente en cuanto el nombre es pronunciado, sin poder disimular mi sorpresa al respecto. Sé que él es un hechicero y desconozco cuál es su especialidad pero no me hubiera imaginado que se tratara de un buscador... aunque es normal, no suelen alardear de ello porque es un don demasiado poco común y solicitado. Probablemente se metería en más problemas de los ya habituales si se conociera esa faceta de él.

-Le conozco... más o menos. Es el encargado del local, supongo que te lo podría presentar- me quedo mirando la puerta, por el momento cerrada, pero su siguiente pregunta e interés consigue que baje la vista hasta mi propio costado, descruzando los brazos en cuanto se mueve un poco de mi lado con la intención de acercarse hacia mi ropa. ¿De verdad es tan ingenua? Incluso yo veo la cantidad de dobles sentidos que tiene la situación aunque no es que me desagraden precisamente -Si querías que me quitara la ropa sólo tenías que pedírmelo...- comento burlonamente mientras me desprendo de la chaqueta de cuero desgastada llena de tachuelas y alguna que otra cadena, lanzándola hacia una butaca cercana en la cual aterriza entre algún que otro tintineo metálico.

-Ahora en serio... va bien. Sigue molestando de vez en cuando con algunos movimientos y quedará cicatriz pero por lo demás está perfecta- le dedico una de esas sonrisas tranquilas y apacibles que sólo ella consigue sonsacarme para intentar dejarla lo más tranquila posible y después me quedo mirando con fijeza y una expectación que apenas puedo contener como su delgada mano se acerca a la llamativa hebilla de mi cinturón con forma de murciélago. Normalmente no se ve demasiado, parcialmente oculta bajo camisas, camisetas o chaquetas, pero en cuanto la tela de mi ropa empieza a ser arremangada se hace patente, junto a la goma de mi ropa interior.
Spoiler:

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Jue Ago 18, 2011 11:45 pm
Viviane no se podía creer la buena suerte que tenía. Por lo que parecía James era toda una caja de sorpresas. La bruja pensaba que iba a tener que estar un buen rato por allí metida hasta que diera con el “buscador”, pero de repente había tenido un golpe de suerte y quizá, con más suerte todavía, podía ser que le echara una mano. ¿Dónde demonios estaría Morgaine? Sabía que era tener unas falsas esperanzas, que quizá no fueran más que fantasmas y rumores, pero aun así…

Si pudieras hacerlo te estaría agradecida, de verdad.— le dedicó una sonrisa. — Pensaría que me iba a llevar varias horas o incluso días.

Aunque no era George el que le preocupaba demasiado cuando le preguntó por la herida, sino el hechicero que tenía a su lado. Tenía que admitir que había estado a punto de echarle la bronca por subirse al escenario a cantar estando como estaba, pero se imaginaba que era algo en lo que no se tenía que meter. Aun así, esperaba que no se le hubiera vuelto a abrir porque entonces sí que la iba a tener que escuchar. Ante su comentario se quedó por un momento mirándole y después se echó a reír de forma abierta y espontánea, con una de esas sonrisas que provocaban que se le iluminara por completo la cara cuando lo hacía.

uniéndose a la moda…:

Puede ser, pero no hubiera sido tan divertido que fuera tan rápido ¿no?— preguntó claramente bromeando viendo cómo se quitaba la cazadora y escuchando el tintineo pero sin girarse hacia ella. Su atención estaba más concentrada en su camiseta hasta donde acercó la mano escuchando sus palabras. Le alegró saber que estaba bien. Sin poder evitarlo su atención se quedó por un momento en la hebilla del pantalón hasta darse cuenta de lo que hacía y negó para sí, subiendo la camiseta con cuidado moviéndose en el gesto para quedarse delante de él. — Siento que no vaya a ser una bonita cicatriz, quiero decir… no suelo coser heridas muy a menudo.—comentó mientras alzaba la camiseta buscando la zona del costado donde estaba la herida, sin alzar la mirada para verlo. — Me alegro que no se te haya infectado, no hubiera sido nada agradable. Si te pasas por la tienda puedo darte una pomada para que te lo eches así ayudaría a la cicatrización y aliviaría un tanto el dolor. Lo que no entiendo es cómo has subido al escenario hoy, puedo imaginarme que te habrá dolido.

Hablar, sí, hablar y evitar mirarle a la cara porque tenía la impresión de que de alguna estúpida manera tenía las orejas enrojecidas. Por los Dioses, no hacía mucho también le había visto sin camiseta.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 19, 2011 1:23 am
-Su....pongo- respondo a su broma un tanto aturdido por su deliciosa sonrisa aunque enseguida me veo contagiado por esa actitud e imito su gesto a mi manera, que probablemente no sea tan agradable como la suya pero aún así no me contengo, me limito a demostrar que estoy a gusto con ella sin preocuparme demasiado de lo que puede suceder en un futuro. Creo que de hecho ese es uno de mis principales problemas en cuanto a empatía, desconfío de todo el mundo y de lo que podrá pasar dentro de un tiempo, por eso prefiero mantenerme alejado de todos y no correr el riesgo. Pero con ella no he podido evitar hacer la excepción en casi todos los sentidos imaginables.

-Me conformo con haber sobrevivido sin pasar por un hospital así que no te preocupes- le resto importancia al asunto mientras su mano se queda detenida sobre mi estómago, momento en el que levanto un poco la mirada para observar su rostro, fijo en la hebilla de mi cinturón mientras se ruboriza parcialmente -Además se supone que las cicatrices son atractivas, ¿no?- añado burlonamente, ladeando una sonrisa mientras mi ropa continúa levantándose provocándome un breve escalofrío. Nunca he considerado tener un cuerpo demasiado atractivo, no nos engañemos, así que me siento un poco incómodo con el hecho de que vea parte de él aunque a la vez tiene cierto punto, digamos.... estimulante.

Mi expresión se vuelve traviesa durante una fracción de segundo, imaginando cosas que dudo que jamás lleguen a suceder respecto a la posición de la mano de Viviane, pero enseguida procuro contenerme y me limito a dejar que palpe la gasa que cubre la herida, perfectamente limpia y bien precintada aunque ahora mismo algo sudada y tenuemente mojada de sangre, sin que ésta llegue a ser suficiente para mojar la ropa -Cuando empiezo a cantar no me doy cuenta de ese tipo de detalles- admito con cierta sequedad al recaer en la cuenta de que probablemente termine por recibir cierta dosis de reprimenda, momento en el que estiro mi camiseta hacia abajo antes de que se fije demasiado en la gasa -También podría estar bien que pasaras por mi librería a dármela...- respondo en referencia a esa pomada con cierto toque de resentimiento, quedándome por un momento con la boca abierta, pero al final la cierro de repente. Me hubiera gustado decirle que estuve esperándola durante estos días, que creía que vendría a traerme su libro o a revisar la herida, pero sólo me haría quedar más en ridículo así que me callo, como es habitual en mí, y me muevo hasta la puerta con relativa lentitud, pensativo, queriendo hacer muchas cosas y no haciendo nada.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 19, 2011 2:26 am
Le miró a los ojos por un momento perdiéndose en la intensidad de los mismos, no se había fijado hasta ese momento al estar tan cerca que en realidad no los tenía marrones sino que variaban hacia un color verde. Parpadeó un par de veces para volver su atención a lo que tenía entre manos aunque al final no supo si había sido una buena o mala idea. Rió por un momento ante el comentario sobre las cicatrices, asintiendo con suavidad a sus palabras.

Eso dicen, pero según el tipo de cicatriz. Espero no haberte hecho ningún destrozo.

Frunció el ceño al ver la gasa, está claro que se lo ha cuidado aunque no esperaba nada menos de él. No es por eso por lo que frunció el ceño, sino porque le hubiera gustado poder llegar a levantar un poco para ver cómo estaban yendo los puntos, ver si había alguna posibilidad de infección o estaba todo bien y sin problemas desde ese punto de vista. No le había dado tiempo a hacerlo porque él se había bajado la camiseta impidiéndoselo y se había incorporado mientras hablaba haciendo que Viviane se moviera hacia un lado para dejarle paso. La mujer se movió para apoyarse en la mesa mientras le miraba por un momento apretando los labios en un ligero mohín que no llegó a traslucirse del todo en el gesto propiamente dicho, sino que se quedo en una especie de mueca.

Ya, me he dado cuenta.—contestó, quizá un poco más seco de lo normal mientras le miraba con el ceño fruncido. Dioses, tenía que controlarse. Sus dedos sin darse cuenta de lo que estaba haciendo golpeteaban en la superficie de la mesa a ambos lados de su cuerpo al ritmo de la música que llegaba amortiguada desde la otra parte de la puerta mientras miraba la espalda de James. — En cuanto la tenga preparada me pasaré por allí.— se separó de la mesa metiendo las manos en los bolsillos para andar un poco estirando las piernas y porque en cierta manera no podía estar quieta. Apartó entonces la mirada mirando por un momento a su alrededor. — Pensé que te vería por la tienda.—reconoció mientras negaba después para sí, era verdad que había dicho que se pasaría por su tienda pero la forma de irse de él… en cierta manera había pensado que quizá no quisiera volver a verla después del lío en el que le había metido en el Equites, sumado a que le habían disparado por su culpa en cierta forma.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 19, 2011 1:53 pm
Por extraño que parezca esta vez no me cae ningún sermón o "recomendación" aunque supongo que ya he recibido bastantes desde que nos conocimos. A fin de cuentas normalmente me niego a que me digan lo que tengo que hacer así que podría considerarse un logro por su parte pero entiendo que no lo vea así porque, seamos sinceros, apenas nos conocemos uno al otro aunque hayamos compartido momentos casi de todo tipo y me sienta más unido a ella que a cualquier otro hechicero que conozca desde hace décadas.
Sin embargo su siguiente afirmación resulta más fuera de lugar. Estoy acostumbrado a oír ese tono seco y distante salir de mi propia boca pero no de la suya, ella siempre ha sido la apacible y empática, la que siempre tiene algo que decir, ¿no? Puede que se haya molestado por no haberle mostrado la herida tanto como querría así que procuro ignorar el modo en que ha dicho eso, probablemente se le pase pronto.

Asiento finalmente a su ofrecimiento y mientras ella se separa de la puerta yo sujeto el pomo de la puerta dispuesto a abrirla pero entonces llega su última acusación y desborda el vaso con la misma facilidad que es capaz de vaciarlo. Repentinamente doy un puñetazo sonoro en la puerta que hace que esta tiemble de arriba a abajo, dejando una pequeña muesca donde mis nudillos han impactado con violento ímpetu. Resoplo un par de veces procurando tranquilizarme pero apenas lo consigo antes de girarme hacia ella -¿Me estás acusando de algo?- la miro con el ceño fruncido y una mezcla de ofensa y decepción. Es por cosas como esta por las que odio acercarme demasiado a alguien. En el momento más inesperado hacen o dicen algo que te derrumba con mayor facilidad que unas cadenas y además sigue doliendo aunque ya no las tengas -¿No he hecho suficientes cosas por ti?- pregunto de forma retórica mientras salvo la distancia que nos separa en apenas un par de largas y decididas zancadas, con la mandíbula apretada y el ceño arrugado.

De ser otra persona probablemente ya me hubiera enzarzado en una buena pelea pero con ella no me siento capaz de hacer tal cosa y al final sólo la agarro del cuello de la chaqueta hasta levantárselo, arrastrándola literalmente hacia mi hasta que su cuerpo se encuentra con el mío. Aún así la mantengo sujeta con firmeza mientras la miro de cerca, con intensidad, como si pretendiera ahondar en sus verdaderos pensamientos a través de sus ojos siempre expresivos -¿De verdad crees que hubiera perdonado a cualquier otro por recibir un flechazo en su lugar?- pregunto mientras me inclino más hacia ella, rozando su nariz con la mía, sintiendo su aliento en mi propia boca.

Spoiler:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 19, 2011 2:40 pm
No se lo esperaba, no se esperaba en absoluto aquel movimiento y no pudo evitar dar un respingo cuando vio su puño estrellarse contra la puerta. Se imaginaba que en ese momento su propia cara sería todo un maldito poema, pero la sorpresa se había reflejado claramente en sus ojos a la vez que en su rostro. En un segundo la apariencia tranquila del hechicero se había esfumado, era otra cara del intrincado tapiz que era James que todavía no conocía y debía reconocer que de las más desagradables. Pero, ¿qué esperaba? ¿Un remanso de paz? Por los Dioses, no lo sabía y eso era algo que le dejaba confundida. No podía seguir los mismos pasos que había seguido con el resto de la gente porque en cuanto pensaba que le conocía hacía un quiebro que provocaba que se diera cuenta de que en realidad eran dos desconocidos en muchas, muchas cosas.

Sus preguntas la dolieron, la dolieron mucho más que lo que estaba dispuesta a admitir. Más incluso que la sensación de ser semi arrastrada hasta que sus cuerpos se pegan y sus ojos se quedan fijos los unos en los otros. Le duelen porque no se las esperaba y le hacen sentirse mal, terriblemente mal, por lo que había sucedido en la tienda la última vez. Por haberlo metido en asuntos que no eran de su incumbencia, por haber tirado de la cuerda hasta un límite que claramente no controlaba. Y la guinda llegó al final teniendo que bajar la mirada porque tenía razón, le habían disparado por su maldita culpa. Si no hubiera estado allí, si directamente no hubiera estado allí, no hubiera sucedido nada. Él seguiría con su vida, estaría bien.

Te puedo asegurar algo, James, no hubiera querido que te hirieran por mi culpa.—el tono intentaba estar tranquilo pero la mezcla de emociones se reflejaban con claridad en su voz sin que pudiera remediarlo. Una mezcla que aun tenía una chispa del enfado anterior que no había terminado de poder controlar. —Solo pensé que igual te volvería a ver por la tienda.—apretó entonces los labios sin poder evitarlo y clavó sus ojos en los de él apretando los puños a ambos lados del cuerpo aunque sabía que no iba a usarlos. —Maldita sea, te largaste de tal forma que estaba completamente segura de que ni siquiera querías volver a verme.— terminó por decir intentando soltarse para alejase. —Es más, no estaba segura antes de si era buena idea acercarme o no. Siento mucho haberte metido en todo esto, tienes razón, has hecho mucho más de lo que merezco siendo alguien que apenas conoces.

Y le estaba pidiendo mucho más de lo que debería. Enfadándose por cosas que no tenían sentido como si tuviera algún tipo de derecho. No tenía ninguno, joder, y tenía que darse cuenta de ello. Por un momento había salido la vena más infantil —y caprichosa— de Viviane, esa que solo aparecía cuando se sentía en realidad o muy dolida o tremendamente cómoda con la otra persona. O quizá una mezcla de ambas cosas.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 19, 2011 4:58 pm
Me responde, ya lo creo que lo hace, pero aunque sus palabras son correctas su actitud resulta mucho más tensa, me atrevería a decir que incluso de enfado. ¿Por qué?, ¿por decirle la verdad a la cara y sin tapujos? Es posible, a la mayoría no les gustan ese tipo de cosas, saber que no tienen la razón absoluta y que no son perfectos... incluso a mí me fastidia cuando me lo hacen así que, ¿puedo culparla? No, no puedo, y aún así lo hago.
-Pues te equivocaste...- me limito a responder con expresión de aprensión en cuanto se revuelve para zafarse, momento en el que abro las manos y me limito a observar como se aparta de mí como si me temiera y a la vez me clavara un puñal en el pecho. Así soy yo, sólo consigo generar rechazo y decepción incluso entre aquellos que me importan. No es que sea una novedad, incluso mi padre reaccionaba de esta forma cuando era pequeño así que no sé de dónde saqué la extravagante idea de que podría ser diferente con alguien.

Bajo la mirada arrugando la frente mientras la oigo explicarse, hablando de mí como si fuera otro cualquiera, que a fin de cuentas es lo que siempre soy y seré, pero cuando proviene de su voz duele mucho más de lo que hubiera llegado a imaginar. Probablemente he hecho algo mal y me lo merezco aunque esta vez podría jurar y prometer que me he esforzado al máximo para intentar ser... no sé, digno.

-Y aún así lo volvería a hacer mil veces- admito por lo bajo, de manera apenas audible mientras aprieto un momento los puños por pura frustración, abriéndolos de nuevo enseguida y mirándola entonces con cierta melancolía en la que tampoco me regodeo. Enseguida me giro en redondo y abro la puerta que conduce a los pasillos de la zona de trabajadores -Tenemos que darnos prisa, George se marchará de un momento a otro- le informo antes de empezar a caminar, esta vez en silencio.

Si supiera que me rompe el alma... ¿hubiera actuado de forma distinta? Probablemente no.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 19, 2011 5:39 pm
Un escalofrío la recorrió de arriba abajo al escuchar sus palabras. Respiró hondo sin saber demasiado bien qué hacer con las manos. Sin saber si dejarlas caer a los lados o abrazarse a sí misma. Al final optó por la cómoda postura de las manos en los bolsillos mientras intentaba serenarse. James tenía la capacidad de zarandearla por completo, sin contemplaciones, sin darse seguramente cuenta de ello. Por regla general Viviane era como una laguna tranquila, serena, sin ninguna honda que rompiera la perfecta estampa de la tranquilidad, pero James provocaba hondas, vibraciones, incluso tormentas pasajeras que rompían con el equilibrio.

Se mordió brevemente el labio inferior sintiéndose culpable por lo que acababa de pasar. Es más, siente que tiene que hacer algo. No por una obligación, sino porque necesita hacerlo. Alzó la mano sin darse cuenta de lo que estaba haciendo apartándose de un manotazo un mechón de pelo que se le había prendido delante de los ojos y finalmente decidió que era mejor salir de la habitación para ir a ver al hombre que quizá pudiera buscar a su hermana. Que aún pensara en ayudarla era algo que le agradecía y que al mismo tiempo le hacía sentir todavía peor. Durante al menos un minuto anduvo en silencio sin saber muy bien qué hacer o decir. Al final un ligero bufido se escapó de entre sus labios.

Se movió un par de pasos más rápidos hasta que su mano alcanzó la de James para tomarla y claramente detenerle en su camino aunque no estaba del todo segura de ser capaz de hacerlo mientras se movía para ponerse ligeramente a su lado y finalmente ponerse delante de él. Tras mirarse durante un segundo la punta de los pies alzó la mirada para fijarla en los ojos del hechicero.

Lo siento, siento lo que acaba de pasar.— negó por un momento mientras buscaba las palabras adecuadas. —Me he comportado como una idiota y no tengo ninguna disculpa para ello.—hizo una breve mueca negando para sí. No, no había ninguna maldita cosa que pudiera decir porque en el fondo ella tampoco estaba muy segura de por qué se había enfado. —Me has ayudado y yo lo único que he hecho ha sido meterte en problemas.—y no siquiera había sido capaz de darle las gracias por todo lo que estaba haciendo. —Gracias, James, por todo.

Se movió entonces hacia delante con la clara intención de dejar un beso en su mejilla antes de moverse hacia un lado para que pudieran seguir andando.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 19, 2011 7:37 pm
El silencio consigue serenarme parcialmente, me ayuda a relajar y ordenar mi mente y mis sentimientos para intentar recolocarlos nuevamente en su lugar habitual, tranquilos y bajo el control de mi propia coherencia y lógica. No debe ser de otro modo, normalmente no lo es, pero resulta difícil cuando estás poco acostumbrado a toparte con personas que realmente generen un mínimo de interés. Y en este caso no es sólo mínimo...
Cuando noto el simple roce de sus dedos en mi mano es como si consiguiera generar una descarga eléctrica, todo mi cuerpo reacciona con un estremecimiento que termina por detener mis pies en seco mientras la sigo con la mirada de manera inquisitiva, un tanto sorprendido cabe decir.

Su disculpa me coge desprevenido, no me la esperaba de ninguna de las maneras. ¿Cómo iba a suponer que me pediría perdón por ser como es? Yo tampoco soy perfecto, nunca lo he sido, generalmente la gente se aferra a su propio orgullo y le importa más bien poco lo que podamos pensar u opinar el resto. Al parecer ella no, ¿o acaso se preocupa de verdad por lo que yo sienta al respecto....? Suena demasiado bien para que sea cierto.
Su agradecimiento consigue finalmente dibujarme una sonrisa que serena y apacigua mi expresión facial, como si me transformara en otra persona, alternando entre Jekyll y Hyde tan a menudo que apenas es posible distinguirles.

-Está bien...- musito con la misma suavidad de minutos antes tras sentirme complacido de nuevo por su encanto habitual. Supongo que todos tenemos derecho a enfadarnos de vez en cuando y al menos ella es capaz de verlo y corregirse a tiempo. ¿Quién puede decir que sea capaz de tamaña hazaña? Desde luego yo no, podría admirarla sólo por esta demostración de justa templanza.
Es entonces cuando en lugar de alejarse, como suele ser habitual, opta por acercarse hacia mí empezando a ponerse de puntillas para alcanzar mi altura, ante lo cuál me inclino para facilitarle la tarea apoyando las manos en su cintura, dispuesto a recibir un beso en la mejilla que en realidad no llega porque entonces.... entonces sucede lo impensable. Mis impulsos toman el control de nuevo, cosa que sólo sucede cuando consigo enfadarme de verdad o estando junto a ella, y cuando sus labios ya están a punto de rozar mi piel giro mi rostro y entonces nos encontramos.

Esta vez no se trata de un simple roce, de su aliento ni de su mirada. Esta vez mis labios acarician los suyos con suavidad mientras mis brazos se extienden alrededor de su pequeña cintura con actitud protectora. Me entrego por completo y mi mente queda fuera de juego, completamente neutralizada y obnubilada por una sensación extraña y agradable que me recorre todo el cuerpo impidiéndome tomar la iniciativa de soltarla.

Spoiler:
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 19, 2011 8:20 pm
Un ligero suspiro de alivio se escapó de los labios de la bruja al darse cuenta de que James aceptaba sus disculpas. Necesitaba hacerlo, necesitaba decirlo. No se había comportado bien. Y sabía que cuando se enfadaba, cosa que no pasaba demasiado a menudo, podía ser una verdadera mosca cojonera, por decirlo de forma fina. Irracional hasta el extremo, era como si hubiera un chip que la impidiera pensar con claridad. Menos mal que no había llegado hasta ese extremo, aunque tampoco estaba segura de por qué había reaccionado de una manera que no era demasiado habitual en ello.

Lo que en un inicio iba a ser un beso en la mejilla se convirtió en algo más, algo mucho más especial. Viviane no pudo evitar sentirse sorprendida al notar el roce de sus labios y aun así no se apartó. Sus manos se alzaron lentamente hasta que terminan por rodear su cuello mientras su cuerpo se movió hacia delante notando por completo el de James. En algún momento entrelazó los dedos entre su pelo mientras sus labios saboreaban los de él en un suave y dulce roce que no hubiera creído capaz. Su mente ni siquiera funcionaba, había quedado desconectada, mientras simplemente sentía. Y lo que sentía hacía que todo su cuerpo sufriera una descarga que comenzaba en sus labios los cuales se habían sensibilizado al extremo.

Un lento escalofrío se deslizó lentamente por su espalda al tiempo que su corazón se desbocaba hasta que finalmente apartó los labios, pero no se movió del sitio sino que el movimiento fue producido en el instante en el que deja de estar en puntillas mientras le miraba a los ojos porque no quería hablar, no necesitaba hablar, no pensaba hablar. En un gesto que no sabía bien de donde salía, pero que respondía a la necesidad, una de sus manos, que descansaba en sus hombros, se movió para acariciar su mejilla y apartar ligeramente un mechón, con una suave sonrisa en los labios.

Hablar en ese momento sería fastidiarla y lo sabía, sería romper esa pequeña y diminuta burbuja en la que se encontraban, romper un momento que no quería que acabara sin ser demasiado consciente de ello o evitando, en todo caso, analizar los motivos en ese momento. Y lo curioso es que no le apetecía nada, absolutamente nada, apartar la mirada de la suya aunque supiera que tenían que moverse de allí.

Porque moverse, aunque fuera un paso, sabía que podría quebrarlo todo de golpe.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Vie Ago 19, 2011 9:42 pm
Cuando sus labios abandonan los míos todavía mantengo los ojos cerrados un par de segundos más, sintiéndome flotar a pesar de que el beso ya ha cesado. Temo que la magia se rompa de repente pero ella sigue ahí, junto a mí, y su mirada hipnotizante consigue retenerme por completo sin que me preocupe o me importe demasiado. Si se tratara de otra persona puede que temiera la posibilidad de ser sorprendido a traición o algo por el estilo pero ahora mismo esa idea ni siquiera se me pasa por la cabeza y de todas formas me atrevería a afirmar que ella se encuentra en un estado muy parecido al mío. ¿Significa entonces que puedo permitirme el lujo de seguir soñando incluso despierto? Quizá eso sea pedir demasiado pero el caso es que sigue aquí después de haberla besado sin su consentimiento expreso. Eso debe significar algo, ¿no?

Es entonces cuando su mano se mueve por mi rostro con una delicadeza que consigue provocarme un cosquilleo agradable y yo me limito a emitir un tenue suspiro mientras apoyo lentamente mi frente en la suya. Cuando ya me ha colocado parte del pelo tras la oreja atrapo sus pequeños dedos entre los míos y los conduzco hasta mis labios, besando cada una de las yemas con suave lentitud, quedándome ensimismado con ellas mientras empiezo a hablar -La verdad es que yo...- empiezo a musitar con cierto tono de confesión antes de ser interrumpido de manera brusca por un grito que consigue que dé un repentino respingo, incorporándome para ver el pasillo detrás de Viviane.

-¡JIMMY!- exclama animadamente un tipo totalmente calvo que ronda los cuarenta mientras da una sonora palmada que retumba por el pasillo. Aún así tardo un par de segundos en reaccionar y me obligo a no asestarle ningún puñetazo o respuesta hiriente porque sé quién es -George... te estábamos buscando- admito componiendo una leve sonrisa de lado que provoca su carcajada más exagerada -Sí, claro, ya lo he visto chaval- responde burlomente antes de quedarse mirando a Viviane con una curiosidad que no se digna a disimular pero tras unos segundos asiente, como si le hubiera complacido. Supongo que ha distinguido que ambos poseemos una aura parecida porque después de eso nos hace un gesto para que le sigamos y empieza a caminar en dirección a su despacho.

Yo rodeo los hombros de Viviane con un brazo y empiezo a caminar aparentando total normalidad y tranquilidad -Se supone que todos los presentes somos del mismo bando- mascullo entre dientes sin mirarla para que comprenda que va a tener que aceptar cierta dosis de "teatro".
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viviane M. Harker el Vie Ago 19, 2011 11:54 pm
Si alguien le hubiera dicho que un gesto como el que le besaran la yema de los dedos iba a provocar pequeñas descargas y cosquilleos por todo su cuerpo no se lo hubiera creído y sin embargo así es. Se muerde ligeramente el interior de la mejilla mientras le mira a los ojos en todo momento. Y si esa misma noche le hubieran dicho que iban a besarla de una forma tan dulce hubiera pensado que estaban locos. En cambio, había ocurrido y se vio moviéndose ligeramente hacia delante al escuchar sus palabras.

Unas palabras que nunca llegaron a pronunciarse porque una voz las interrumpió. Se movió entonces hacia un lado para poder ver con curiosidad al hombre que se acercaba por el pasillo. No pudo evitar una media sonrisa divertida al escuchar el “Jimmy” mirando de reojo a James. No se hubiera imaginado que alguien le llamara así, pero estaba claro que aquella noche era de sorpresa. El aura que le rodea, la firma mágica o como cada cual lo quiera llamar le indicaba con claridad que se trataba de uno de los suyos y a duras penas pudo controlar el gesto de sorpresa cuando escuchó el intercambio de palabras.

Al final George les había encontrado a ellos, cualquier diría que era un buen “buscador”. Sin saber muy bien por qué el gesto de él deslizando su brazo por los hombros le dio confianza, seguridad. No era de las personas que necesitaran esos gestos —al menos así lo creía—, pero de forma casi automática se movió un poco más hacia él y uno de sus brazos terminó por pasar por su cintura hasta trabar uno de los dedos una de las trabillas del pantalón como si fuera lo más normal de mundo.

¿Jimmy?—preguntó sin poder evitarlo a media voz y un tono divertido mientras caminaban detrás de George por aquella parte del local que no hubiera imaginado conocer. La música seguía sonando en el exterior aunque no sabría decir si procedente del grupo o de los altavoces, como fuera llegaba ligeramente amortiguada. Alzó el rostro para mirarle y asintió. Iba a tener que aprender a endurecerse si quería seguir con todo aquello. Sin darse cuenta de lo que hacía cuadró ligeramente los hombros como si así se diera fuerza. — De acuerdo, seré capaz de hacerlo.

Palabras dichas en su susurro que uno no sabía si lo decía para decirle a él que lo haría bien o para convencerse a ella misma de que podía ser capaz de hacerlo.

avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por James Strauss el Sáb Ago 20, 2011 1:36 am
Cuando noto su brazo a través de mi cintura me resulta imposible no girarme hacia ella de manera automática. En cierto modo yo lo he hecho para disimular frente a George y que todo resulte más natural, aunque tampoco voy a negar que es un gesto que me gusta, lo que no esperaba es que ella terminara siguiéndome la corriente con tanta facilidad... pero opto por no decir nada ya que tampoco me apetece que aparte el pulgar de mi pantalón y de hecho termina por dibujarme una sonrisa traviesa y juguetona que se esfuma en cuanto pronuncia ese "Jimmy", consiguiendo que termine chasqueando la lengua con cierto fastidio. Es un diminutivo afectuoso, lo sé, pero aún así nunca ha terminado de convencerme aunque a algunos es imposible convencerles de que me llames James... entre ellos George, claro está.

-Lo sé- afirmo con rotundidad y convicción cuando comenta que puede hacerlo. Sé que puede, eso y mucho más, su problema sólo radica en el hecho de que muchas veces se siente insegura por no haberlo hecho antes. Al menos esa es la sensación que me dio después de todo lo ocurrido en la trastienda de su tienda.
Con esos recuerdos y pensamientos nos adentramos en el despacho de George, un habitáculo oscuro y sin ventanas iluminado vagamente por una lámpara de pie mugrienta que se oculta en una esquina, detrás de un archivador algo oxidado. Él se sienta en su mullida butaca de piel detrás de un escritorio de aspecto antiguo, victoriano tal vez, y nos ofrece asiento en unas desvencijadas sillas mal tapizadas que hay delante a lo cuál me limito a acceder obedientemente y sin réplicas.

-¿Por que no nos habías dicho que tenías novia? Ahora todo tiene más sentido, majadero. Siempre con tus misterios...- sonríe de lado y vuelve a observar a Viviane con satisfacción pero en esta ocasión no puedo evitar entrecerrar ligeramente los ojos, como si pretendiera fulminarle ahí mismo -Es que es... muy tímida- compongo una expresión burlona y él se ríe por lo bajo mientras niega con la cabeza aunque termina por dar una pequeña palmada en la desgastada madera poniéndose repentinamente más serio -Vosotros diréis- esta vez nos observa de manera mucho más inquisitiva, analizándonos de manera alternativa.
avatar
Mensajes
24
Créditos
86
Aurumm~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Mensajes
24
Créditos
86
Contenido patrocinado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.